Saltar al contenido principal

En Francia no es el momento de ahorrar en presupuesto

El presidente Emmanuel Macron durante su mensaje a los franceses del lunes 16 de marzo. "Restez chez vous" (quédense en sus casas) es la consigna.
El presidente Emmanuel Macron durante su mensaje a los franceses del lunes 16 de marzo. "Restez chez vous" (quédense en sus casas) es la consigna. © Cortesía Presidencia de Francia

Junto con decretar el confinamiento de los franceses en un país con más de 9.000 casos de coronavirus, el presidente Macron anunció una serie de medidas económicas para ayudar a las empresas frente a la grave crisis económica que se aproxima. Algunas de ellas sorprendieron a sus vecinos europeos. Hablamos con expertos.

Anuncios

"Ninguna empresa, no importa su tamaño, se quedará sola frente al riesgo de una quiebra". La promesa del presidente francés Emmanuel Macron del lunes 16 de marzo por la noche llegó para aportar un poco de calma al país y sobre todo a sus empresarios, sumidos desde hace una semana en la crisis del coronavirus que deja 9.134 casos y 264 víctimas mortales.

Además de decretar el confinamiento de los franceses durante 15 días, en su discurso, el líder francés enumeró una serie de medidas de apoyo a las empresas y pymes en particular, a quienes la demanda de encierro total pone en serios aprietos económicos.

Para las pequeñas empresas, Macron aseguró que no deberán "desembolsar ni en impuestos ni en cargas sociales". El mandatario evocó también una moratoria en el pago de los préstamos bancarios para las empresas de todo tipo de hasta 300.000 millones de euros.

Pero lo que más llamó la atención fue la promesa de la "suspensión de las facturas de gas, agua, electricidad y hasta de los alquileres" también para las Pymes, explicado de manera tan confusa que parecía que la medida iba a beneficiar a la población en general, lo que condujo a una confusión sobre todo en España donde los tuiteros se asombraban de que el neoliberal Macron "adelantaba por la izquierda" al jefe del Gobierno de ese país, el socialista Pedro Sánchez.

"Las facturas y los alquileres se había hecho ya. En lo que respecta al no pago de los créditos, fue lo que Francia y España hicieron durante la crisis del 2008 (subprimes)", explica Guillaume Daudin, profesor de economía de la Universidad de París Dauphine.

"No es la primera vez que se toma esta medida en Francia", coincide el experto en historia de la economía de la Paris School of Economics y en el EHESS, Pierre-Cyrille Hautcoeur, que va más atrás en la historia: "Especialmente para los créditos de empresa, moratorias de intereses y en los reembolsos de las deudas, hay precedentes durante las dos guerras mundiales por montos muy importantes. La medida tuvo muchos efectos porque esto obligó al Banco Central a crear la liquidez para permitir a los prestamistas no quedarse bloqueados ellos mismos cuando debían reembolsar".

El profesor de la escuela de negocios parisina explica que en estos momentos también "se ha dado una gran garantía de crédito y los bancos centrales de Europa están creando mucha liquidez", como una forma de sostener a los bancos en caso de que las empresas no reembolsen sus créditos.

Según Hautcoeur, este movimiento no debiera crear inflación pues "hace mucho tiempo que la economía mundial crea liquidez cada vez que hay un choque. Y como no se produce inflación, ninguna persona se preocupa de eso pues se supone que son choques a corto plazo. Creamos crédito por algunos meses y luego van a comenzar los reembolsos, es un fenómeno que debe ser provisorio".

Flexibilidad en los criterios de Maastricht

Para financiar la menor recaudación de impuestos y de cargas sociales, Hautcoeur explica que "el Gobierno ha pedido más dinero, por eso la Unión Europea anunció que sería más flexible con los criterios de Maastricht porque sabemos que Francia va a pedir y va a sobrepasar el límite de déficit público y deuda pública que son limitados por ese tratado. De hecho ya estábamos un poco abajo del déficit máximo del 3 % y es seguro que si gastamos 300.000 millones de más, vamos a estar sobre ese máximo de déficit público y con la deuda vamos a pasarnos seguro... pues ya estábamos más allá del nivel de deuda permitido”.

El profesor Daudin, por su parte confirma que "el Estado francés puede conseguir préstamos a tasas muy bajas".

A nivel europeo, según el profesor del EHESS (Escuela de Estudios Superiores en Ciencias Sociales), "se considera que cuando se trata de un accidente independiente de las políticas que se siguen no es grave hacer una excepción". "No podemos decir que la epidemia es su culpa (de los gobiernos), podemos autorizarlos a hacer eso y no presenta riesgo normalmente de presupuesto y por tanto de inflación".

Luz, agua, gas y alquileres pagados por el Estado para las empresas

Con respecto al pago de las facturas de luz, gas, agua e incluso de alquiler propuesta por Macron, Hautcoeur cree que "Francia puede que haga esto porque en parte son empresas públicas. "Es un poco el caso de EDF, la principal empresa de electricidad, que es pública. Hay una gran parte de la distribución de agua que es pública también pero municipal y no del Estado. En el gas también hay una sociedad estatal importante. Es más fácil para el Estado imponer esto cuando hay grandes empresas públicas", explica.

Archivo: Un oficial de policía patrulla la plaza Trocadero, frente a la Torre Eiffel en París, en el primer día del bloqueo de coronavirus de Francia.
Archivo: Un oficial de policía patrulla la plaza Trocadero, frente a la Torre Eiffel en París, en el primer día del bloqueo de coronavirus de Francia. © Christian Hartmann / Reuters

El profesor de Dauphine, por su parte, dice "no saber cuál es la justificación jurídica para esta medida. En lo que respecta a la luz y el gas, hay varias compañías privadas que se van a ver perjudicadas".

Según Hautcoeur, las medidas del Gobierno Macron no pueden calificarse de valientes, son más bien medidas sanitarias "que buscan dar tranquilidad a la población. La gente se puede sentir obligada a ir trabajar para pagar sus gastos y con eso se pone en peligro y pone en peligro a otros en términos sanitarios, creo que por eso el Gobierno busca dar tranquilidad al máximo a la gente y decir que aquellos que no puedan trabajar a distancia dejen de trabajar en la medida de lo posible".

Hautcoeur cree que "si tuviéramos un Gobierno verdaderamente valiente habría dicho también que aquellos a quienes la vida no se les ha visto afectada, por ejemplo los funcionarios de los que yo formo parte, se les bajara el sueldo por ejemplo en un 5 % para compensar a los otros, digo 5% al azar,. Yo creo que mucha gente aceptaría".

Esto, aunque entiende también "que hoy el Gobierno no está por hacer economía de presupuesto, porque le da miedo que la economía se hunda si además se reduce la demanda incluso de aquellos que no se han visto maltratados por la epidemia".

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.