Saltar al contenido principal

Nueva York: ¿nuevo epicentro mundial de la pandemia del Covid-19?

Un hombre usa una máscara protectora mientras camina por Wall Street durante el brote de coronavirus en la ciudad de Nueva York, Nueva York, EE. UU., 13 de marzo de 2020
Un hombre usa una máscara protectora mientras camina por Wall Street durante el brote de coronavirus en la ciudad de Nueva York, Nueva York, EE. UU., 13 de marzo de 2020 © REUTERS / Lucas Jackson

El primero de marzo en Estados Unidos eran 74 los casos de infectados por coronavirus, 23 días después son más de 50.000 y centenares de fallecidos. Y Nueva York, su ciudad más importante, es hoy el epicentro mundial de la crisis.

Anuncios

Sebastián Villamizar, colombiano y candidato a doctorado en Sociología de Cuny Graduate Center de la Universidad de Nueva York, vive en Brooklyn y resume en una palabra el porqué Nueva York es hoy el centro de la pandemia que amenaza al mundo: escepticismo.

“Hubo escepticismo del gobierno, tanto el distrital, que tomó medidas antes que el nacional, como de la gente al principio”, explica Villamizar ante el incremento constante de casos de coronavirus. Según el Instituto Johns Hopkins, que monitorea el crecimiento de la enfermedad, la ciudad de Nueva York tiene este 24 de marzo, 14.904 casos confirmados, de los cuales 125 personas han muerto y ninguno se ha recuperado.

La ciudad de ocho millones de habitantes tiene el 6% de los casos confirmados de Covid-19 en el mundo, según la BBC, y tiene 40% más de casos per capita que Italia. Los ingredientes están servidos para que el destino de la rica ciudad sea similar al del país Europeo.

El gobernador del estado, el demócrata Andrew Cuomo, aumentó las restricciones a medida que los casos crecían, pero para algunos residentes se demoró, “tomó la decisión más pronto que el nacional, pero fue muy tarde” explica Villamizar, que ante el temor de la expansión del virus decidió aislarse voluntariamente: “voy para quince días en cuarentena en mi casa”, agregó.

Cuomo cerró colegios, bares y restaurantes, y pidió a los residentes no salir, pero el incremento de contagiados sigue su curso. En rueda de prensa el gobernador explicó "el índice de nuevas infecciones se duplica cada tres días. Eso es un aumento dramático”.

Villamizar cree que hay una tensión en Estados Unidos, entre tomar medidas que puedan afectar la economía del país y las drásticas medidas de aislamiento que pueden disminuir la curva de crecimiento del virus. “Es una tensión difícil, acá en Nueva York la gran mayoría de los restaurantes son operados por migrantes, corren el riesgo de irse a la quiebra. Pero hasta ahora las medidas que se han tomado benefician más a las grandes empresas.”

El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, habla durante una conferencia de prensa en el Almacén de Manejo de Emergencias de la Ciudad de Nueva York, donde llegaron 400 ventiladores y fueron enviados para su distribución, debido a las preocupaciones sobre la rápida propagación de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) en Brooklyn ciudad de Nueva York, EE. UU., 24 de marzo de 2020.
El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, habla durante una conferencia de prensa en el Almacén de Manejo de Emergencias de la Ciudad de Nueva York, donde llegaron 400 ventiladores y fueron enviados para su distribución, debido a las preocupaciones sobre la rápida propagación de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) en Brooklyn ciudad de Nueva York, EE. UU., 24 de marzo de 2020. © REUTERS - CAITLIN OCH

Una ciudad en crisis en medio de una relación tensa entre gobernantes

El panorama  en Brooklyn, un distrito convulso y dinámico de Nueva York, cambió radicalmente en los últimos dos días.  Los habitantes empezaron a entender la crisis que deben enfrentar, “era de esperarse, Nueva York es un centro global, llega gente de todo el mundo y hay una altísima probabilidad de contagio”.

Al norte de la ciudad, en Harlem, la situación no es muy distinta. Joaquín Tobar, arquitecto de El Salvador, y residente desde hace dos años, explica que las restricciones son cada día más visibles en la cotidianidad de la gente.

“En los supermercados empezaron a verse unas filas enormes para comprar, hay desabastecimiento de algunos productos, incluso mi esposa y una amiga de ella intentaron comprar unas cosas, pero no pudieron entrar al supermercado”.

Harlem es un distrito de mayoría afroamericana, un sector de la población que puede sufrir la crisis con mayor fuerza. En Estados Unidos hay, por lo menos, 30 millones de personas que no tienen acceso a un seguro médico, un 8.5% de la población total del país. De ellos, los más desprotegidos son las personas desempleadas, los migrantes ilegales y sectores hispanos y afroamericanos.

Tobar dice que la situación es dramática, en un hostal donde vivió los primeros días ya hubo un fallecido por el virus. “La realidad ha empeorado progresivamente”, agregó.

El alcalde de la ciudad, el también demócrata Bill de Blasio, alertó que no cuenta con suficientes respiradores o personal médico para cubrir la demanda de las personas contagiadas. “Este es solo el comienzo de algo que empeorará en abril y mayo, y tenemos que prepararnos, tenemos que cambiar la manera en que vivimos, y necesitamos absolutamente toda la ayuda de Washington” dijo en entrevista a CNN.

La  relación de los mandatarios distritales con el presidente republicano Donald Trump, un residente por años de la ciudad, no es la mejor. El gobernador del Estado manifestó su frustración de que el gobierno federal le haya hecho llegar 400 respiradores de 30.000 que necesita. Y Trump, por su parte, dijo que debió haber pedido la ayuda en su momento.

El presidente no ha querido tomar medidas más drásticas de aislamiento nacional para evitar afectar a la economía. Cuomo dijo en una convención haciendo alusión a esa negativa: “ningún ciudadano estadounidense va a pedir que aceleren el crecimiento de la economía a costo de la vida humana”.

Trump, en campaña por su reelección, argumentó en redes sociales  que “no puede dejar que el remedio sea peor que la enfermedad”

En Nueva York hay 53.000 camas hospitalarias disponibles, pero se requieren 140.000

En Harlem, las calles están vacías y el número de casos aumenta cada día. Tobar todavía siente que lo que pasa es algo inimaginable, “todo ha sido como fuera de la realidad, siento que el presidente toma decisiones lentas, las medidas no han sido tan fuertes, tan disciplinadas, para que todos tomemos más consciencia. Hice screenshots para mi familia, hace una semana eran como mil casos, hoy más de 40.000 es alarmante.”

En Nueva York hay 53.000 camas disponibles, pero las proyecciones dicen que se requieren 140.000 para lidiar con la emergencia. El vicepresidente Mike Pence explicó que solo hay 120.000 camas en deposito, en una ciudad donde la tasa de infección se dobla cada tres días. El pico, según el gobernador y su equipo asesor, puede llegar en 14 o 21 días.

El presidente Trump, en una de sus últimas declaraciones, dijo que esperaba reactivar la vida empresarial de la ciudad cuando finalice el cierre el próximo 12 de abril. La Organización Mundial de la Salud advirtió que Estados Unidos tiene el potencial de convertirse en el principal foco de la pandemia.

Con Reuters y EFE

 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.