La reacción de Bolsonaro sobre el Covid-19 que preocupa al presidente de Argentina

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, a su salida del Palacio de la Alvorada el 30 de marzo de 2020 en Brasilia.
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, a su salida del Palacio de la Alvorada el 30 de marzo de 2020 en Brasilia. © Joédson Alves / EFE

Para Alberto Fernández, la estrategia del gobierno de su homólogo brasileño puede desatar un "espiral de contagios" y oscurecer el panorama regional en medio de la lucha por contener la expansión del brote.  

Anuncios

Fernández lamentó la reacción de Bolsonaro. El primero, en su rol como presidente de Argentina, dijo estar preocupado por las directrices de su homólogo brasileño, de cara a la batalla por contener la propagación del Covid-19.

Según Fernández, para el panorama regional es peligroso que Bolsonaro no "entienda la gravedad del problema" y que, por ello, no acate las medidas de aislamiento preventivo recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

En una entrevista concedida por el líder argentino a la estación Radio con Vos, de la ciudad de Buenos Aires, este expresó su preocupación frente a la actitud del político brasileño al instar a sus ciudadanos a retomar sus rutinas habituales a pesar del aumento de los casos en esa nación, que ya superan los 4.000. 

La relación comercial entre Brasil y Argentina 

Y es que la relación entre estos países es muy estrecha no solo por los límites territoriales que los hacen compartir una frontera de poco más de 1.100 kilómetros, sino también porque Brasil es el principal socio comercial de Argentina y el destino clave de sus actividades de exportación. 

"Brasil es el 70% del Producto Bruto sudamericano y es nuestro principal socio económico (...) Uno teme que, con esta lógica, Brasil entre en el mismo espiral de contagios en el que entró España, Italia o Estados Unidos, que cuando declararon la cuarentena ya era tarde", aseguró Fernández. 

Menos de 24 horas antes de que el mandatario argentino se refiriera a las órdenes de Bolsonaro, el brasileño precisó que su nación no podía detenerse, en un mensaje abiertamente contrario al que había sido ofrecido por Luiz Henrique Mandetta, el ministro de Salud, quien reiteró la importancia del aislamiento.

En su cuenta de Twitter, Bolsonaro publicó dos contenidos que fueron retirados por la plataforma por ser catalogados como material que violaba las normas de la red social y que podría poner en riesgo a los ciudadanos. Sin embargo, en un trino que no fue borrado, el jefe de Estado equipara la propagación del virus con el hambre que pueden padecer quienes no pueden cumplir con la cuarentena recomendada. 

"Tenemos dos problemas que no se pueden disociar: el virus y el desempleo. Ambos deben ser tratados de manera responsable. Pero si el medicamento es demasiado, el efecto secundario será mucho más desastroso", señaló el brasileño. 

En un tono opuesto, la Administración de Fernández no solo cerró sus fronteras, sino que extendió hasta el 12 de abril el periodo de aislamiento que comenzó el 20 de marzo Allí, se han presentado, hasta el momento, 820 casos y 22 muertes. 

Dos perspectivas contrarias sobre una misma emergencia: las vidas en riesgo por cuenta del contagio de un virus contra el que, si bien todavía no existe una vacuna, puede ser combatido con el aislamiento y la colaboración de todos. 

Con EFE, AFP y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24