Francia entra oficialmente en emergencia sanitaria en su lucha contra el Covid-19

Un grupo de personas hace cola para hacerse el test de coronavirus fuera del hospital La Timone en Marsella, en el sur de Francia, el 24 de marzo de 2020. El Hospital Universitario Mediterráneo en Marsella, dirigido por el profesor Didier Raoult, está realizando pruebas clínicas de Covid-19 a los pacientes que presentan síntomas a fin de realizar ensayos con el tratamiento a base de cloroquina, a pesar de las instrucciones en contra de ese tratamiento impuestas desde el Ejecutivo.
Un grupo de personas hace cola para hacerse el test de coronavirus fuera del hospital La Timone en Marsella, en el sur de Francia, el 24 de marzo de 2020. El Hospital Universitario Mediterráneo en Marsella, dirigido por el profesor Didier Raoult, está realizando pruebas clínicas de Covid-19 a los pacientes que presentan síntomas a fin de realizar ensayos con el tratamiento a base de cloroquina, a pesar de las instrucciones en contra de ese tratamiento impuestas desde el Ejecutivo. © EFE
8 min

Este 24 de marzo fue publicada en el diario oficial la ley que da más poderes al Ejecutivo para luchar contra la epidemia del coronavirus. La oposición de izquierda y derecha critican un texto que da demasiados poderes al Gobierno de Macron.

Anuncios

Desde este 24 de marzo los franceses en confinamiento por el coronavirus podrán seguir haciendo deportes, pero no alejarse más de un kilómetro de sus casas. En general, solo podrán salir a la calle una hora por día y los mercados cubiertos serán cerrados en aquellas localidades donde haya otra alternativa de aprovisionamiento de víveres.

Son parte de las medidas que incluye la ley de urgencia sanitaria que regirá por dos meses, con posibilidad de alargarse, según advierten las autoridades, para hacer frente al coronavirus y que fue publicada este martes en el diario oficial francés.

Para preparar a la población, el lunes en la noche, el primer ministro Édouard Philippe adelantó parte de las medidas en un mensaje televisado por la cadena 'TF1'.

Philippe advirtió que "no  dudaremos" en declarar un toque de queda "si la situación sanitaria lo impone".  Según el jefe de Gobierno, "no queremos hacerlo a nivel país" pero "hemos dados instrucciones a los prefectos de acercarse a los alcaldes que localmente crean que hay necesidad" de instaurarlo.

De hecho es la situación que ya se vive en la ciudad de Valence, al  sur de Francia, que desde el sábado y hasta el 30 de marzo impone un toque de queda entre las 21:00 y las 6:00. Una treintena de ciudades, entre ellas Niza en la costa mediterránea, han tomado medidas semejantes.

El jefe de Gobierno galo explicó también que las salidas por razones de salud serán supervisadas y solo se autorizará aquéllas que tengan que ver con el coronavirus o cuando se trate de citas realmente urgentes e imprescindibles y con una orden del médico.

Philippe evocó también la difícil situación de personas fallecidas estos días ya sea por coronavirus o no. El funcionario dijo que aunque sabe que "es doloroso no poder ir al entierro de un amigo o un familiar (…) hemos querido preservar la humanidad de ese momento, pero también las consignas de seguridad", por lo que estos rituales serán realizados en quórum reducido.

Anuncian multas más severas para quienes incumplan las consignas

El primer ministro francés recordó que las multas para quienes no respeten las normas de confinamiento serán aumentadas. En un comienzo, quien no cumpliera las restricciones debía pagar 38 euros; ahora aumentó a 135 euros. Ahora quien reincida al infringir las normas de confinamiento se expone a una multa de 1.500 euros de castigo si lo hace en un plazo de 15 días y hasta a 3.700 euros o incluso seis meses de cárcel si reincide cuatro veces en un mes.

La ley incluye también el aplazamiento de la segunda vuelta de las elecciones municipales que debiera haberse realizado el 22 de marzo, pero que fue pospuesta por el confinamiento impuesto en Francia.

El texto autoriza también a tomar medidas económicas para ayudar a las empresas más afectadas por la epidemia y por las que el Estado ha previsto endeudarse al menos en 500.000 euros. La ley permite también al Estado embargar ciertos bienes o lugares de propiedad privada como un taxi, un hospital e incluso material médico que pueda servir para tratar el mortal brote.

"Creemos que la unidad, la confianza no se pueden decretar: se construyen, se ganan"

Durante el debate de la ley, parlamentarios tanto de la derecha como de la izquierda criticaron las "amplias" restricciones a las libertades y el "poder colosal" otorgado al Gobierno.

Elsa Faucillon, diputada comunista, explicó que su partido propuso que más allá del Parlamento, exista "un comité de monitoreo" que incluya "científicos, representantes del mundo del trabajo, actores sociales y económicos. Creemos que la unidad, la confianza no se pueden decretar: se construyen, se ganan. Otorgar plenos poderes al Ejecutivo es correr el riesgo de una falta de transparencia y cooperación", dijo la política.

02:35

Según el último informe en Francia, la epidemia de Covid-19 ha provocado la muerte de 860 personas desde el comienzo de la epidemia, incluidas 186 en las últimas 24 horas. Actualmente, más de 2.000 personas están en cuidados intensivos.

Desde que comenzó el confinamiento el pasado 17 de marzo, la Policía ha realizado cerca de 1,8 millones de controles y ha identificado más de 90.000 violaciones por incumplimiento de las restricciones, según Alain Thirion, director general de la seguridad civil y gestión de crisis.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24