Saltar al contenido principal

Las lecciones de varios países asiáticos para contener el coronavirus

El conductor Hsu Ching-neng posa para una foto en su taxi, que está pintada con las palabras "Desinfectados cada cuatro horas totalmente", en Taipei, Taiwán, el 18 de marzo de 2020.
El conductor Hsu Ching-neng posa para una foto en su taxi, que está pintada con las palabras "Desinfectados cada cuatro horas totalmente", en Taipei, Taiwán, el 18 de marzo de 2020. © EFE

China celebra sus primeros días sin registrar ningún nuevo contagio local de Covid-19, mientras que otras regiones como Taiwán o Singapur lograron mantener las infecciones a niveles sorprendentemente bajos. Con una pandemia que aterriza con fuerza en América Latina, los éxitos y errores de los países asiáticos son lecciones para el resto del mundo.

Anuncios

Taiwán es una isla en la costa de China más pequeña que Uruguay, pero la habitan casi 24 millones de personas. Poco más de 100 kilómetros de mar la separan del país donde se originó el brote de coronavirus que mantiene en alerta a todo el globo y sin embargo solo registra 108 casos, según la Universidad Johns Hopkins.

No solo es así, sino que alrededor de un cuarto de los infectados ya están recuperados, así que actualmente solo hay unas 80 personas aún enfermas de Covid-19. Taiwán es sin duda un caso de éxito. 

¿Cómo logró contener el brote de coronavirus a sus puertas? Según un estudio del Diario de la Asociación Médica Americana (JAMA, por sus siglas en inglés), gracias a la rapidez de su respuesta y a una infraestructura de salud pública sólida. 

Kolas Yotaka, representante del Gobierno taiwanés, lo explicó así a la cadena estadounidense 'NBC': "La seguridad social de Taiwán hace que nadie tenga miedo de ir al hospital. Si sospechas tener coronavirus, no te tienes que preocupar por no poder pagar la visita al centro asistencial y el examen. Puedes conseguir una prueba gratis. Y si debes quedarte en cuarentena durante 14 días, te pagamos la comida, vivienda y gastos médicos". 

Una trabajadora de la limpieza desinfecta una vitrina en el Museo del Palacio Nacional de Taipei, en Taiwán, el 17 de marzo de 2020.
Una trabajadora de la limpieza desinfecta una vitrina en el Museo del Palacio Nacional de Taipei, en Taiwán, el 17 de marzo de 2020. © Ann Wang / Reuters

"Analíticas de Big Data, nueva tecnología y una actitud proactiva al realizar las pruebas". Para el estudio, dirigido por el doctor Jason Wang, estas fueron las claves de la respuesta del Gobierno taiwanés ante la pandemia, que además empezó a vigilar a viajeros que habían estado en Wuhan, el epicentro del brote, el mismo día que las autoridades chinas avisaron a la Organización Mundial de la Salud (OMS) de la detección de la enfermedad. 

Las conclusiones de Wang concuerdan con las advertencias que dio el director general de la OMS, Tedros Adhanom, el 18 de marzo: "Para suprimir y controlar la epidemia los países deben aislar, examinar y rastrear". 

La cantidad de exámenes de Covid-19, claves en la contención

Eso mismo hizo Corea del Sur, uno de los casos de éxito más relevantes y que llegó a ser el segundo país con más contagios del mundo después de China. Actualmente registra 8.565 personas infectadas pero solo 91 muertos, menos que en Reino Unido, por ejemplo, donde los contagios ni siquiera llegan a los 3.000. 

La cantidad de exámenes para detectar los casos de coronavirus son el motivo de que la tasa de mortalidad sea tan baja, es decir que haya tan pocos muertos por tantos contagiados. Corea del Sur llegó a examinar a 20.000 personas cada día, lo que permitió identificar mucho más deprisa no solo los casos graves sino también aquellos casos leves que, a pesar de no suponer un riesgo para la persona contagiada, potencialmente seguía propagando la enfermedad. 

Una enfermera toma muestras de saliva de los conductores para hacer exámenes de Covid-19 en un centro de pruebas donde todos los ciudadanos podían acercarse a realizarse el test, en el Centro Médico de la Universidad de Yeungnam en Daegu, Corea del Sur. 3 de marzo de 2020.
Una enfermera toma muestras de saliva de los conductores para hacer exámenes de Covid-19 en un centro de pruebas donde todos los ciudadanos podían acercarse a realizarse el test, en el Centro Médico de la Universidad de Yeungnam en Daegu, Corea del Sur. 3 de marzo de 2020. © Kim Kyung-Hoon / Reuters

Además, Corea del Sur no solo logró identificar los casos sino organizar una base de datos para estudiar las líneas de contagio. De esta manera, fue mucho más fácil aislar a la comunidad religiosa de la Iglesia Shincheonji, relacionada en su momento con más de la mitad de los casos de Covid-19 en el país. 

Estas estrategias permitieron que las autoridades no se vieran obligadas a imponer cuarentenas tan restrictivas: "En Corea del Sur no cerraron las ciudades, pero sí tenían medidas muy estrictas para los pacientes", explica a France 24 el Dr. Óscar Franco, director del Instituto de Medicina Social y Preventiva (ISPM). 

Lo mismo ocurrió en Singapur, un centro comercial prominente en Asia y en el mundo, donde se registran 313 personas con Covid-19 de las cuales un tercio se han recuperado ya. El país siguió una estrategia de tres pasos basada en diagnosticar, controlar los movimientos de la población y aislar a las personas en riesgo o enfermas. "Podían seguir todo tu trayectos", asegura Franco. 

El director del ISPM recuerda que estas medidas son "de supresión", es decir que intentan "bajar la virulencia" del virus para que contagie el mínimo de personas posibles. Sin tomar ninguna medida, una persona con Covid-19 contagia a una media de 2,5 personas más, con lo que un solo infectado podría provocar la enfermedad a más de 400 personas en un mes. Precisamente, las medidas de supresión tratan de hacer caer esa media.

La gente regresa a un parque de atracciones en Shanghai, China, el primer día que abre desde la crisis de la pandemia de coronavirus el 20 de marzo de 2020.
La gente regresa a un parque de atracciones en Shanghai, China, el primer día que abre desde la crisis de la pandemia de coronavirus el 20 de marzo de 2020. © Aly Song / Reuters

China: una reacción contundente pero tardía

"En China no hicieron medidas de supresión y tuvieron que hacer medidas muy restrictivas de mitigación". Parra coincide con muchos expertos alrededor del mundo que consideran que el Gobierno del gigante asiático tardó en responder de manera efectiva a la epidemia, por lo que tuvo que decretar severas cuarentenas a áreas enteras de población para evitar la propagación del coronavirus. Cerca de 760 millones de personas llegaron a estar en aislamiento.

Una simulación realizada por los investigadores de la británica Universidad de Southampton, Lai Shengjie y Andrew Tatem, y citada por la revista 'Nature', estima que si China hubiera empezado una semana antes con sus medidas de control, se habrían podido evitar el 67% de los casos. 

Eso no quiere decir que la respuesta del Gobierno chino no funcionara: la misma OMS felicitó al Ejecutivo de Xi Jinping por su actuación frente a la crisis. El 18 de marzo fue el primer día que las autoridades sanitarias no registraron algún caso nuevo de contagio local, un logro para un país que contaba por miles las infecciones nuevas cada día. 

Sin embargo, Parra opina que estrategias de mitigación como la de China, o la que siguen países como España e Italia, donde se reconoce que "no se hará desaparecer el virus sino que se intenta dilatarlo al máximo", termina "asfixiando a la población, como pasó en Wuhan". 

¿Qué debe hacer América Latina para contener el coronavirus?

Las cifras actuales en los países latinoamericanos no auguran un futuro fácil. Tomando el caso de Colombia, que a fecha de 20 de marzo registra 128 casos de contagio, el número de infectados llegaría a los 613.037 casos en un solo mes si el país no tomara ninguna medida. 

El ISPM realizó estas proyecciones sobre los posibles escenarios en Colombia.
El ISPM realizó estas proyecciones sobre los posibles escenarios en Colombia. © France 24

Son las proyecciones desarrolladas por el Dr. Franco y su equipo del ISPM. Según este estudio, 36.782 colombianos requerirían ser tratados en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), mientras que el país solo cuenta con aproximadamente 5.600 camas de ese tipo. 

Cerrar las escuelas y las universidades, una medida que el Gobierno colombiano, liderado por el presidente Iván Duque, ya ha tomado, se reducen los casos aproximadamente a la mitad, pero igualmente colapsaría el sistema sanitario. 

En cambio, si las autoridades implementan una cuarentena domiciliaria, aislamiento de mayores de 70 años y son efectivos en detectar los casos de forma temprana, el total de casos podría llegar a los 28.602: 1.716 requerirían camas en la UCI y morirían 213 personas, según el ISPM. 

"Lo que hay que hacer es diagnosticar, medir, medir y medir", asegura Franco, igual que hicieron en Corea del Sur, Taiwán o Singapur, para lograr esa detección temprana de casos imprescindible. "En Colombia no lo están haciendo", y tampoco en muchos otros países de la región como México o Brasil. 

"Los laboratorios tienen que estar entrenados y disponibles para hacer los exámenes, estos exámenes cuestan. Conlleva una infraestructura que la mayoría de países de Latinoamérica no tienen", advierte el director del ISPM. 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.