Las empresas luchan por no quebrar por impacto del coronavirus