Saltar al contenido principal

Cuba suspende su desfile del 1 de mayo por la COVID-19

Anuncios

La Habana (AFP)

Cuba anunció el martes la suspensión de su emblemático desfile del 1 de mayo, que se realiza todos los años en la Plaza de la Revolución de La Habana, como medida de prevención ante la pandemia del COVID-19.

"Se ha tomado (la decisión) en el buró político, presidido por el general Raúl Castro como primer secretario del Comité Central del Partido (Comunista de Cuba), de suspender el desfile del 1 de mayo", dijo el presidente Miguel Díaz-Canel durante una reunión con sus ministros, transmitida por la TV estatal.

Desde el triunfo de la revolución cubana en 1959, el desfile por el Día del Trabajo en Cuba se convirtió en una de las mayores actividades del gobierno socialista donde, según las autoridades, se llegan a congregar en la capital a más de 1 millón de personas.

El desfile de La Habana es replicado en las ciudades del interior de la isla.

La última vez que esta actividad fue suspendida ocurrió en los años 1994 y 1995, cuando Cuba enfrentaba una dura crisis económica a la que se le denominó "período especial", tras la caída de la Unión Soviética.

Díaz-Canel pidió a la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), a cargo de la organización del evento, ofrecer alternativas para celebrar la fecha dentro del aislamiento social, tal vez colocando banderas en locales, con aplausos desde casa o con una especie de "desfile virtual".

A la fecha, Cuba presenta 186 casos confirmados de COVID-19, con 6 fallecidos. El ministerio de Salud anunció la llegada a la isla de 100.000 kits de pruebas rápidas que permitirán acelerar los diagnósticos.

La isla, que ya tenía sus fronteras cerradas para el ingreso de turistas desde el 24 de marzo, anunció el martes que ya no permitirá a llegada de residentes, quienes debían ser puestos en cuarentena de manera preventiva al entrar en el país.

"Se ha tomado la decisión de suspender el arribo al país de todo tipo de aeronave que traslade pasajeros", dijo el primer ministro, Manuel Marrero, quien explicó que la medida no afecta al comercio.

"El arribo de pasajeros sigue siendo un riesgo a la salud de las personas", agregó.

Mientras tanto, unos 13.000 turistas extranjeros aún permanecían en Cuba hasta el domingo, confinados en hoteles de forma preventiva, esperando sus vuelos de retorno. Hasta el momento, ellos aún pueden dejar el país de acuerdo a las disponibilidades.

Cuba también dio un plazo de 48 horas para que embarcaciones extranjeras de paseo y de pasajeros se retiren de sus aguas territoriales, en vista que las fronteras están cerradas. Se prestará apoyo humanitario en caso de ser necesario dijo Marrero.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.