Chile levanta cuarentena en pueblo patagónico donde llegó crucero con casos de Covid-19

Anuncios

Santiago (AFP)

Famosa por las escaleras de madera que recorren todo el pueblo, la pequeña Caleta Tortel, en la Patagonia chilena, dejará atrás el sábado la cuarentena decretada luego de que un turista que bajó de un crucero fue diagnosticado de coronavirus.

La medida fue adoptada el sábado 14 de marzo, cuando un turista británico de 82 años bajó de un barco en este pueblo de unos 500 habitantes sintiéndose mal, y luego dio positivo al coronavirus -como otros pasajeros del buque-, convirtiéndose en la primera localidad de Chile en adoptar un confinamiento total y obligatorio.

"Durante todo este periodo, las personas han cumplido efectivamente la cuarentena y van a poder salir de esa comuna para poder circular en otras regiones", anunció este viernes la subsecretaria de Salud, Paula Daza, cuando en todo Chile se reportan 1.610 contagios y cinco fallecidos.

En contraposición, la noche del jueves comenzó a regir una cuarentena total en siete comunas de Santiago -donde viven 1,3 millones de personas- y se decretó a partir de mañana la misma medida en la ciudad de Temuco y Padre Las Casas, en el sur del país.

Adicionalmente rige toque de queda nocturno en todo Chile.

La mayor dificultad de Caleta Tortel es su acceso en la región de Aysén, en la Patagonia chilena, distante a entre cinco a seis horas de un centro urbano.

Bajo cuarentena permanecieron unas 800 personas, entre ellos algunos turistas que quedaron varados en este lugar y sin poder volver a salir, pasaron todo este periodo en un albergue.

Desde que se conoció el caso de Caleta Tortel, en otras localidades y puertos de desembarque habitual de cruceros en el sur de Chile sus habitantes levantaron barricadas y protestaron para evitar que sus pasajeros descendieran, antes de que se prohibiera la llegada de estos barcos en todo el país.

En la ciudad de Punta Arenas (sur) y en el puerto de San Antonio (centro) se impidió el desembarco del crucero Zaandam, que con 1.800 pasajeros, más de un centenar de ellos con síntomas de gripe- navega con rumbo a Panamá.