Saltar al contenido principal

Panorama negro para la economía francesa este año

Anuncios

París (AFP)

El panorama para la economía francesa se vuelve más oscuro a medida que pasan los días y podría enfrentar su peor recesión desde 1945, incluso si el gobierno trata de limitar los daños causados por una epidemia que ha detenido en gran medida la actividad.

"La peor cifra de crecimiento para Francia desde 1945 es en 2009, después de la gran crisis financiera de 2008 (...) Probablemente estaremos más allá" este año, dijo el lunes el ministro de Economía, Bruno Le Maire.

En 2009, Francia experimentó una disminución del Producto Interno Bruto (PIB) del 2,9%.

"Esto muestra la magnitud del shock económico al que nos enfrentamos", añadió Le Maire durante una audiencia de la Comisión de Relaciones Económicas del Senado realizada por videoconferencia.

Para combatir la epidemia de COVID-19, Francia decidió confinar a su población y prohibir una serie de actividades consideradas no esenciales.

Como resultado, la actividad económica se encuentra actualmente a sólo dos tercios de su nivel habitual en esta época del año, de acuerdo con estimaciones del Instituto francés de estadísticas (INSEE) a finales de marzo.

El INSEE estima que un mes de confinamiento costaría a Francia alrededor de 3 puntos de PIB en un año, y dos meses de confinamiento alrededor de 6 puntos.

Antes de la crisis, el gobierno preveía un crecimiento del 1,3% en 2020.

El confinamiento comenzó el 17 de marzo en Francia, y actualmente está previsto que dure hasta el 15 de abril, pero el primer ministro Edouard Philippe insinuó el viernes que sin duda se prolongará.

Para muchas empresas esto significa varios días o semanas más de inactividad o menos trabajo, y por lo tanto una fuerte contracción de la entrada de dinero.

Por ejemplo, el mercado automotriz cayó más de un 72% en marzo y los fabricantes han cerrado muchas plantas. Muchos de los principales grupos, incluidos los que cotizan en bolsa, han tenido que congelar sus objetivos y previsiones para este año.

La mayoría de los negocios no alimentarios han tenido también que cerrar por orden del gobierno.

- Esfuerzo nacional, insuficiente -

Muchas de ellas, como muchas pymes, no tienen suficiente flujo de efectivo para mantener un confinamiento prolongado.

La aseguradora de crédito Coface estimó el lunes que la quiebra de empresas debería aumentar un 15% en Francia este año.

"La primera pregunta va a ser: ¿'Cómo salvar nuestra economía'?. Eso es lo que me ha mantenido ocupado 7 días a la semana desde el comienzo de esta crisis, como evitar el naufragio", aseguró el ministro Le Maire a los senadores.

Hasta ahora, el gobierno ha puesto sobre la mesa cientos de miles de millones de euros para diferir las cargas y los impuestos, pero también para financiar el desempleo temporario masivo, promover los préstamos a las empresas y entregar ayudas a los más pequeñas.

Pero aunque las organizaciones patronales apoyan este plan en general, muchos sectores piden la anulación pura y simple de las cargas para las empresas con demasiadas dificultades, como las empresas textiles y los hoteles.

El gobierno también espera poder volver a poner en marcha la economía rápidamente una vez que la epidemia haya sido contenida. "La palabra clave para el relanzamiento de nuestra economía nacional es 'inversión'", dijo Bruno Le Maire.

El ministro prometió además medidas "específicas" para varios sectores clave en Francia, como la viticultura o la aeronáutica.

Pero el esfuerzo nacional no bastará por lo que Francia también espera poder convencer a sus vecinos europeos de que establezcan un plan coordinado y solidario a medio plazo.

El martes se celebrará una reunión crucial entre los ministros de Finanzas de la Eurozona, en un contexto de división sobre la estrategia a adoptar.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.