Francia podría vivir la peor recesión económica desde la Segunda Guerra Mundial

El ministro de Economía de Francia, Bruno Le Maire, durante una rueda de prensa tras un consejo de ministros, en París, Francia, el 24 de marzo de 2020.
El ministro de Economía de Francia, Bruno Le Maire, durante una rueda de prensa tras un consejo de ministros, en París, Francia, el 24 de marzo de 2020. © Francois Mori / AFP

Es probable que el país galo viva en 2020 su más grave crisis financiera desde 1945, superando con creces el -2,2 % visto en el año 2009, según declaró el ministro francés de Economía, Bruno Le Maire.

Anuncios

La pandemia del coronavirus provocará este año en Francia, uno de los países más golpeados por el Covid-19, la mayor recesión de su economía desde el final de la Segunda Guerra Mundial en 1945, según pronosticó este 6 de abril el ministro de Economía, Bruno Le Maire.

Además, la zona euro podría estar bajo amenaza si no se limitan las divergencias económicas entre los países que integran el bloque de la Unión Europea (UE).

Le Maire declaró esto luego de celebrar virtualmente la Comisión de Asuntos Económicos del Senado en París. "La peor cifra de crecimiento económico de Francia desde 1945 fue la de 2009, después de la gran crisis financiera mundial de 2008, con el -2.2 %. Probablemente estaremos mucho más allá de -2.2 % este año", dijo el ministro. 

El Gobierno de Emmanuel Macron estimó el mes pasado en una actualización de presupuesto de emergencia que la economía se contraería 1 % en 2020, pero desde entonces indicó que tendría que revisar esa cifra, pues el parón obligatorio provocado por la crisis sanitaria del coronavirus cambió los papeles. 

Con la economía francesa, la segunda más grande de la zona euro, funcionando actualmente en dos tercios de los niveles normales, cada mes de confinamiento obligatorio impuesto por el Gobierno podría eliminar 3 puntos porcentuales del crecimiento, según estimó la agencia oficial de estadísticas INSEE el pasado marzo.

Fotografía de archivo del ministro francés de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire.
Fotografía de archivo del ministro francés de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire. © Ludovic Marin / EFE / EPA

Unos cinco millones de trabajadores franceses, uno de cada cuatro en el sector privado, han sido suspendidos por el Estado para evitar despidos permanentes masivos, según informó este lunes el Ministerio del Trabajo. "Esto muestra el alcance del shock económico que enfrentamos", insistió Le Maire, con muchos sectores completamente cerrados debido a la cuarentena.

La clave para evitar una peor recesión económica es el trabajo en conjunto con la Unión Europea

Frente a ello, el ministro francés defendió las medidas "innovadoras" tomadas por su Ejecutivo, que se centran esencialmente en la protección de los trabajadores afectados por los cierres ligados al Covid-19. Pero advirtió de la importancia de una actuación conjunta en el seno de la UE para evitar que crezcan las divergencias económicas entre los países, lo que haría insoportable la supervivencia de la moneda común.

"Es una crisis global. Uno de mis elementos de inquietud es la capacidad de la zona euro para resistir", afirmó Le Maire. El ministro francés indicó que el peligro es que las economías más sólidas, como la alemana, "pongan sobre la mesa cifras astronómicas para proteger su economía" y "cuando acabe la crisis se recuperen más rápidamente" que otras, como la italiana, que con menos margen, lo harían más despacio.

El ministro francés reiteró su apoyo a las medidas ya adoptadas a nivel europeo, como el programa de apoyo del Banco Central Europeo, la flexibilización del pacto de estabilidad o la suspensión de vetos a las ayudas estatales a empresas, pero indicó que "no es suficiente". Por eso volvió a reclamar la adopción del fondo de solidaridad que propuso la semana pasada para financiar un gran plan de inversiones estatales que relanzara la economía de todos los países.

Le Maire indicó que la Comisión Europea pediría un préstamo para financiar el programa, lo que permitiría hacerlo a un interés inferior en vez de que lo hiciera cada país de forma independiente. Ese dinero serviría entonces para reforzar sectores estratégicos, como la sanidad o la investigación, y apoyar a los más afectados, como el automovilístico, el transporte aéreo o el turístico. 

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24