#DeEllosDependemosTodos

Los vendedores informales alegan que si no salen a la calle, no tienen con qué comer (5/5)

En El Salvador, los que se ven obligados a salir porque no tienen otra forma de subsistir esperan que las ayudas prometidas por el Gobierno lleguen pronto.
En El Salvador, los que se ven obligados a salir porque no tienen otra forma de subsistir esperan que las ayudas prometidas por el Gobierno lleguen pronto. © France 24

Aunque muchos son consientes de los peligros que implica salir a la calle en pleno brote de coronavirus, los vendedores ambulantes que sostienen a sus familias con lo que ganan a diario deben decidir entre acatar las órdenes de aislamiento o comer.

Anuncios

La Plaza Libertad, en San Salvador, El Salvador, luce vacía como pocas veces. Aún así, varios vendedores informales dicen verse obligados a salir y buscar los pocos sitios concurridos que quedan para sostener las necesidades básicas: alimento y vivienda. 

Son muchos los riesgos que corren estas personas que hacen todo lo contrario a las recomendaciones de las autoridades y que se enmarca en un pilar: el distanciamiento social. Ellos buscan a la gente y las pocas aglomeraciones para vender sus productos. Para una familia pobre y que vive de lo que se gana al día, el no salir y no comerciar con lo que pueda podría significar dejar de comer. 

El Salvador apenas tiene 69 casos confirmados de Covid-19 y 4 decesos. Aún así, las medidas se han extremado para evitar una propagación masiva y fatal como en otras naciones. La personas que se han visto afectadas por las disposiciones de las autoridades solo esperan que las ayudas prometidas por el Gobierno lleguen pronto y así se puedan quedar en casa como rezan las campañas institucionales.

 

+ Vea las entregas de los trabajos esenciales, aquí:

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24