Saltar al contenido principal
#APropagarElCuidado

¿Qué es el distanciamiento social y por qué es importante hacerlo?

Un hombre lleva una mascarilla en un bus en Bogotá, Colombia, el 17 de marzo de 2020.
Un hombre lleva una mascarilla en un bus en Bogotá, Colombia, el 17 de marzo de 2020. © Leonardo Munoz / Reuters

Cada persona puede ayudar a desacelerar la expansión del Covid-19, con medidas como no estrechar la mano a otros al saludar o quedarse en casa incluso si no presenta los síntomas normalmente asociados con esta afección respiratoria, que ya está en 159 países. 

Anuncios

Un video se toma las redes sociales. Comienza con algo tan simple como unos fósforos alineados que se encienden entre sí, hasta que uno de ellos decide romper la cadena. Es la única manera en la que las otras cerillas no se encienden. La animación fue creada por los artistas Juan Delcan y Valentina Izaguirre, una pareja de esposos que vive en Los Ángeles, Estados Unidos.

Su intención era una sola: mostrar gráficamente la importancia de un concepto bastante nuevo pero extremadamente importante de comprender en tiempos de pandemia: el distanciamiento social. “Hagan su parte y quédense en casa. Es todo lo que podemos hacer”, dijo Delcan en su cuenta de Twitter. 

La iniciativa no es solo artística. De hecho, desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el Covid-19 como una pandemia por la rapidez con la que se expande por el mundo, este organismo sugirió que los gobiernos y todas las personas apostaran por distanciamiento social para ayudar a desacelerar el brote

El distanciamiento social se traduce en acciones simples pero de gran impacto. Por ejemplo, estar al menos a un metro de distancia de las otras personas, especialmente si estornudan, tosen o tienen fiebre; no estrechar las manos al saludar ni dar besos en la mejilla, como lo recomienda la OMS. Tampoco se sugiere saludar con el codo, pues este podría tener partículas de los estornudos que las personas se tapan precisamente con el brazo.

Las medidas de distanciamiento social pueden ayudar a reducir la ‎transmisión y a evitar que los sistemas de salud se vean superados”, expresó el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus . 

Es por esto que muchos gobiernos del mundo, desde China donde surgió el brote, hasta Australia, Francia, Colombia y Sudáfrica, entre otros, han prohibido los grandes eventos para evitar las multitudes. La lógica detrás de este argumento es relativamente simple. 

Si cada quien actúa como si tuviera el virus y se distancia de las personas, evitando ir a reuniones o no tomando el transporte público, no correrá el riesgo de infectar a otros. Y es que los pacientes pueden tardar en desarrollar los síntomas, por lo que pueden transmitir el virus sin saber a ciencia cierta si lo padecen o no. 

Aunque el 80% de quienes se contagien tienen solo síntomas leves según la OMS, las estimaciones de cuántos pacientes puede haber son altas. Solo el 20% de los infectados podría requerir ayuda clínica y de ellos cerca del 5% podrían llegar a necesitar una atención hospitalaria con respiradores artificiales. Si todos los pacientes con síntomas graves acuden al mismo tiempo a los servicios de salud, estos colapsarán porque no habrá equipos suficientes para todos. 

Las cifras pueden llegar a ser abrumadoras para los servicios de salud de cada país. Por ejemplo, la canciller alemana, Angela Merkel, dijo que esperaba que el 70% de sus ciudadanos se contagiarían del virus. Alemania cuenta con más de 82 millones de habitantes. Esto se ha visto reflejado en el caso de Italia, país cuyo servicio sanitario está desbordado y no todos los pacientes han podido recibir el tratamiento que necesitan.

Además, los centros hospitalarios también deben tener la capacidad de atender a otros pacientes de urgencia, como los accidentados o las personas a quienes les da un paro cardíaco.  

Lograr reducir una gran cantidad de pacientes requiriendo asistencia médica simultáneamente es a lo que los expertos se refieren como “aplanar la curva”. Como lo explicó a France 24 John M. González, inmunólogo y profesor titular de la Facultad de Medicina de la Universidad de los Andes en Bogotá, Colombia. 

“Lo que han mostrado China y Corea es que las dos medidas vitales son contención y diagnóstico. Que, si una persona lo tiene, se vaya para la casa. Y que de antemano evite dar besos y abrazos, y se lave las manos. Solo así se puede aplanar la curva y no colapsar los hospitales”, indicó. 

Precisamente, una de las medidas más efectivas para reducir el número de contagios en poco tiempo es distanciarse de los demás, sea quedándose en casa o siguiendo las recomendaciones de la OMS. 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.