Saltar al contenido principal

EEUU aprueba un plan de ayuda social de USD 100.000 millones por coronavirus

Anuncios

Washington (AFP)

Estados Unidos adoptó este miércoles un plan de ayuda social de unos 100.000 millones de dólares destinado a los trabajadores directamente afectados por las consecuencias del coronavirus, mientras los congresistas y la Casa Blanca negociaban un plan de estímulo económico que podría alcanzar los 1,3 billones de dólares.

El presidente Donald Trump anunció haber ratificado las medidas horas después de que el Senado, de mayoría republicana, las aprobara con 90 votos a favor y ocho en contra.

Fruto de duras negociaciones entre demócratas, republicanos y la Casa Blanca, el plan de ayuda busca reforzar la protección social de los estadounidenses ante la pandemia que dejó hasta el momento más de 110 muertos en Estados Unidos, donde se han detectado más de 7.300 casos.

El texto ya había sido adoptado en la madrugada del sábado por la Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, con 363 votos a favor y 40 en contra.

El documento denominado "Las familias primero, ley sobre la respuesta al coronavirus" prevé pruebas gratuitas para cualquier persona que las necesite, incluidas aquellas que no tengan seguro.

La ley también incluye bajas por enfermedad de "emergencia", con hasta dos semanas de licencias pagadas para los empleados a jornada completa y, en el caso de los trabajadores a tiempo parcial, un periodo equivalente al número de horas trabajadas habitualmente, repartido en dos semanas.

Senadores republicanos pidieron que el monto de las licencias pagadas tuviera un tope, como condición para apoyar el texto.

Estados Unidos no tiene un sistema de cobertura sanitaria universal y millones de estadounidenses no tienen seguros o están mal asegurados, y no todos los empleados gozan de licencias pagadas.

Esta ley prevé también un acceso más fácil al seguro de desempleo así como a los bonos alimentarios, especialmente para los niños que ya no van a la escuela por el coronavirus, y desbloquea fondos federales para financiar el programa "Medicaid", que cubre gastos sanitarios de los estadounidenses más pobres.

"Es un proyecto bienintencionado elaborado por los demócratas de la Cámara y el equipo del presidente Donald Trump para intentar aportar nuevas medidas de apoyo a los trabajadores estadounidenses", declaró el jefe de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell.

"Sin embargo, el texto de la Cámara tiene verdaderas lagunas", añadió, insistiendo en que el Senado permanecerá en sesión mientras no adopte "un paquete de medidas mucho más atrevido, que deberá incluir un apoyo significativo a las pequeñas empresas del país".

El senador se refería así a la próxima serie de medidas previstas, que están siendo negociadas.

Steve Mnuchin, el secretario de Tesoro encargado de negociar con el Congreso, alertó a los senadores republicanos sobre el riesgo de una tasa de desempleo del 20% si no se aprueba un plan de estímulo económico de 1,3 billones de dólares para paliar el impacto del nuevo coronavirus.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.