Disidente cubano Ferrer deja cárcel y cumplirá prisión domiciliaria

Anuncios

La Habana (AFP)

El líder opositor cubano José Daniel Ferrer dejó este viernes la cárcel, donde estuvo seis meses, y cumplirá una condena domiciliaria de cuatro años y medio por agresión, según él mismo contó, en un caso que generó el reclamo de Washington.

"Mi condena quedó en cuatro años y seis meses de prisión domiciliaria, pero a mí no me dieron la sentencia porque me negué a firmar el documento de que la había recibido" dijo Ferrer a la AFP vía telefónica desde Santiago de Cuba, 900 km al este de La Habana, en donde reside.

"No estamos en libertad, estamos condenados y yo no acepto esa condena. A mí o me encarcelan o me tendrán que dejar en libertad porque voy a seguir en la calle", aseguró.

Ferrer, de 49 años, y otros tres miembros de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), considerada ilegal en la isla, fueron detenidos el 1° de octubre pasado, bajo cargos de agresión y secuestro al también disidente Sergio García, quien los acusó.

La fiscalía había pedido nueve años de cárcel para Ferrer. Finalmente, todos recibieron prisión domiciliaria, de entre tres a cinco años.

José Daniel "está delgado, parece un anciano, pero con mucho ánimo para seguir en la lucha", dijo por su parte su hermano, Luis Ferrer, desde Estados Unidos.

La diplomacia estadounidense, había pedido su liberación. Para la administración Trump, José Daniel Ferrer es un defensor de los derechos humanos y había pedido su liberación inmediata.

Según las autoridades cubanas, Ferrer había sido detenido por delitos comunes. Cuba considera que los disidentes financiados por Estados Unidos buscan la caída del gobierno socialista.

"Me complace saber que José Daniel Ferrer y sus colegas de Unpacu se encuentran con sus familias desde hoy. Insto al gobierno cubano a retirar todos los cargos y hacer de esta una liberación incondicional", dijo la encargada de Negocios de la Embajada de Estados Unidos en Cuba, Mara Tekach.

La Unión Europea, importante socio comercial de Cuba, también había pedido que Ferrer sea sometido a un juicio justo.

Ferrer es uno de los 75 disidentes condenados en 2003 (25 años en su caso) y que en aquella ocasión fue considerado preso de conciencia por Amnistía Internacional.

Cuba lo liberó en 2011 como parte de las negociaciones del gobierno de Raúl Castro con la Iglesia Católica.