Saltar al contenido principal

Liberado por Irán, un científico francés regresa a Francia

Anuncios

París (AFP)

Tras nueve meses y medio de detención en Irán, el científico francés Roland Marchal llegó este sábado a París, a cambio, según Teherán, de la liberación en Francia de un ingeniero iraní, amenazado con la extradición a Estados Unidos.

"Roland ha vuelto", dijo el sábado su comité de apoyo en un breve comunicado.

"Está en el hospital militar de Saint-Mandé", cerca de París, confirmó un allegado a la AFP sin dar más detalles.

París había anunciado este mismo sábado su liberación.

Marchal fue detenido en junio de 2019, al mismo tiempo que su compañera, Fariba Adelkhah, ambos investigadores en el Centro de Investigaciones Internacionales de París. Desde entonces, las autoridades francesas no han dejado de pedir la liberación de ambos.

Tras el regreso de Marchal, el mandatario francés Emmanuel Macron exhortó "a las autoridades iraníes a liberar inmediatamente a nuestra compatriota Fariba Adelkhah", investigadora francoiraní, que sigue detenida en Irán.

El viernes, día del Año Nuevo persa, Irán anunció un intercambio de prisioneros entre París y Teherán.

La República Islámica anunció que Francia había liberado al ingeniero iraní Jalal Rohollahnejad, que iba a ser extraditado a Estados Unidos, pero no dio el nombre del francés liberado a cambio.

El ingeniero llegó a Teherán en la madrugada del sábado donde fue recibido por sus familiares.

"A Dios gracias, estos días han terminado", declaró Rohollahnejad en una corta entrevista divulgada por la televión pública.

Emocionado, feliz y en buen estado, Rohollahnejad aseguró que había recibido malos tratos durante su detención y acusó a los franceses, que según él, "de jugar el papel de perros de los estadounidenses".

Estados Unidos reclamaba la extradición de Jalal Rohollahnejad, al que acusaba de haber llevado a Irán material tecnológico violando las sanciones estadounidenses contra Teherán.

- Hacer venir a Fariba -

La antropóloga francoiraní Fariba Adelkhah, especialista en el chiismo, de 60 años, y su compañero, Roland Marchal, experto en África, de 64 años, fueron detenidos por los Guardianes de la Revolución, el ejército ideológico del régimen, el 5 de junio de 2019 en el aeropuerto de Teherán.

Ambos fueron acusados de "complot contra la seguridad nacional", un crimen que puede acarrear penas de dos a cinco años de cárcel. La investigadora también está acusada de "propaganda contra el sistema".

La acusación de espionaje que pesaba sobre ella, un delito punible con pena de muerte, fue retirada en enero.

El 3 de marzo, en la apertura del juicio, sólo se vio a Adelkhah. El proceso fue aplazado sin fecha definida.

En París, su comité de apoyo siempre ha clamado su inocencia y reclamado su liberación inmediata.

"Tenemos que mantener la lucha para conseguir que vuelva cuanto antes Fariba", dice el comité de apoyo.

"Recibimos con alivio la llegada de Roland March a París después de nueve meses de detención arbitraria en condiciones muy duras. Pero solo hemos recorrido la mitad del camino", recordó a la AFP Jean-François Bayart, profesor del Instituto de Altos Estudios Internacionales y del Desarrollo (IHEID) de Ginebra (Suiza) y miembro del comité.

Recientemente este comité dijo temer por la vida de la científica, debido a su frágil estado de salud. Y más aún ante la rápida propagación del nuevo coronavirus en Irán, uno de los países más afectados del mundo, que el sábado ya contabilizaba más de 1.500 muertos.

Además, la salud de Fariba Adelkhah se ha degradado mucho tras haber seguido una huelga de hambre durante 49 días.

Por su parte, Roland Marchal, en aislamiento casi total, estaba muy afectado "mental y físicamente", según su abogado.

En los últimos meses, Irán ha llevado a cabo varios intercambios de presos con países que retenían a ciudadanos iraníes condenados, en espera de juicio o con posibilidades de ser extraditados a Estados Unidos.

Teherán también puso en libertad a varios prisioneros emblemáticos con motivo del Año Nuevo persa.

Un estadounidense detenido desde 2018 fue liberado el jueves, oficialmente por "razones médicas". La iranobritánica Nazanin Zaghari-Ratcliffe, trabajadora de la Fundación Thomson Reuters, obtuvo el martes un permiso temporal de salida de la cárcel de Teherán.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.