Saltar al contenido principal

Turquía cierra la frontera con Grecia para enfrentar el Covid-19

Migrantes de Iraq caminan entre el cruce fronterizo de Pazarkule y el distrito de Karaagac, cerca de la frontera turco-griega, en Edirne, Turquía, el 12 de marzo de 2020.
Migrantes de Iraq caminan entre el cruce fronterizo de Pazarkule y el distrito de Karaagac, cerca de la frontera turco-griega, en Edirne, Turquía, el 12 de marzo de 2020. © Murad Sezer Reuters

La medida se da luego de que Turquía abriera las fronteras hace unas semanas para permitir el libre flujo de migrantes hacia Europa y a cuatro años del acuerdo con la Unión Europea sobre el control migratorio.

Anuncios

El presidente Recep Tayipp Erdogan ordenó una serie de medidas para enfrentar el coronavirus Covid-19, que se convirtió en una amenaza global. Dentro de ese paquete estableció el cierre de fronteras con Grecia y Bulgaria, un punto especialmente sensible en medio de la crisis migratoria. A partir del 19 de marzo los ciudadanos griegos o búlgaros no podrán ingresar a Turquía ya sea por vía terrestre o marítima.

La medida contraviene la decisión tomada por el mismo Gobierno turco el pasado 28 de febrero de alentar el libre movimiento de miles de migrantes hacia Europa, una política que le había valido enfrentamientos con Grecia y con líderes del bloque comunitario de la Unión Europea.

Esa decisión era vista en Europa como una forma de presionar a sus socios de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) para respaldar su criticada ofensiva en el norte de Siria, país donde lanzó una operación militar, según Ankara, para alejar de sus fronteras a las milicias kurdas a las cuales considera terroristas, algo que es visto en otras latitudes como una invasión.

Precisamente, la decisión del mandatario turco se da cuatro años después del polémico acuerdo que intercambió ayudas económicas por la reubicación en sus fronteras de miles de refugiados deportados de suelo europeo. Un pacto criticado por las organizaciones de Derechos Humanos que señalaban que Turquía no cumple con estándares para proteger esa población que busca ayuda humanitaria.

El presidente del Consejo de la UE, Charles Michel (C) y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen (R), dan la bienvenida al presidente turco, Tayyip Erdogan (L), antes de su reunión en la sede de la UE en Bruselas, Bélgica, el 9 de marzo de 2020.
El presidente del Consejo de la UE, Charles Michel (C) y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen (R), dan la bienvenida al presidente turco, Tayyip Erdogan (L), antes de su reunión en la sede de la UE en Bruselas, Bélgica, el 9 de marzo de 2020. © John Thys / Reuters

¿Un intento por desescalar las tensiones con Europa?

En ese contexto, centenares de migrantes que mantenían en precarias condiciones frente a la frontera cerrada y resguardada de Grecia, empezaron a ser regresados en buses a Estambul. Oficiales griegos confirmaron que el número de migrantes cayó de miles a cientos en pocos días.

La decisión es vista en Turquía como una muestra del interés del presidente Erdogan de desescalar la tensión. Además, también como una reacción ante la amenaza del coronavirus que ya dejó los primeros muertos en ese país.

Según las últimas cifras del Instituto Johns Hopkins, que monitorea la expansión del Covid-19 en el mundo, más de 217.000 personas han sido contagiadas, de las cuales más de 8.700 han muerto y más de 80.000 se han recuperado. En Turquía las cifras continúan bajas, con dos personas fallecidas y menos de 100 infectados.

Con Reuters y AP

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.