Chileno acusado de crimen de estudiante japonesa apela contra extradicion a Francia

Anuncios

Santiago (AFP)

La defensa del chileno Nicolás Zepeda, acusado del homicidio de la estudiante japonesa Narumi Kurosaki, desaparecida en 2016 la ciudad francesa de Besançon, impugnó este martes el fallo de primera instancia que concedió su extradición a Francia.

En el escrito, la defensa de Zepeda, de 29 años, pide revocar la sentencia del juez Jorge Dahm y rechazar la extradición "por no cumplir ésta con los requisitos establecidos" en la legislación chilena.

La petición, redactada por la abogada Joanna Heskia, sostiene que la sentencia "no cumple el estándar mínimo de convicción exigido", al no poder confirmarse la ocurrencia del delito de homicidio, ni se encuentra "fundamentada conforme lo exige la normativa procesal y constitucional", por no considerar antecedentes aportados por la defensa.

En particular, de acuerdo a la defensa, la sentencia no recoge los antecedentes "que dan cuenta de la posibilidad de que Narumi estaba con vida al menos varios días después de los supuestos hechos".

Francia acusa a Zepeda de "homicidio voluntario con premeditación" de la ciudadana japonesa, de 21 años, y luego de haber escondido su cuerpo de manera tal que nunca fuera encontrado.

Ambos mantuvieron una relación sentimental de casi un año pero después de su desaparición estaban distanciados y ella habían iniciado un nuevo noviazgo con un estudiante francés.

Esa nueva relación de Kurosaki habría detonado los celos de Zepeda, quien supuestamente viajó especialmente desde Chile para cometer el crimen, según la investigación de la justicia de Francia.

Los encargados del caso presentaron pruebas que dan cuenta de que los días previos a la desaparición de Narumi, el 5 de diciembre de 2016, Zepeda compró material inflamable, la siguió varios días y la noche del supuesto crimen la invitó a comer y luego se fue con ella hasta la vivienda estudiantil en Besançon.

En este lugar la habría asfixiado y posteriormente escondido su cuerpo, el cual todavía no ha sido hallado.

El chileno, que había amenazado a Kurosaki en un vídeo publicado en internet, admitió que estuvo en su habitación la noche de su desaparición pero negó toda responsabilidad en ella.

Tras la apelación, la Corte Suprema escuchará los alegatos a favor y en contra y emitirá su sentencia definitiva, en una fecha aún no determinada.