Francia plantea el uso de una aplicación para rastrear los casos de coronavirus

Una mujer muestra la pantalla de su teléfono frente a un centro médico. En algunos lugares de China hay que escanear un código que indica al guardia de seguridad si esa persona estuvo en la provincia de Hubei y los desplazamientos de esa persona desde el brote de Covid-19 en Wuhan. Foto tomada en la ciudad de Guangzhou, China el 24 de febrero de 2020. © EFE
Una mujer muestra la pantalla de su teléfono frente a un centro médico. En algunos lugares de China hay que escanear un código que indica al guardia de seguridad si esa persona estuvo en la provincia de Hubei y los desplazamientos de esa persona desde el brote de Covid-19 en Wuhan. Foto tomada en la ciudad de Guangzhou, China el 24 de febrero de 2020. © EFE © EFE

Una de las opciones que se plantea el Gobierno francés para una salida progresiva del confinamiento es el rastreo digital. Una aplicación para smartphone permitiría identificar a las personas que han estado en contacto con contagiados con coronavirus. Así se limitaría la propagación del virus siempre y cuando se respeten las políticas en materia de datos personales.

Anuncios

Los franceses llevan más de 20 días en sus casas como parte del confinamiento impuesto por el Gobierno para desacelerar la epidemia de coronavirus Covid-19. Aunque la crisis continúa y se sigue luchando por aplanar la curva de contagio, las autoridades comienzan a planear cómo será el regreso a la 'normalidad'.

El primer ministro Édouard Philippe, explicaba hace unos días ante la Asamblea Nacional que la salida del confinamiento no será "de una sola vez en todas partes ni para todo el mundo". Levantar la cuarentena es una tarea delicada que debe seguir una estrategia no solo en Francia sino en todos los países alrededor del mundo.

Una de las posibilidades sería desarrollar una aplicación móvil para rastrear instantáneamente el contacto con alguien infectado por el virus. Esa es la propuesta de un grupo de investigadores médicos y de expertos en bioética de la Universidad de Oxford tras un estudio sobre la transmisión del virus. Los resultados fueron publicados en la revista 'Science' el pasado 31 de marzo.

Según el estudio, si dicha aplicación se desarrolla rápidamente y se pone en funcionamiento en buena parte del mundo, podría "ayudar de manera significativa a disminuir la tasa de transmisión y apoyar a los países para que salgan del confinamiento de manera segura".

En el metro de París, las personas que solían estar metidas como sardinas ahora se dan un gran espacio y hay muchos asientos.
En el metro de París, las personas que solían estar metidas como sardinas ahora se dan un gran espacio y hay muchos asientos. © AFP

En China y Corea del Norte el uso de los teléfonos móviles ha sido un arma eficaz para luchar contra la epidemia de coronavirus. Tanto chinos como coreanos están obligados a dar acceso a su geolocalización gracias a su teléfono móvil.

El uso de la aplicación sería de carácter voluntario

Aunque en una primera instancia el Gobierno se mostró reticente a este tipo de seguimiento, ahora lo ve como una posibilidad. Pero para dar vía libre a esto tendrá que ser compatible con la protección de los datos personales a nivel europeo, como reza el Reglamento General sobre la Protección de Datos (RGPD).

Este tipo de monitoreo "podría ser posible si cada cual accede de manera voluntaria para hacer un mejor rastreo de la circulación del virus", dijo el primer ministro francés el pasado 1 de abril ante diputados del Parlamento.

De hecho, este tipo de rastros de los desplazamientos de las personas está prohibido en el país. Por eso Édouard Philippe explicó que "estos dispositivos no existen en Francia porque no estarían permitidos por la ley. (…) Tampoco trabajamos con base en instrumentos que harían obligatorio el tracking".

Una aplicación que utilizaría la tecnología bluetooth sin rastrear la ubicación

Los autores del estudio publicado en la revista 'Science' saben que varias preguntas éticas están sobre la mesa sobre todo en cuanto a protección de la privacidad. Por eso la idea de la aplicación que ellos preconizan no usaría el rastreo por GPS sino la conexión bluetooth.

Según el estudio, uno de los problemas para rastrear los casos de infección son los pacientes asintomáticos. "Teniendo en cuenta que casi la mitad de los contagios ocurre en las etapas tempranas de la infección antes de que aparezca cualquier síntoma", resumen en la página web de la Universidad de Oxford.

El concepto de aplicación móvil al que llegaron está basado en un modelo matemático sencillo que no necesita rastrear la localización. Funciona en realidad guardando en la memoria todos los usuarios de la aplicación con los que un sujeto ha estado cerca o a proximidad en los días pasados.

En caso de que ese sujeto haya contraído el coronavirus, "esos usuarios serán notificados de manera instantánea y anónima y se les aconsejará permanecer en casa en auto-aislamiento". Asimismo, a través de la aplicación, podrían solicitarse test individuales del coronavirus. Este esquema resume el funcionamiento de la aplicación:

Esquema que muestra cómo funciona la aplicación de monitoreo de proximidad para luchar contra el Covid-19.
Esquema que muestra cómo funciona la aplicación de monitoreo de proximidad para luchar contra el Covid-19. © American Association for the Advancement of Science.

Otro punto que resalta el estudio es que la aplicación puede funcionar como una "plataforma central" para acceder a "todos los servicios de salud relacionados con el Covid-19, a información e instrucciones y como un mecanismo a través del cual se podría pedir comida o medicina a domicilio durante el auto-aislamiento".

Los autores del estudio son enfáticos en explicar que este método de algoritmo "evita toda vigilancia coercitiva", que no se trata de "imponer esta tecnología como un cambio permanente en la sociedad" sino como algo temporal en vista de la pandemia y en aras de proteger a la población. Y que es la gente la que debe "decidir si adopta o no esta plataforma".

Por otra parte, en Europa hay un proyecto que se viene desarrollando con el nombre de ‘Pan-European Privacy Preserving Proximity Tracing' (PEPP-PT). Cerca de 130 personas trabajan en el desarrollo de una aplicación que también funcionaría con las conexiones Bluetooth. Los encargados de ese proyecto también creen que el rastreo de proximidad es la vía para "regresar a la vida normal, abrir nuestras fronteras y restaurar la economía".

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24