Saltar al contenido principal

China: la brusca caída en los casos diarios de Covid-19 aviva la esperanza

Hombres con máscaras protectoras acuden a la Gran Muralla en Beijing, en su primer día de reapertura el 24 de marzo de 2020.
Hombres con máscaras protectoras acuden a la Gran Muralla en Beijing, en su primer día de reapertura el 24 de marzo de 2020. © Thomas Peter / Reuters

En su pico más alto, en febrero de este año, el país llegó a registrar más de 15.000 casos diarios confirmados de coronavirus y hoy la cifra se estabilizó en dos dígitos por día, la mayoría de ellos, importados. El zoológico de Beijing reabrió sus puertas y en Hubei se acabará la cuarentena.

Anuncios

Cuando, el 19 de marzo de 2020, China anunció que no registró ningún caso de contagio local de coronavirus, lo hizo con bombos y platillos: era la primera vez que esto ocurría desde que inició el brote en la ciudad de Wuhan. Una luz de esperanza se encendió, en medio de la preocupación por la pandemia.

Ese día, el número de contagiados que registraron las autoridades fue de 34, todos ellos clasificados como "importados", es decir, viajeros procedentes de otros focos de la pandemia. Desde entonces, la cifra se ha mantenido relativamente estable y con muy pocos casos locales.

Para el Gobierno chino, las estadísticas recientes, con corte a este martes 24 de marzo, son alentadoras: en los últimos cinco días, solo se han registrado cinco casos locales y la cifra de muertes se mantuvo en un dígito por sexto día consecutivo. Atrás quedaron esos días de febrero en que los contagios contabilizaban hasta 15.000 afectados en apenas un día, solo en la provincia de Hubei, cuya capital es Wuhan.

Trabajadores de la limpieza, con trajes de protección, desinfectan una sala de espera en la estación de tren de Wuhan que lleva cerrada varias semanas a causa del brote de  coronavirus, en Wuhan, provincia de Hubei, China, el 24 de marzo de 2020.
Trabajadores de la limpieza, con trajes de protección, desinfectan una sala de espera en la estación de tren de Wuhan que lleva cerrada varias semanas a causa del brote de coronavirus, en Wuhan, provincia de Hubei, China, el 24 de marzo de 2020. © Stringer vía Reuters

China quiere volver a la normalidad, en medio del pánico mundial

Mientras el resto del mundo emprende acciones cada vez más estrictas para contener la rápida propagación del coronavirus, el gobierno de China comienza a flexibilizarlas, en medio de un aparente comienzo del retorno a la normalidad en algunas zonas.

La reapertura, este martes, del sector más popular de la Gran Muralla China (Badaling), así como del zoológico de Beijing, son apenas una pequeña muestra de la confianza del Gobierno chino en que lo peor de la pandemia ya pasó. A pesar de la reapertura, persisten algunas restricciones y el número de visitantes se restringe a poco menos de 20.000 personas por día.

Además, la provincia de Hubei, donde se originó la pandemia de coronavirus, comenzó a relajar sus restricciones de viaje impuestas desde el 23 de enero para las personas que abandonan la región. La medida será eliminada a partir del 25 de marzo para Hubei y del 8 de abril para Wuhan.

Sin embargo, los expertos en salud creen que el país no debería bajar la guardia, asegurando que el riesgo de infecciones en el extranjero parece estar en aumento.

En otras partes del país, aparte de Hubei, las autoridades han seguido imponiendo controles y cuarentenas más estrictas y han desviado los vuelos internacionales desde Beijing a otras ciudades chinas.

La ciudad sureña de Shenzhen dijo el martes que evaluará todas las llegadas de viajeros y el territorio chino de Macao prohibirá la entrada a los visitantes de Hong Kong y Taiwán.

Con Reuters y EFE

 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.