La historia del crucero Zaandam, que está en cuarentena en Panamá por Covid-19

Las autoridades navales de Panamá custodian el crucero Zandaam que está en cuarentena por tener dos casos confirmados de Covid-19.
Las autoridades navales de Panamá custodian el crucero Zandaam que está en cuarentena por tener dos casos confirmados de Covid-19. © Carlos Lemos / EFE

La pesadilla que viven cerca de 2.000 personas a bordo del crucero Zaandam podría terminar pronto, si logran un traslado a otra embarcación en las aguas de Panamá. La situación está en su punto más crítico desde que el 27 de marzo murieron cuatro viajeros y dos más fueron confirmados como los primeros contagiados dentro del barco. 

Anuncios

La historia de los pasajeros del crucero Zaandam comenzó el 7 de marzo en Buenos Aires, Argentina, de donde partieron con la esperanza de llegar el 30 de marzo al estado de Florida, en Estados Unidos. El itinerario siguió con total normalidad durante una semana, al punto que el 14 de marzo desembarcaron durante un tiempo en la ciudad chilena de Punta Arenas. Pero esa fue su última salida. El primer traspié llegó el 22 de marzo, cuando 32 personas presentaron síntomas de gripe y la compañía tomó las medidas iniciales. 

“Esta mañana a bordo de Zaandam, 13 viajeros y 29 tripulantes se presentaron en el centro médico del barco con síntomas similares a los de la influenza. Por precaución, se pide a todos los huéspedes que permanezcan en sus camarotes hasta que tengamos más información”, anunció Holland America Line, la naviera dueña del crucero. 

Con los días, los contagiados aumentaron hasta llegar a 53 pasajeros y 85 tripulantes con la misma sintomatología de gripe. Pero la situación todavía no escalaba, pues ninguno de ellos estaba confirmado como un caso de Covid-19.

El panorama empeoró aún más el viernes 27 de marzo cuando llegaron a las costas panameñas con la intención de cruzar el Canal y seguir con su ruta de viaje. Contrario a lo que esperaban, las autoridades de ese país prohibieron el paso y luego pusieron el crucero en una zona de cuarentena por las alarmas que prendían los síntomas de gripe. 

Las sospechas se terminaron de confirmar horas después. En la embarcación se hicieron exámenes para detectar el coronavirus y dos pacientes resultaron positivos. Además, murieron cuatro adultos mayores sin que se sepan las causas de sus decesos. Solo se conoce que estas personas eran de Estados Unidos, Suecia, Reino Unido y Países Bajos. “Los cadáveres se mantendrán a bordo de la nave y serán desembarcados al llegar a su destino”, comunicó la empresa. 

La confirmación de los primeros casos y la muerte de los cuatro viajeros potenció un plan de rescate de quienes están confinados en sus recámaras. Este consiste en la ayuda del crucero Rotterdam, que partió desde San Diego en EE. UU. y es una embarcación igual a la afectada. El viernes comenzó a proveerles comida, combustible, pruebas del Covid-19 y más personal clínico, pues el Zaandam partió originalmente con cuatro médicos y cuatro enfermeras para las 1.829 personas a bordo.

Sin embargo, la intención final es que puedan pasar a la nueva embarcación cerca de 400 personas que no presentan síntomas, priorizando a los mayores de 70 años, como anunció la empresa en un comunicado. A su vez, las autoridades panameñas dan un parte de tranquilidad al afirmar que seguirán con los protocolos necesarios. “La operación se está realizando ocho millas fuera de la costa, así que eso no representa ningún tipo de riesgo para la población (de Panamá)”, explicó Noriel Araúz, ministro de Asuntos Marítimos del país y agregó que ninguno de los pasajeros arribará al territorio nacional. 

En cuanto al resto de pasajeros, la empresa Holland America Line anunció que “cualquier viajero que esté actualmente enfermo o aislado por haber sido un contacto estrecho, y toda la tripulación permanecerán en Zaandam”.

Todavía no se conoce a dónde serán dirigidos los pasajeros desembarcados ni cuál será el tratamiento para quienes siguen confinados en el crucero. Por eso, aunque muchos podrán terminar pronto con el temor de estar encerrados en un crucero con dos casos de coronavirus, para otros el final todavía está lejos. 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24