África se prepara "para lo peor" por la pandemia del coronavirus

Un hombre usa una máscara protectora en el aeropuerto de Cape Town, el 18 de marzo de 2020.
Un hombre usa una máscara protectora en el aeropuerto de Cape Town, el 18 de marzo de 2020. © Sumaya Hisham / Reuters

El virus que tiene en vilo a medio mundo ha llegado más tarde y más lentamente al continente africano. El coronavirus en África ha pasado de ser una amenaza lejana a una realidad en pocos días. Ya son 32 países africanos los afectados por el Covid-19 con cerca de 600 contagios.

Anuncios

La crisis del coronavirus está avanzando lentamente en África, al menos hasta el momento, pero sus consecuencias podrían ser mucho más letales que en otras partes del mundo. La mayoría de los positivos detectados en el continente hasta ahora son casos importados por ciudadanos europeos o africanos que han viajado a Europa recientemente.

Curiosamente, no ha llegado de la mano de sus mayores socios comerciales, los chinos. Los expertos han dudado hasta la fecha de los pocos casos censados, aunque en las últimas horas las actualizaciones de la OMS comienzan a evidenciar que los positivos crecen exponencialmente.  

"El mejor consejo para África es prepararse para lo peor y prepararse para ello hoy", dijo el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, mientras que los países africanos reaccionan en orden disperso.

¿Se propagará el virus como ha ocurrido en Asia y Europa? Los expertos no se atreven ofrecer una respuesta en este punto. Y son varios los factores. Por un lado, África se ha beneficiado de la lenta entrada del Covid-19 y gran parte de los países están ya en alerta con medidas restrictivas desde hace días, incluso sin haberse detectado casos. 

En Nigeria tienen experiencia con epidemias como el cólera, la polio o la gripe. En la República Democrática del Congo cuentan con las instalaciones de aislamiento que han usado recientemente para acabar con el último brote de ébola. No obstante, su experiencia en la detección de casos del coronovirus es ínfima.

A pesar de la lentitud de la propagación, que algunas teorías no confirmadas empíricamente relacionan con el clima tropical de muchas de sus zonas, se teme que las consecuencias sean devastadoras por los débiles sistemas de salud de la mayoría de países, la falta de agua potable en muchas regiones, que afecta a 300 millones de personas, aproximadamente un 63% de la África subsahariana, y la lucha contra otras epidemias como el sarampión, el VIH o la tuberculosis.

Hasta ahora, Sudáfrica observa el mayor aumento de casos con 202 confirmados. El primer caso fue reportado el 5 de marzo. Se trataba de un hombre que llegó de Italia. Su esposa también dio positivo. El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, anunció el domingo la declaración de situación de "desastre nacional". Preocupan varios grupos de población: el estado de la gente mayor, la población de riesgo con 7 millones de seropositivos y la afectada por tuberculosis.

Hasta el momento 36 naciones han reportado casos, según Reuters, siendo Níger, Chad y Cabo Verde los últimos países en anunciar positivos, llegando toda la región hasta los 700 casos. "La situación empeorará antes de mejorar porque las posibilidades de que la gente se haya escapado son claras", dijo John Nkengasong, jefe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de África (CDC).

Varias naciones africanas se repliegan y toman medidas antes de que el virus ataque

Alarma también especialmente la situación en Somalia, ya que tiene uno de los sistemas de salud más débiles del continente. Incluso hay países como Zimbabue que ya ha declarado el estado de desastre a pesar de que no tienen aún casos confirmados anticipando el impacto que puede tener el coronavirus en una nación castigada económicamente.

El miedo a emular a Europa y empeorar sus resultados ha animado a varias naciones a imponer sus primeras restricciones. Marruecos, Egipto, Djibouti o Sudáfrica son algunos de los países que van a cerrar los colegios. En Senegal se han prohibido todas las celebraciones religiosas y ha restringido los vuelos provenientes de los países más afectados.Esta última medida también fue implantada por Sierra Leona. Chad, sin ningún caso confirmado, cerrará el aeropuerto, sus fronteras terrestres, igual que República Democrática del Congo. Mauritania, por su parte, impuso un toque de queda desde las 8 de la noche, hora local, hasta las 6 de la mañana.

El miedo a importar más casos ha inundado todo el continente.

En las últimas horas, el multimillonario chino y cofundador de Alibaba, Jack Ma, ha anunciado que donará a África más de un millón de kits de detección, seis millones de máscaras y 60.000 trajes protectores.

La compañía Abbott Laboratories, Roche Diagnostics, con sede en Suiza, y GeneXpert de Cepheid, con sede en California, aumentaron la producción para la prueba, la cual podría implementarse rápidamente a través de la infraestructura existente de VIH. También, desde la OMS África se está planeando ayudar a los países a establecer hospitales emergentes que puedan estar equipados con ventiladores y oxígeno.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24