Saltar al contenido principal

Crece polémica en EEUU ante aumento de casos de COVID en prisiones migratorias

Anuncios

Washington (AFP)

Los casos de coronavirus en los centros de retención para migrantes en Estados Unidos subieron a 32, anunció este miércoles el Servicio de Inmigración (ICE), en un momento en que crecen la polémica y los llamados a liberar temporalmente a los detenidos.

En un momento en que la epidemia se expande por el país donde hay 400.000 casos confirmados, el debate sobre el destino de estas personas se mezcla con las críticas a la política de tolerancia cero con la inmigración irregular que defiende el presidente Donald Trump.

"Hay 32 casos confirmados de COVID-19 entre las personas en custodia de ICE", dijo el organismo en un comunicado sobre un brote que comenzó a finales de marzo y que el martes tenía 19 personas infectadas.

Del total de los migrantes detenidos infectados con la COVID-19, casi la mitad están en centros de detención en el estado de Nueva Jersey, adyacente a Nueva York, que es el foco mayor de la pandemia de coronavirus en Estados Unidos, que deja al menos 12.936 muertos en el país.

Según el balance hay dos contagiados en la cárcel del condado de Bergen, siete en el centro de detención de Elizabeth, dos en la correccional del condado de Essex y cuatro en la prisión del condado de Hudson.

Estos centros están en los suburbios de la megalópolis de Nueva York. En ese estado hay 6.268 muertos y su gobernador, Andrew Cuomo, informó que en las últimas 24 horas fallecieron 779 pacientes por este síndrome respiratorio.

El otro foco importante está en Pensilvania, otro estado de la costa este de Estados Unidos cercano a Nueva York donde cinco inmigrantes detenidos en la correccional de Pike resultaron contagiados y uno dio positivo en la prisión del condado de York.

Las autoridades migratorias informaron además de dos casos positivos en Arizona, dos en Louisiana y uno en Michigan, cinco en California y uno en Miami, que está hospitalizado.

ICE dijo a AFP que está continuamente evaluando a todos los individuos presos que puedan constituir una población vulnerable.

La agencia, popularmente conocida por la comunidad extranjera como "La Migra" dijo que el 30 de marzo 600 detenidos fueron identificados como población vulnerable y que más de 160 han sido liberados.

- "Peligro a la seguridad pública" -

"Los recientes reportes hacen más relevante que antes mi llamado a liberar a todos los inmigrantes sin antecedentes criminales, que no representan peligro a la seguridad pública, de los centros de detención de ICE en Nueva Jersey y todo el país", dijo en un comunicado enviado a la AFP el senador demócrata por Nueva Jersey, Bob Menendez.

El gobierno del presidente Donald Trump -quien busca su reelección en noviembre- mantiene una línea dura contra la inmigración irregular y también busca limitar las llegadas legales al país.

Su gobierno decretó en 2018 una política de "tolerancia cero" contra la inmigración irregular que llevó a la separación de miles de niños de sus padres migrantes y tuvo que ser suspendida tras una ola de indignación mundial.

En un coloquio organizado por la ONG America's Voice, un grupo de exfuncionarios que trabajaron en el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), del cual depende ICE, criticaron la medida.

John Sandweg, exdirector en funciones de ICE entre 2013 y 2014, durante el gobierno de Barack Obama, indicó que este tema no se trata sólo de los centros de detención, sino que es un tema de salud pública.

"Cada día miles de personas entran, trabajan y residen en estas instalaciones, y por ende son muy vulnerables a las enfermedades infecciosas", indicó.

Según ICE, hay 11 empleados que trabajan directamente en las prisiones que están infectados y 60 que trabajan para esta institución, pero que no se desempeñan en estas instalaciones.

"El distanciamiento social es virtualmente imposible debido al espacio limitado y al alto número de personas", indicó Sandweg, que ahora trabaja en la consultora Nixon Peabody.

El exfuncionario indicó que hay un riesgo de que después estos empleados lleven el virus a sus casas e infecten a su familia y que se extienda la enfermedad a toda la comunidad.

Ur Jaddou, que fue consejera jefa del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos entre 2014 y 2017 también criticó el manejo de la crisis.

"Si no es la incompetencia a la hora de manejar la increíble cantidad de recursos del gobierno federal, es la ideología lo que está frenando al gobierno de Trump a la hora de proteger al país en esta emergencia de salud pública", indicó la exfuncionaria.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.