Saltar al contenido principal

La industria vitícola, fragilizada por la crisis del coronavirus

Un recolector durante la vendimia de uvas Pinot Noir para fabricar el Crémant, vino espumoso de la región de Alsacia en Wolxheim, cerca de Estrasburgo, Francia, 28 de agosto de 2018.
Un recolector durante la vendimia de uvas Pinot Noir para fabricar el Crémant, vino espumoso de la región de Alsacia en Wolxheim, cerca de Estrasburgo, Francia, 28 de agosto de 2018. REUTERS - Vincent Kessler

El sector del vino lucha por mantenerse a flote en medio de la crisis sanitaria. Los Viticultores Independientes de Francia han pedido al gobierno que sus empresas puedan acogerse a las medidas económicas anunciadas y han propuesto otras adaptadas a su gremio.

Anuncios

Jean-Marie Fabre es viticultor. Su propiedad está ubicada entre Narbona y Perpignan en la región de Languedoc-Roussillon, en el sur de Francia. Tiene cinco empleados y exporta sus vinos a unos trece países alrededor del mundo.

Sin embargo, su volumen de negocios está en vilo por la pandemia global de coronavirus . "Es un impacto directo para nuestras empresas independientes porque son principalmente familiares y artesanales", explica Fabre en una entrevista telefónica con France 24.

Su actividad va desde la producción hasta la comercialización. Toda esa cadena se ve afectada por la epidemia de coronavirus y la orden de confinamiento de la población.

El golpe es doble porque la viticultura vive también del turismo, un sector que sufre de frente en esta coyuntura. Cada año, Fabre recibe en su viñedo entre 15.000 y 20.000 visitantes gracias al turismo enológico, lo que representa entre 35 y 40% de sus ganancias.

Mantener la producción en medio de la epidemia

Según Fabre, presidente de Viticultores Independientes de Francia, las empresas han sido muy "reactivas" para ajustarse a esta situación de epidemia. Por supuesto que el sector ha seguido las recomendaciones sanitarias. Todos aquellos empleados que pueden trabajar a distancia como los encargados de llevar la contabilidad o la comercialización lo hacen.

Sin embargo, la actividad vinícola es principalmente "manual y no puede diferirse" so pena de "clausurar la producción para septiembre y disminuir la calidad", explica Jean-Marie Fabre. En esta época del año se lleva a cabo el final, la poda de la vid. En la región mediterránea van a salir los primeros pámpanos y es tiempo también de quitar las malas hierbas, a veces con herbicidas, dependiendo el tipo de producción, orgánica o biodinámica, entre otras.

Una de las ventajas del trabajo agrícola es que se hace al aire libre y que los trabajadores se cruzan menos, permitiéndoles guardar la distancia barrera de mínimo un metro. Además de esto, se impuso el uso de guantes y frecuente lavado de manos.

Medidas que sean eficaces para la viticultura

El gremio aplaude las medidas que el gobierno ha anunciado para apoyar a las empresas en medio de esta situación inédita. Hasta ahora el Ejecutivo ha prometido 45.000 millones de euros para preservar el empleo y evitar que las empresas vayan a la quiebra. Así, el Estado asumirá los pagos de desempleo parcial y dará más plazo para el pago de las cotizaciones patronales.

Pero además de lo anunciado, esta semana se reunieron con presidencia, la oficina del primer ministro y el ministerio de Economía y Finanzas de Francia para presentarles sus ideas.

Una de ellas es que los préstamos bancarios puedan reembolsarse a partir del próximo año, alargando el tiempo del préstamo. Otra es una exoneración total de las cotizaciones patronales para este año y no postergando su pago por seis meses, como anunció el ministerio de Economía y Finanzas.

Fabre explica la razón de esta propuesta: “Por ahora no hay ganancias, todo está detenido y no sabemos por cuánto tiempo, si uno o dos meses y medio”. A esto se suman las dificultades financieras que aquejan al sector, el cual emplea unas 500.000 personas en el país, 100.000 de ellas en la viticultura independiente.

Las dificultades cercan la viticultura

Por una parte, los viticultores han tenido que enfrentar los aranceles del 100% que impuso Estados Unidos desde octubre del año pasado al vino francés. Luego, cuando la crisis del coronavirus comenzó en China, ese y el resto de mercados asiáticos como el japonés, cerraron.

Se cancelaron también todos los salones como el Prowein Düsseldorf este mes de marzo y el Vinexpo en Hong Kong en mayo. A esto se suma la orden de cerrar de todos los restaurantes y bares en Francia y en otros países europeos, por lo que la situación es peor todavía.

A diferencia de lo que se pudiera creer, la medida de confinamiento conlleva a “un subconsumo de nuestro producto”, explica Fabre. Aunque el vino se continúa vendiendo en los supermercados y que estos son de los comercios autorizados a abrir sus puertas, no son prioridad.

Mientras dure la medida de confinamiento, "empresas de transporte como Géodis o Henri Ducros, que transportan nuestros productos, tienen como prioridad el transporte de alimentos", cuenta Fabre.

Estas empresas deben a su vez lidiar con la falta de personal, entre aquellos que están en desempleo parcial o que están en incapacidad médica, opción para aquellos empleados que no tienen con quién dejar a sus hijos durante el confinamiento. Aquellos que continúan trabajando se han quejado de que cuentan con escasas medidas sanitarias y que cada vez hay menos paradas de descanso para los camioneros que permanezcan abiertas, como lo explica un reportaje del diario Le Monde.

Esto a pesar de un decreto publicado este 19 de marzo para poner fin a la inquietud del gremio de transportadores. Según un comunicado de la ministra de la Transición Ecológica, Elisabeth Borne, y del ministro de Transporte, Jean-Baptiste Djebbari, se busca "garantizar la continuidad de las operaciones de transporte en las mejores condiciones sanitarias posibles".

El gobierno y Viticultores Independientes deben reunirse de nuevo la semana próxima para discutir y modular las medidas propuestas. El objetivo es preservar una actividad que es patrimonio nacional y que representa una ganancia de 55.000 millones de euros al año para todo el sector.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.