Saltar al contenido principal

EE.UU.: El Covid-19 protagoniza el cara a cara entre Sanders y Biden

Los candidatos demócratas a la Presidencia de Estados Unidos, el ex vicepresidente Joe Biden y el senador Bernie Sanders se golpean el codo en lugar de un apretón de manos mientras saludan a otros antes del comienzo del undécimo debate de candidatos demócratas de la campaña presidencial de Estados Unidos 2020, celebrada en los estudios de CNN en Washington sin audiencia debido a la pandemia mundial de coronavirus, en Washington, EE. UU., 15 de marzo de 2020.
Los candidatos demócratas a la Presidencia de Estados Unidos, el ex vicepresidente Joe Biden y el senador Bernie Sanders se golpean el codo en lugar de un apretón de manos mientras saludan a otros antes del comienzo del undécimo debate de candidatos demócratas de la campaña presidencial de Estados Unidos 2020, celebrada en los estudios de CNN en Washington sin audiencia debido a la pandemia mundial de coronavirus, en Washington, EE. UU., 15 de marzo de 2020. © Kevin Lamarque / Reuters

El debate más duro entre los dos precandidatos se sostuvo en torno a la necesidad o no de implantar un sistema universal de salud. Este es el primer cara a cara y se celebró con el objetivo de convencer a los votantes de los estados llamados a urnas para este martes.

Anuncios

La capacidad política para manejar una pandemia. Esa fue la puja del debate que tuvieron los candidatos demócratas que aspiran a ser los rivales de Donald Trump en las próximas elecciones presidenciales. Joe Biden y Bernie Sanders midieron sus capacidades para enfrentar el brote del Covid-19, que ya deja más de 4.000 contagiados confirmados y 70 muertos en Estados Unidos.

Este era el primer debate cara a cara entre los dos precandidatos desde que comenzó la campaña, y es que, debido a las diferentes retiradas de la carrera de los otros candidatos, Sanders y Biden son los únicos que siguen en pie. Ambos coincidieron en atacar el manejo que le ha dado el actual presidente a la emergencia sanitaria.

"En primer lugar, lo que tenemos que hacer, me elijan o no, es callar a este presidente ahora mismo porque está socavando a los médicos y a los científicos que tratan de ayudar al pueblo estadounidense. Es inaceptable que él esté parloteando con información que no es verídica, lo que está haciendo es confundir al público en general", dijo Sanders.

Pero sus diferencias frente a qué medidas adoptarían para frenar el brote si llegasen a la Casa Blanca es una prueba más de las posturas ideológicas que Sanders y Biden representan al interior de su partido.

Biden sugirió que puede llegar a necesitarse una ayuda financiera por parte del Gobierno para estabilizar la economía. Esto coincide con el respaldo que él le dio en 2008 al rescate de la industria financiera en Estados Unidos en plena recesión económica.

Además, el candidato propuso combatir el coronavirus con la ayuda de militares pues, según él, tienen la capacidad de atender cerca de decenas de pacientes y la experiencia necesaria para lidiar con las epidemias.

Por su parte, Sanders consideró que el rescate de los bancos no es la mejor de las soluciones. Con una visión mucho más socialdemócrata de la política, Sanders no cree que utilizar fondos públicos para rescatar a empresas privadas sea la mejor opción.

Debate en torno a la salud

Los candidatos mostraron sus diferencias sobre cómo afrontar la crisis por el coronavirus: Sanders puso énfasis en los problemas de raíz del sistema sanitario, mientras que Biden intentó centrar la discusión en la crisis actual y propuso garantizar el acceso gratuito a medicinas solo en este caso, pero no como norma general.

Biden atacó a Sanders diciendo que la salud universal "está en países como Italia y no ha funcionado". Para él, que el sistema sea para todos no garantiza que la enfermedad se frene.

"Esta pandemia expone las debilidades increíbles de nuestro sistema sanitario. Estamos gastando en cuidados sanitarios el doble que cualquier otro país. ¿Cómo en nombre de Dios tenemos a 87 millones de personas sin seguro médico?", se preguntó Sanders, que ha abanderado la lucha por un sistema gratuito en EE.UU., donde hay 340 millones de habitantes.

"¿Por qué la gente no puede pagarse las medicinas que necesitan? Porque tenemos un grupo de corruptos a cargo de las farmacéuticas que están diciendo: ¡Oh! ¡Esto es una oportunidad, vamos a hacer una fortuna!", enfatizó Sanders.

Biden tendrá vicepresidenta

En la historia de EE.UU. solo dos mujeres han sido nominadas como vicepresidentas: en el Partido Demócrata, Geraldine Ferraro lo logró en 1984; y, por parte de los republicanos, Sarah Palin, lo hizo en 2008. En ningún caso, las aspirantes llegaron a la Casa Blanca.

"Me comprometo a elegir a una mujer para que sea mi vicepresidenta. Hay varias mujeres cualificadas para ser presidentas mañana mismo. Elegiré a una mujer para que sea mi vicepresidenta", prometió Biden, sin ofrecer más detalles.

Los moderadores preguntaron a Sanders si él nombraría a una mujer, ante lo que el senador evitó comprometerse y se limitó a decir: "Con toda probabilidad, lo haré". "Para mí, no se trata solo de nominar a una mujer, sino de asegurarnos de que tengamos una mujer progresista", precisó Sanders.

Biden y Sanders afrontaban este cara a cara como una ocasión fundamental para relanzar sus carreras hacia la Casa Blanca. 

Con AP y EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.