Saltar al contenido principal

Coronavirus congela el consumo en EEUU y pone a prueba a minoristas

Anuncios

Nueva York (AFP)

Casi de la noche a la mañana el brote de coronavirus transformó a Estados Unidos de un país de consumo ilimitado a uno repentinamente de gasto reducido debido al confinamiento y al distanciamiento social.

La crisis ha sido un desafío para todas las empresas minoristas, con el cierre temporal de tiendas como Apple y Nike y la compra histérica de alimentos básicos en supermercados y grandes tiendas como Walmart. Muchos locales siguen abiertos, pero en medio de una atmósfera de extrañamente escaso consumo.

En general, se espera que la crisis del nuevo coronavirus afecte las ganancias de minoristas y probablemente acelere una tendencia hacia las ventas en línea a medida que más tiendas cierren, agilizando un proceso que ya estaba en marcha antes de la crisis de salud pública.

"Los estados de cuenta más débiles y las implacables presiones en los márgenes de ganancia continuarán empujando a los minoristas más pequeños hacia abajo en la escala de calificaciones y más cerca de un incumplimiento", dijo Mickey Chadha, de Moody's, en una nota a los inversores el martes.

"Esto se exacerbará con las distorsiones extremas causadas por la pandemia de coronavirus. Hay una división cada vez mayor entre aquellos que tienen la capacidad de resistir el entorno operativo desafiante y los que no".

- Cierre total –

Muchas de las compañías que cerraron sus tiendas, un grupo que incluye Apple, Nike y Lululemon, son marcas más fuertes, según los analistas.

Las acciones de Apple en respuesta al virus ilustran la evolución del brote. El 1 de febrero, el gigante tecnológico cerró todas sus tiendas chinas debido al coronavirus.

Pero para el fin de semana pasado, Apple había reabierto todas sus tiendas en China, incluso cuando anunció que cerraría en otros lugares hasta el 27 de marzo para limitar la propagación del virus en Europa y América del Norte.

"La forma más efectiva de minimizar el riesgo de la transmisión del virus es reducir la densidad y maximizar la distancia social", dijo el presidente ejecutivo de Apple, Tim Cook, al anunciar que todas sus tiendas fuera de China cerrarían hasta el 27 de marzo.

Gap, la cadena de ropa orientada a los jóvenes, también señaló su propia experiencia en Asia mientras redujo las horas de atención en Estados Unidos y Canadá y cerró temporalmente más de 100 tiendas en las áreas más afectadas por el coronavirus.

"Si bien estas situaciones son inquietantes y cambian constantemente, continuaremos tomando decisiones en el mejor interés de nuestros empleados", dijo la directora ejecutiva entrante de Gap, Sonia Syngal.

- El comercio online no es inmune –

Otras tiendas como Macy's permanecieron abiertas, pero intensificaron la limpieza de las áreas más transitadas y los baños en respuesta al brote.

"Nuestras tiendas están abiertas para atender a nuestros clientes y esperamos verlos pronto. Sin embargo, entendemos que en el entorno actual, algunos clientes prefieren no visitar una tienda", dijo el presidente ejecutivo de Macy's, Jeff Gennette, en una carta a los clientes.

El brote sin duda impulsará el crecimiento de las ventas en línea aún más rápido, como lo demuestra el anuncio de Amazon el lunes por la noche: planea contratar a 100.000 trabajadores de almacén para satisfacer la creciente demanda.

Sin embargo, los analistas advierten que las redes de distribución y envío de comercio electrónico no son inmunes al virus.

"Todas las partes de la economía y la cadena de suministro son vulnerables", dijo Neil Saunders, director de GlobalData Retail. "Eso incluye compañías de entrega y pedidos en línea".

Si las cadenas de suministro se ven afectadas por brotes de coronavirus, eso significará demoras en las entregas, dijo Saunders, quien espera que el gasto del consumidor sea débil en general.

"La demanda en toda la economía va a ser baja", dijo citando el repentino impacto en los mercados. "La gente no está de humor para gastar dinero".

El analista minorista Jan Rogers dijo que las tiendas de departamento probablemente sean las que más sufran la respuesta del coronavirus, en parte por el impacto en el tráfico del centro comercial.

FedEx no respondió directamente a las preguntas sobre si la compañía tiene empleados con coronavirus, pero una portavoz dijo que el gigante de los envíos estaba tomando las precauciones sugeridas por la Organización Mundial de la Salud.

"La seguridad y el bienestar de los miembros de nuestro equipo es nuestra prioridad principal", dijo la vocera, añadiendo que la compañía está "alentando" a su personal "a tomar en serio cualquier signo de enfermedad y buscar atención médica según sea necesario".

UPS dijo que el negocio normal continúa en la mayoría de los lugares, pero las entregas en algunas partes de Europa se han detenido debido al cierre de tiendas o restricciones en áreas de varios países europeos, incluidos España e Italia.

"Estamos atendiendo a nuestros clientes como de costumbre, excepto donde esté limitado por restricciones gubernamentales", dijo un portavoz de UPS, y agregó que la compañía "no comenta sobre la condición médica de sus empleados".

"Si algún empleado experimenta síntomas como fiebre o infección respiratoria, se le indica que busque tratamiento médico de inmediato".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.