Los Juegos Olímpicos de Tokio se disputarán entre julio y agosto de 2021

Un ciudadano japonés toma una foto del reloj que marca la cuenta regresiva a los Juegos Olímpicos de Tokio, ajustada tras el anuncio de las nuevas fechas en 2021, el 30 de marzo de 2020.
Un ciudadano japonés toma una foto del reloj que marca la cuenta regresiva a los Juegos Olímpicos de Tokio, ajustada tras el anuncio de las nuevas fechas en 2021, el 30 de marzo de 2020. © Kyodo vía Reuters

Los organizadores de la cita deportiva pospuesta por la pandemia de Covid-19 informaron que se llevará a cabo del 23 de julio al 8 de agosto, en el mismo espacio del calendario reservado para la actual edición.

Anuncios

Tokio 2020 ya piensa en 2021. Sin grandes sorpresas, el Comité Organizador de los Juegos Olímpicos indicó que la máxima cita deportiva se llevará a cabo del 23 de julio al 8 de agosto del próximo año, días después de que se confirmara su postergación debido a la pandemia de Covid-19, en medio de crecientes presiones de atletas y organizaciones deportivas por la demora en la toma de decisiones del COI.

De esta manera, los primeros Juegos aplazados de la historia -el encuentro sólo se ha cancelado tres veces en tiempos de guerra- se disputarán en el mismo lote del calendario reservado para la actual edición, durante el verano boreal.

En la misma línea, los Juegos Paralímpicos se desarrollarán del 24 de agosto al 7 de septiembre de 2021, moviéndose también un año de su programación original.

En un comunicado, el Comité Olímpico Internacional (COI) indicó que las nuevas fechas "dan a las autoridades sanitarias y a los organizadores el máximo tiempo para lidiar con los cambios y problemas que ha traído la pandemia de Covid-19", a la vez que "buscan minimizar los problemas que posponer los Juegos pueda causar al calendario internacional".

Por su parte, el presidente del Comité Organizador, Yoshiro Mori, indicó que la programación de las nuevas fechas "solo acelerará nuestro proceso" de preparación para la cita olímpica.

"Los Juegos Olímpicos de Tokio y su entrega exitosa serán la forma de superar todos los problemas que enfrenta el mundo y podrían ser un símbolo de esto. Estos juegos tendrán una gran importancia histórica", subrayó Mori.

En tanto, el director ejecutivo de Tokio 2020, Toshiro Muto, subrayó que la decisión de mover un año los Juegos -tomada tras una teleconferencia con el presidente del COI, Thomas Bach- contó con el apoyo de las federaciones deportivas internacionales y estuvo basada en tres consideraciones principales: proteger la salud de los atletas, salvaguardar los intereses de los deportistas y el olimpismo y el calendario internacional.

Tanto Mori como Muto coincidieron en que los costos de la reprogramación serán "masivos" para Japón, que invirtió 13.000 millones de dólares en el período previo al evento y recaudó 3.000 millones de patrocinadores nacionales.

Muto prometió que habrá transparencia en el cálculo del impacto y la división de esos gastos extra. "Dado que (los Juegos Olímpicos) estaban programados para este verano, todos los lugares habían dejado de organizar otros eventos durante este tiempo, entonces, ¿cómo abordamos eso?", se preguntó.

"Además, deberá haber garantías cuando reservemos las nuevas fechas, y existe la posibilidad de que esto incurra en pagos de alquiler. Por lo tanto, habrá costos incurridos y tendremos que considerarlos uno por uno. Creo que será el proceso más duro", admitió.

Los Juegos en primavera, una posibilidad descartada

Más allá de que los organizadores y el COI hayan tomado la decisión más lógica al aplazar un año los Juegos Olímpicos, las nuevas fechas no estuvieron ajenas a la discusión. Las partes admitieron que sobre la mesa estuvo la posibilidad de disputar la cita en tiempos de primavera, en lugar de verano.

La primavera en Japón habría coincidido con el florecer de los cerezos ("sakura"), un vistoso fenómeno en el país, y con el décimo aniversario del terremoto y el tsunami de 2011, además de evitar el intenso calor y humedad del verano japonés, así como la época de tifones que suelen azotar a la región.

"Son unas circunstancias que siempre se dan en verano y por tanto tomaremos las preocupaciones necesarias", explicó Yoshiro Mori.

Finalmente, prevaleció la opción del verano porque evita la superposición de los Juegos Olímpicos con otros eventos como la Eurocopa o la Copa América de fútbol y la definición de campeonatos deportivos en Estados Unidos. Además, brinda el mayor tiempo posible a los atletas para completar su clasificación a la cita y su preparación para el encuentro.

Asimismo, Mori agregó que varias de las decisiones tomadas sobre las pruebas, como la mudanza de la maratón olímpica a Sapporo por las altas temperaturas, podrían ser revisadas, al igual que otras ligadas a competiciones olímpicas cuyas sedes podrían verse afectadas por la reprogramación.

Las federaciones deportivas celebraron las nuevas fechas y reprograman sus competencias

Rápidamente, tras la confirmación de las nuevas fechas, varias federaciones deportivas internacionales celebraron la decisión, entre ellas World Athletics, FINA y FIFA.

Desde World Athletics, ente rector del atletismo a nivel mundial, subrayaron que la postergación "les da a nuestros atletas el tiempo que necesitan para volver a entrenar y competir". A su vez, informó que trabaja en la reprogramación del Campeonato Mundial en Oregon (Estados Unidos), que pasará de 2021 a 2022.

En la misma línea, el presidente de la Federación Internacional de Natación (FINA), el uruguayo Julio C. Maglione, reconoció en un comunicado que el COI y los organizadores "han reaccionado con gran rapidez y profesionalidad". Ahora, el organismo iniciará las consultas para reubicar en el calendario los Mundiales de Fukuoka, que debían disputarse del 16 de julio al 1 de agosto de 2021.

Por su parte, la FIFA, organismo rector del fútbol mundial, dio la bienvenida a las nuevas fechas y dijo que "espera con ilusión unos excelentes torneos olímpicos de fútbol".

En un comunicado, la entidad también indicó que ofrecerá más información sobre su competición olímpica más adelante. Uno de los problemas a resolver será el límite de edad del torneo: al ser una competencia de menores de 23 años, muchos de los seleccionados clasificados perderían a jugadores que consiguieron el boleto a Tokio 2020, por lo que la FIFA podría evaluar elevar la vara a Sub 24.

Con Reuters, AP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24