Saltar al contenido principal

La Fed intensifica medidas para dar financiamiento a la economía de EEUU

Anuncios

Washington (AFP)

La Reserva Federal de Estados Unidos lanzó el lunes nuevas medidas para inyectar fondos a la economía, incluida la compra de volúmenes ilimitados de deuda gubernamental, en medio de "perturbaciones severas" por el impacto del coronavirus.

Estas disposiciones tienen lugar cuando el gobierno de Donald Trump y los legisladores republicanos y de la oposición demócrata buscan acordar un paquete de ayuda de hasta dos billones de dólares para apoyar a la economía estadounidense, afectada por la pandemia de COVID-19.

El banco emisor, que ya había anunciado la compra de al menos 500.000 millones de dólares en bonos del Tesoro y al menos 200.000 millones en títulos hipotecarios, dejó ahora de fijar topes para esas adquisiciones y hará compras de deuda "en las cantidades necesarias para favorecer el buen funcionamiento del mercado", una medida similar a emitir dinero.

Además, señaló que pronto presentará un programa para prestar directamente a las pequeñas y medianas empresas (pymes), las más afectadas por el cierre de muchos sectores de actividad adoptado para intentar contener la propagación del virus.

"Mientras persiste una gran incertidumbre, se ha hecho evidente que nuestra economía enfrentará severas perturbaciones", dijo la Fed en un comunicado, comprometiéndose a utilizar todas las herramientas disponibles para contener el daño.

"Deben realizarse esfuerzos agresivos tanto en el sector público como el privado para limitar las pérdidas de empleo y de ingresos así como para promover una rápida recuperación una vez que disminuyan las perturbaciones", agregó el banco central estadounidense.

Con esta última medida, la Fed revivió mecanismos que utilizó por última vez durante la crisis financiera global de 2008, y expandió otras anunciadas en los últimos días. Los tres nuevos programas proporcionarán 300.000 millones de dólares adicionales en nueva financiación.

- "Amenaza existencial" -

Los economistas elogiaron el esfuerzo de la Fed, pero dijeron que todavía se necesita un estímulo masivo del Congreso. La Casa Blanca y los republicanos y demócratas del Congreso no pudieron ponerse de acuerdo el domingo para lograr una primera votación sobre un gigantesco paquete de ayuda.

"La recesión no es evitable. La carnicería económica asociada con la recesión puede mitigarse para que haya una economía que despegue" luego, dijo Diane Swonk, economista jefe de Grant Thornton.

Ian Shepherdson, economista jefe de Pantheon Macroeconomics, hizo una advertencia igualmente grave: "La amenaza a corto plazo para la economía es existencial".

Las medidas de la Fed representan "un esfuerzo completo para garantizar que el sector empresarial pueda continuar existiendo incluso cuando la actividad económica colapsa temporalmente. La Fed ahora es efectivamente el prestamista directo de último recurso para la economía real, no solo el sistema financiero", dijo.

En el comunicado, la Fed se comprometió a "seguir utilizando un amplio abanico de herramientas para apoyar el flujo del crédito para los hogares y las empresas".

La iniciativa equivale a una flexibilización cuantitativa ilimitada pues la tasa de interés de referencia ya se había reducido a cero.

Uno de los programas ayudará a respaldar préstamos para estudiantes, automóviles y deudas de tarjetas de crédito, así como préstamos para pequeñas empresas.

Además, la Fed dijo que "espera anunciar pronto" la instauración de un programa de préstamos comerciales para apoyar a la pymes.

- Negociaciones en el Congreso -

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, indicó que el gobierno está "comprometido a proporcionar ayuda a los trabajadores y las empresas estadounidenses, en particular las pequeñas y medianas empresas y las industrias críticas más afectadas por el coronavirus".

En declaraciones a Fox Business, Mnuchin defendió el paquete de ayuda que promueve el gobierno ante las críticas de opositores demócratas, negando que incluya "un plan de rescate" para compañías como las aerolíneas.

Hay "una disposición especial que estamos negociando para las aerolíneas", añadió sin embargo, destacando que el transporte aéreo es una industria estratégica para la seguridad nacional del país.

En tanto, el presidente Donald Trump parece haber perdido la paciencia con la paralización de la actividad. "NO PODEMOS PERMITIR QUE LA CURA SEA PEOR QUE EL PROBLEMA. AL FINAL DEL PERÍODO DE 15 DÍAS, TOMAREMOS UNA DECISIÓN SOBRE HACIA DÓNDE QUEREMOS IR", tuiteó en un mensaje en mayúsculas.

El periodo de 15 días al que se refiere empezó el pasado lunes, y contempla una serie de recomendaciones del gobierno federal sobre el distanciamiento social de las personas y otras medidas para evitar la propagación del virus. Culmina el martes de la semana próxima.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.