Saltar al contenido principal

Las paradisíacas islas griegas temen al coronavirus por su falta de médicos

Anuncios

Atenas (AFP)

Con los primeros casos en Miconos o Icaria, las islas griegas, verdaderos desiertos médicos a cientos de kilómetros del continente, están preocupadas por la amenaza del coronavirus, ante el temor de que su aislamiento les impida combatir la enfermedad.

"Cuanto más pequeña sea la isla a la que escapas, más dura e incluso imposible de gestionar será la enfermedad", advirtió el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, el 19 de marzo, antes de decretar el confinamiento general de la población.

Desde hace dos semanas, solo se permite a los residentes permanentes ir a las islas. Los demás, para poder embarcar, deben llevar una copia de la declaración de impuestos como comprobante de que están domiciliados.

Algunos atenienses y extranjeros han logrado eludir la prohibición y trasladarse a las paradisíacas islas del mar Egeo para pasar en ellas el confinamiento, con la esperanza de protegerse de la pandemia que ha causado 57 muertos de más de 1.500 casos diagnosticados en Grecia.

Pero en las pequeñas islas griegas los médicos y equipos de reanimación escasean. Para evacuar a los enfermos de las 200 islas habitadas, el servicio de atención médica de urgencia cuenta con cinco helicópteros.

"Si hay un caso de coronavirus en Tilos, solo tenemos un médico y una enfermera y, por supuesto, ningún respirador", afirma Maria Kamma, alcaldesa de esta isla del Dodecaneso.

"Habrá que transportar al paciente a un hospital en helicóptero, pero si surgen varios casos en varias islas al mismo tiempo, la situación será incontrolable. El Estado griego no tiene suficientes helicópteros medicalizados", lamenta.

En Tilos, una isla de 350 habitantes, la preocupación es palpable. Más de la mitad de la población tiene más de 60 años y, pese a las recomendaciones del gobierno, el número de residentes se ha incrementado desde la pandemia.

Como muchos otros alcaldes de islas pequeñas, Maria Kamma quiere suspender completamente los enlaces marítimos durante al menos dos semanas.

Algunos habitantes van en ferri a Rodas, el centro urbano más cercano, para comprar, lo cual incrementa el riesgo de importar el virus a Tilos, añade la alcaldesa.

- "Acción criminal en Icaria"-

En la isla de Icaria, en el mar Egeo, donde una cuarta parte de la población tiene más de 80 años, el anuncio de un caso de coronavirus ha enfurecido a los habitantes: el contagiado, un joven de 25 años, vino de Londres con dos amigos.

"Su acción es criminal, vamos a abrir un proceso judicial contra este individuo", advirtió Nikos Kalambogias, alcalde de la isla. "Somos una isla pequeña aislada sin una unidad de cuidados intensivos. Toda la población está consternada", declaró a la televisión griega Star.

Se ha ordenado un confinamiento estricto para todos aquellos que han estado en contacto con el joven o sus amigos.

En la isla de Miconos, el anuncio del primer caso de coronavirus también ha causado conmoción.

El alcalde Kostas Koukas solicitó "controles más estrictos" en el aeropuerto e instó al primer ministro a "prohibir el aterrizaje de aviones privados y helicópteros" en la isla turística.

Una habitante de 69 años tuvo que ser trasladada en helicóptero a Atenas porque su estado empeoró rápidamente.

La noticia tuvo el efecto de una bomba en las islas Cícladas, destino de millones de turistas cada verano y solo unos 10.000 habitantes el resto del año.

Las autoridades griegas han calificado de "extremadamente crítica" la situación en la isla y han suspendido "la actividad en la industria de la construcción".

En la isla egea de Lesbos, donde viven 19.000 solicitantes de asilo en el hacinado e insalubre campamento de Moria, el temor a una pandemia es aún mayor.

"El hospital de Lesbos no podría hacer frente a la propagación de la epidemia en el campamento, no hay un cuarto aislado de presión negativa para aislar a los pacientes y el número de personal sanitario no sería suficiente", advierte el médico Yannis Zerdelis.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.