Saltar al contenido principal

El coronavirus alarga la vida política de Putin

Archivo: El presidente de Rusia, Vladimir Putin.
Archivo: El presidente de Rusia, Vladimir Putin. © AFP

La corte más alta de Rusia, el Tribunal Constitucional, respaldó los cambios en la Constitución propuestos por el presidente Vladimir Putin, eliminando uno de los obstáculos que quedaban para que permanezca en el poder hasta 2036.

Anuncios

Putin podrá volver a presentarse en 2024 y mantener el timón en sus manos seis o hasta 12 años más si vuelve a concurrir. El procedimiento: que la nueva Constitución ponga a cero su contador de mandatos. Ya no será el tercero consecutivo, sino el primero de una nueva era.

El movimiento sorprendió a todos, pero había algunas pistas. Los medios le prestaron poca atención pero fue el consejero Vladislav Surkov, áulico de Putin, el que marcó el camino en la entrevista que concedió a 'TASS' el mes pasado, poco después de ser despedido. "Si se redefinen los poderes presidenciales (en las enmiendas constitucionales propuestas), la lógica legal dictará la necesidad de comenzar a contar nuevamente los términos presidenciales".

La pandemia global del coronavirus ha permitido al presidente ruso argumentar que su Gobierno debe ser asegurado hasta 2036 para evitar la "agitación", al tiempo que descartaba convenientemente cualquier protesta masiva por razones de seguridad.

El 'timing' que manejan de Putin y el alcalde de Moscú, Serguei Sobyanin, es muy bueno. El Tribunal Constitucional ruso dio el visto bueno a las enmiendas a la Constitución el mismo día en que se conocía la decisión el alcalde de Moscú de prohibir todos eventos al aire libre. Incluso los interiores, que quedan limitados a 50 personas. Son medidas para protegerse del coronavirus. Pero que de paso cortan el paso a posibles manifestaciones.  

Putin pone su marca en la Constitución 

La jugada sigue el patrón del 10 de marzo. Ese fue el día en que respaldó el cambio de Constitución para retener el poder. Con pocas horas de diferencia, el alcalde de Moscú prohibía eventos públicos de más de 5.000 personas. Desde ese día hasta hoy la nueva versión constitucional ha sido aprobada por ambas cámaras del Parlamento y aprobada por las 85 regiones del país. Será votada en un referéndum público el 22 de abril.

El presidente ruso, Vladimir Putin, en la cabina de un tren que viaja de Kerch a Taman a través de un puente, que fue construido para conectar el continente ruso con la península de Crimea a través del estrecho de Kerch, en Kerch, Crimea, el 23 de diciembre de 2019.
El presidente ruso, Vladimir Putin, en la cabina de un tren que viaja de Kerch a Taman a través de un puente, que fue construido para conectar el continente ruso con la península de Crimea a través del estrecho de Kerch, en Kerch, Crimea, el 23 de diciembre de 2019. © Sputnik / Aleksey Nikolskyi / vía Reuters

Putin está poniendo su impronta personal en la Constitución a través de un paquete de reforma constitucional de casi 70 páginas, que incluye casi 400 enmiendas. El texto trastoca el carácter liberal de la Constitución de 1993 escrita por Boris Yeltsin con el conservadurismo social que ha marcado la era de Putin. Eso incluye intervenir en los valores familiares tradicionales, el matrimonio heterosexual, la fe en Dios y la prohibición de cuestionar la defensa de la patria como el papel del país en la Segunda Guerra Mundial.

También consagrará derechos económicos, como la indexación de pensiones y un ingreso mínimo garantizado vinculado al nivel oficial de subsistencia.

"El pánico puede contener las protestas"

Alexander Baunov es un experto en política internacional ruso y autor de libros como 'WikiLeaks: Diplomacy by the Back Door'. Se muestra preocupado por la última maniobra de Putin y cree que su referendo funcionará de manera independiente al descontento. "En las regiones más lejanas es más fácil manipular los resultados". Pero también recuerda que "en varias repúblicas rusas ya les ha pasado a las fuerzas gubernamentales que no lograron el resultado obtenido en pasadas elecciones, así que veremos alguna catarsis" tarde o temprano. En todo caso, “el pánico puede contener las protestas”. Al menos de momento.  

Algunos analistas creen que probablemente esta 'prolongación' de Putin lograda trastocando la Constitución no era parte del plan original. El movimiento podría haber sido provocado por el pánico al coronavirus y el derrumbe de los precios del petróleo (un recurso natural que condiciona el presupuesto estatal ruso).

Antes de ser presidente, Putin le dijo a su mentor, Boris Yeltsin, que le desagradaban las campañas electorales. El 57% de los rusos dicen que votarán por Putin si vuelve a presentarse a las elecciones presidenciales en 2024, según una encuesta de la empresa Insomar.

Mijail Jodorkovski, uno de los mayores enemigos del presidente ruso, definió hace una década a Putin como un hombre "incapaz de arrancarse a sí mismo del remo de la galera".

La crisis del coronavirus está empujando el barco hacia lo desconocido.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.