Saltar al contenido principal

"Virus chino" y expulsiones de periodistas: tensiones entre Washington y Beijing

Archivo: Donald Trump y Xi Jinping en Osaka el 29 de junio de 2019.
Archivo: Donald Trump y Xi Jinping en Osaka el 29 de junio de 2019. © Kevin Lamarque / Reuters

La crisis del coronavirus ha sido una nueva fuente de tensiones entre China y Estados Unidos, en particular desde que Beijing tomó la decisión de expulsar unos periodistas estadounidenses y que Donald Trump afirmara que se trata de un "virus chino".

Anuncios

Donald Trump habla sobre un "virus chino", China expulsa periodistas estadounidenses: la tensión aumenta entre las dos potencias a pesar de la prioridad mundial que se le ha dado a la lucha contra la pandemia.

El miércoles 18 de marzo, los corresponsales estadounidenses en China para diarios como el 'New York Times', 'Washington Post' y 'Wall Street Journal' recibieron una notificación con un plazo límite de diez días para entregar sus pases de prensa, lo cual equivale de facto a una expulsión.

Según el Club de Corresponsales Extranjeros en China (FCCC por sus siglas en inglés), al menos trece periodistas recibieron dicha notificación.

A finales de febrero, tres periodistas del 'Wall Street Journal' habían sido expulsados, pero a causa de su amplitud la nueva ola de sanciones es la medida más draconiana jamás tomada por las autoridades chinas contra los medios extranjeros.

Según la diplomacia china, se trata de una respuesta ante la “escandalosa” decisión de Washington por reducir drásticamente la cantidad de chinos autorizados a trabajar para cinco medios de Bejing en Estados Unidos.

"No es para nada lo mismo", protestó el jefe de la diplomacia estadounidense Mike Pompeo, estimando que la medida de Washington estaba dirigida a "miembros de medios de propaganda china". Le pidió a Beijing "reconsiderar" estas expulsiones que "le impiden al mundo saber lo que realmente está ocurriendo en el interior del país".

En un comunicado, el FCCC lamenta que los periodistas sean "fichas" en la rivalidad diplomática entre los dos países. "Los periodistas arrojan luz sobre el mundo en el que vivimos. A través de esta medida, China se oscurece por sí sola", lamenta el Club.

Al igual que varios parlamentarios estadounidenses, el 'Washington Post' y el 'New York Times' también consideraron el anuncio chino como "particularmente" lamentable en plena crisis sanitaria mundial, en un momento en el que la información es más necesaria que nunca. El 'Wall Street Journal' denunció un ataque "sin precedentes" contra la libertad de prensa.

"Virus chino": "Creo que es una expresión muy exacta"

Pero precisamente ahora que el planeta hace su mejor esfuerzo por estar coordinado para enfrentar la pandemia, las dos grandes potencias rivales no dejan de pelear.

El martes, Donald Trump reiteró fuerte y clara la expresión "virus chino" para designar el nuevo coronavirus. "Proviene de China. Creo que es una expresión muy exacta", insistió.

La expresión ya había sido utilizada desde hacía varios días por Mike Pompeo, quien ahora solo habla de "virus chino" o "virus de Wuhan", por el nombre de la ciudad china cuna de la epidemia.

La misma expresión se repitió el lunes en la noche, en un tweet del presidente de los Estados Unidos, gesto que no hizo más que alimentar la rabia de Beijing. "Estamos muy indignados", reaccionó un portavoz del ministerio chino de Asuntos Extranjeros, considerando que es una “estigmatización” de su país.

Sin resultados científicos definitivos sobre el origen del virus, que se detectó por primera vez en diciembre 2019 en Wuhan, Beijing hace un llamado para que no se señale a China.

La visita del presidente de China, Xi Jinping, a Wuhan, demuestra el control del país frente al coronavirus.
La visita del presidente de China, Xi Jinping, a Wuhan, demuestra el control del país frente al coronavirus. © Xie Huanchi / AFP

Sin embargo, un portavoz de la diplomacia china fue aún más lejos la semana pasada, al evocar, sin elementos concretos para demostrarla, la hipótesis de que el Ejército estadounidense pudo haber introducido el agente patógeno en su país.

"No me gustó el hecho de que China dijera que nuestro Ejército les transmitió el virus. ¡Nuestro Ejército no le ha transmitido nada a nadie!", exclamó Donald Trump, explicando, muy alterado, que hablaba de un "virus chino" en respuesta a estas insinuaciones.

Tensiones diplomáticas recurrentes

Esta guerra de palabras revive las tensiones diplomáticas entre ambos países, frecuentes desde la llegada al poder de Donald Trump a principios de 2017.

Cuando la epidemia empezó a extenderse más allá de China, el Gobierno estadounidense fluctuó entre la denuncia de la falta de transparencia inicial por parte de los chinos, y las demostraciones de "confianza" del presidente estadounidense hacia su homólogo Xi Jinping.

Sin embargo, la rápida prohibición del ingreso a Estados Unidos de personas provenientes de China despertó la ira de Beijing. El mensaje del lado estadounidense es claro: la lucha contra la epidemia no le ha puesto fin a la rivalidad con el gigante asiático, que Estados Unidos considera como su primer adversario estratégico a largo plazo.

La semana pasada, Mike Pompeo aprovechó la presentación del informe anual del Departamento de Estado sobre los Derechos Humanos para denunciar la política china en la región de Xinjiang, donde cientos de miles de musulmanes estarían internados en nombre de la lucha antiterrorista.

La Administración Trump también se enfrenta contra Beijing en otros frentes: desde la defensa de la democracia en Hong Kong hasta la denuncia de su expansionismo militar en el mar de la China meridional, pasando por las acusaciones de espionaje industrial.

No obstante, Donald Trump aseguró que el acuerdo comercial realizado a manera de tregua en la guerra por los derechos aduaneros y concluido tras meses de negociaciones, no se vería afectado por las nuevas tensiones ligadas al coronavirus.  

Este artículo fue adaptado de su original en francés.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.