Saltar al contenido principal

Mike Pompeo visitó Kabul para mediar en la crisis presidencial afgana

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, se reúne con el Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, en Kabul, Afganistán, el 23 de marzo de 2020. Palacio Presidencial Afgano.
El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, se reúne con el Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, en Kabul, Afganistán, el 23 de marzo de 2020. Palacio Presidencial Afgano. © Reuters

El secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, llegó por sorpresa Afganistán para mediar en la crisis política entre el presidente afgano, Ashraf Ghani, y su rival político Abdullah Abdullah. Tras una parada de un día en la capital afgana, Pompeo se dirigió a Qatar para reunirse con funcionarios talibanes en el marco de los acuerdos de paz. 

Anuncios

Mike Pompeo actuó el lunes 23 de marzo como mediador en la crisis política que vive Afganistán tras las elecciones presidenciales del pasado septiembre que dieron la victoria al presidente afgano, Ashraf Ghani, acusado de fraude electoral por su rival político, Abdullah Abdullah.

El secretario de Estado estadounidense centró sus esfuerzos en limar asperezas entre Ghani y su principal contrincante, Abdullah, que rechazó los resultados de los comicios, erigiendo un Gobierno paralelo. Una situación que pone en riesgo el proceso de paz en Afganistán tras el histórico acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes, el pasado 29 de febrero en Doha, Qatar. 

El pacto implica la retirada total de las tropas internacionales de Afganistán en los próximos 14 meses. Estados Unidos está reduciendo la ayuda a Afganistán en 1.000 millones de dólares y está dispuesto a recortar una cantidad similar en 2021 debido a la continua disputa entre los líderes políticos afganos, advirtió el secretario de Estado estadounidense. 

"También iniciaremos una revisión de todos nuestros programas y proyectos para identificar reducciones adicionales, y reconsideraremos nuestras promesas de futuras conferencias de donantes para Afganistán", añadió Pompeo, en una declaración después de la misión de mediación de un día en Kabul.

Pompeo se reunió con ambos políticos por separado para buscar una tregua y continuar con los acuerdos de paz con los talibanes

"Después de reunirse con ambos líderes por separado, el secretario Pompeo comenzó las gestiones para ayudar a los dos líderes a encontrar una solución a la crisis política", reveló a la agencia Efe bajo condición de anonimato un miembro del equipo de Abdullah. Además, tras esas conversaciones por separado, el jefe de la diplomacia estadounidense congregó a los dos líderes para hablar y discutir juntos una "salida" a la crisis política, añadió la fuente.

"Intercambiamos puntos de vista sobre la importancia del proceso de paz y la necesidad de resolver la actual crisis entre los afganos", aseguró en un comunicado el propio Abdullah, que en la anterior legislatura ocupó el puesto de jefe del Ejecutivo en el Gobierno de Unidad Nacional surgido tras una disputa similar.

El afgano Abdullah Abdullah, rival político del presidente Ashraf Ghani, se reunió con el secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, en Kabul, Afganistán, el 23 de marzo de 2020.
El afgano Abdullah Abdullah, rival político del presidente Ashraf Ghani, se reunió con el secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, en Kabul, Afganistán, el 23 de marzo de 2020. © Reuters

Un alto funcionario del departamento de Estado afirmó que el propósito de la inesperada visita de Pompeo era tratar de mediar una solución entre los dos dirigentes. “El temor es que, a menos que esta crisis se resuelva y pronto, eso podría afectar el proceso de paz que fue una oportunidad para este país que se ha mantenido en esta guerra de 40 años", aseveró.

"No funcionó, ninguno de los dos se movió" en sus posiciones

“Ahora ha venido a ayudar a empujar, a animar y a señalar cuáles son nuestras expectativas y cuál es esa evaluación si no hacen lo correcto", subrayó el citado alto funcionario estadounidense. Pero un portavoz del presidente de Afganistán dijo que “no funcionó" porque "ninguno de los dos se movió” en sus posiciones.

En febrero, la Comisión Electoral de Afganistán anunció que el titular del cargo, Ghani, se había impuesto en las elecciones presidenciales, pero Abdullah sostuvo que él y sus aliados habían ganado e insistió en que formaría un Gobierno paralelo. La situación llevó a una imagen histórica, cuando el pasado 9 de marzo Ghani y Abdullah tomaron posesión en dos ceremonias en Kabul casi sincronizadas, en la que Ghani se llevó, sin embargo, el apoyo de toda la comunidad internacional.

El presidente de Afganistán Ashraf Ghani, el primer vicepresidente Amrullah Saleh y el segundo vicepresidente Sarwar Danish durante su ceremonia de juramento en Kabul, Afganistán, el 9 de marzo de 2020.
El presidente de Afganistán Ashraf Ghani, el primer vicepresidente Amrullah Saleh y el segundo vicepresidente Sarwar Danish durante su ceremonia de juramento en Kabul, Afganistán, el 9 de marzo de 2020. © Mohammad Ismail / Reuters

Los principales puntos de fricción en las últimas semanas entre ambos hombres han sido el deseo de Abdullah de conservar el papel de jefe del Ejecutivo, que ocupó en el anterior Gobierno, y que se le asignen más funciones ministeriales de las que ofrecía Ghani.

Pompeo visitó también Doha para reunirse con funcionarios talibanes

Después de su parada en Kabul, Pompeo se dirigió a la capital qatarí, Doha, donde se reunió con funcionarios talibanes “incluido Mullah Baradar, el principal negociador de los talibanes, para presionar al grupo insurgente a que sigan cumpliendo con el acuerdo firmado hace menos de un mes”, según el portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus.

El Gobierno de Ghani no fue parte del acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes, destinado a poner fin a más de 18 años de guerra. De este modo, el pacto debía ir seguido de la apertura, el 10 de marzo, de negociaciones sobre un acuerdo político entre los insurgentes y una delegación de afganos que incluyera a funcionarios del Gobierno.

Sin embargo, el proceso se estancó debido a la exigencia de los talibanes de que Kabul liberara a 5.000 prisioneros y al bloqueo político que ha debilitado las conversaciones de paz interafganas. Los insurgentes piden que se les otorgue la salida a todos los prisioneros de una sola vez, mientras que el Gobierno afgano se ha ofrecido a hacerlo de manera escalonada.

Un trabajador sanitario afgano con equipo de protección comprueba la temperatura de una mujer antes de la toma de posesión del presidente afgano Ashraf Ghani como presidente, en el Palacio Presidencial de Kabul, Afganistán, el 9 de marzo de 2020.
Un trabajador sanitario afgano con equipo de protección comprueba la temperatura de una mujer antes de la toma de posesión del presidente afgano Ashraf Ghani como presidente, en el Palacio Presidencial de Kabul, Afganistán, el 9 de marzo de 2020. © Mohammad Ismail / Reuters

A esta situación se ha sumado ahora la crisis mundial por la pandemia del coronavirus, con 42 casos positivos detectados hasta la fecha en Afganistán, por lo que ambas partes han solicitado elevar las precauciones con esos presos para evitar una posible infección.

Con Reuters y EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.