Saltar al contenido principal

ONU: violencia machista durante el confinamiento ha tenido un repunte "horroroso"

Una mujer camina en su apartamento de Harare, Zimbabwe, durante la cuarentena impuesta para evitar la propagación del coronavirus en una imagen del 6 de abril.
Una mujer camina en su apartamento de Harare, Zimbabwe, durante la cuarentena impuesta para evitar la propagación del coronavirus en una imagen del 6 de abril. © Philimon Bulawayo / Reuters

El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, pidió a todos los países que implementen medidas para evitar este repunte de violencia de género mientras avanzan las cuarentenas por la pandemia del coronavirus.

Anuncios

El hogar no es un lugar seguro para muchas mujeres. La violencia de género convierte en las casas donde la mitad de la humanidad está confinada por la pandemia de coronavirus en una trampa donde su vida, integridad física o psicológica puede correr riesgo. 

Lo corroboran las cifras que emergen desde todos los países que están aplicando medidas de confinamiento o cuarentena para intentar frenar el avance del Covid-19. En Francia, las denuncias por violencia doméstica aumentaron un 30% durante el aislamiento y las autoridades tuvieron que habilitar hoteles para acoger a las víctimas. 

Es por eso que el secretario general de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, pidió este 6 de abril a todos los países que incrementen su capacidad de respuesta ante estos casos de violencia. "Hagan de la prevención de la violencia contra las mujeres una parte clave de su respuesta nacional al Covid-19", pidió Guterres. 

"Para muchas mujeres y niñas, la amenaza persiste donde deberían estar más seguras: en sus propias casas", agregó el máximo representante de la ONU, que también definió el repunte de casos de abuso y agresiones como "horroroso". 

Las cifras de violencia de género también aumentan en América Latina

En América Latina, donde la pandemia ya empieza a hacerse sentir y ha puesto a varios países en aislamiento obligatorio, la situación no es muy diferente. México, por ejemplo, registró un aumento del 60% de las llamadas por violencia de género y las peticiones de asilo subieron un 30% según la Red Nacional de Refugios. Además, la Fiscalía General de Justicia mexicana reportó un aumento del 7,2% de los detenidos por violencia intrafamiliar. 

En Colombia, que lleva aproximadamente dos semanas de cuarentena obligatoria, ocurre algo parecido: la línea 155, que sirve para orientar y asesorar a mujeres víctimas de cualquier tipo de violencia machista, recibió un 91% más de llamadas que hace un año, según el Observatorio Colombiano de las Mujeres. 

Las primeras cifras en Argentina sugieren que el problema es a todas luces universal: el primer día de cuarentena obligatoria en el país, el 20 de marzo, 41 mujeres denunciaron violencia de género en Buenos Aires, la capital. 

Los Gobiernos redoblan las líneas de atención para las víctimas

Ante esta situación, algunos gobiernos han implementado medidas para hacer frente al aumento de violencia machista durante el confinamiento, tal y como recomienda la ONU. El Ejecutivo argentino, por ejemplo, hizo explícito que cualquier mujer que rompiera la cuarentena para escapar de una agresión para denunciar su situación no sería multada, por ejemplo. 

El Ministerio del Interior de Colombia se limitó a lanzar una campaña a través de Internet para animar a denunciar a las víctimas de violencia machista. Por su parte, las autoridades de Bogotá, la capital, duplicaron la atención para recibir denuncias y ofrecer orientación a las mujeres que lo requieran. 

En Chile también se reforzaron los canales de atención ya existentes, pero además se coordinó una respuesta con los gremios empresariales para entregar apoyos a las trabajadoras que sufran violencia intrafamiliar. 

Sin embargo, algunas organizaciones de la sociedad civil denuncian que este tipo de respuestas no son suficientes para unas líneas de atención ya saturadas normalmente y que no responden a la contingencia actual. Por ejemplo, la agrupación mexicana Brujas del mar, que organizó el paro de mujeres del 9 de marzo, lanzó un grupo de apoyo especial para esta contingencia. 

"No saben cuánto urge que la violencia intrafamiliar se persiga de oficio y no por querella (...) Urgen políticas públicas que protejan a las mujeres", denunciaron en su cuenta de Twitter. 

Con AFP y medios locales

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.