Los vecinos del centro de Madrid se unen en la lucha contra el coronavirus

Imagen sin fecha que muestra a vecinos del centro de Madrid durante un voluntariado para recoger alimentos para familias necesitadas durante la crisis por Covid-19. Madrid, España.
Imagen sin fecha que muestra a vecinos del centro de Madrid durante un voluntariado para recoger alimentos para familias necesitadas durante la crisis por Covid-19. Madrid, España. © Cortesía Dragones de Lavapiés.

La asociación Cuidados Madrid Centro suministra una línea de apoyo emocional, una red de voluntarios presentes con los más vulnerables y hasta una radio comunitaria para subirse el ánimo entre vecinos. El Covid-19 ha estrechado aún más los lazos en una comunidad golpeada por la pandemia.

Anuncios

Con la cuarentena, en el centro de Madrid hay mucho tiempo libre, pero pocos oficios que falten. Sus vecinos se han vuelto un referente de solidaridad en medio de la pandemia de coronavirus y aunque Madrid libra una batalla sanitaria, económica y social colosal, sus vecinos se niegan a tirar la toalla y acuden al tejido social ante la adversidad.

Cuidados Madrid Centro nació de una manera espontánea. A mediados de marzo, cuando el Gobierno impuso la restricción de movimiento en el territorio español, algunas vecinas del centro de Madrid empezaron a organizarse mediante un grupo de WhatsApp para estar comunicadas y dar ayuda a quienes pudieran necesitarla.

Con una fuerte masificación, turismo y una alta inmigración, los barrios centrales de la capital madrileña condensan diversas problemáticas como el comercio informal o la prostitución. Sin embargo, la ebullición social ha fortalecido a barrios como Lavapiés, con una larga trayectoria de tejido social entre sus habitantes, habituados a ayudarse los unos a los otros.

Para Mónica Redondo, vecina y voluntaria de Lavapiés es esa cohesión social lo que permitió que Cuidados Madrid Centro se organizara con una gran agilidad. En pocos días, el nuevo colectivo abrió canales de apoyo para la población vulnerable y múltiples programas para hacer las compras a enfermos y adultos mayores, dar apoyo emocional por teléfono, brindar asistencia laboral o ayudar a quienes no tienen techo a refugiarse durante la pandemia.

“Se está intentando hacer lo que servicios sociales no están haciendo porque llevamos muchos años de recortes y aquí es donde nosotros venimos a poner el parche, pero no vamos a dejar que la gente lo pase mal, somos un distrito solidario”, comenta Redondo, quien se encarga de coordinar los cerca de 400 voluntarios que se han apuntado ya a la red.

“Quiero darles las gracias y mandarles muchísimos ánimos desde mi casa”

La comunidad también está en los momentos más duros. Ayudan a sus vecinos a conseguir ambulancias, buscan la atención médica para enfermos graves, o incluso recaudan fondos para dar sepultura a familiares. La situación, sin embargo, es desbordante “apareció muerto un vecino del barrio que tenía un restaurante asiático y llevaba una semana llamando a servicios sociales”, comenta Redondo.

Imagen sin fecha que muestra a vecinos del centro de Madrid durante un voluntariado para recoger alimentos para familias necesitadas durante la crisis por Covid-19. Madrid, España.
Imagen sin fecha que muestra a vecinos del centro de Madrid durante un voluntariado para recoger alimentos para familias necesitadas durante la crisis por Covid-19. Madrid, España. © Cortesía Dragones de Lavapiés.

Las personas discapacitadas también reciben apoyo. “‘A’ tiene que atender a un vecino dependiente y probablemente contagiado después de que se llevaran al familiar que le atendía por positivo. Los servicios sociales solo alcanzan a venir media hora al día para cambiar los pañales”, relata Anxela Iglesias, una de las voluntarias, en el blog de la comunidad.

Entre tanto, quienes no pueden moverse, agradecen a sus vecinos “quiero darles las gracias y mandarles muchísimos ánimos desde mi casa, donde me quedaré hasta que todo pase”, asegura Juan Carlos Alcalá, un vecino asmático a quien otra vecina le hace la compra una vez por semana para que no tenga que exponerse al virus saliendo a la calle. 

Un banco de alimentos y una radio para los vecinos en cuarentena

Incluso otras iniciativas que ya existían se han unido a los esfuerzos de Cuidados Madrid Centro. Un ejemplo es el Banco de Alimentos del barrio Embajadores, promovido por la organización deportiva Dragones de Lavapiés. Piden a los vecinos que mientras hagan sus compras, adquieran también productos para donar. Así los supermercados y negocios del barrio los guardan y los voluntarios los llevan a las familias que los necesitan.

Otro ejemplo es un programa de radio creado también por vecinas de Lavapiés en el que se animan, narran historias del barrio durante la cuarentena y dedican canciones a vecinos, amigos y familiares. “Soy Pilar, la del 58, Escalera B, la de la terraza grande”, dice una de las residentes al locutor del programa antes de pedirle una canción para que su hijo, que vive en Londres y se encuentra también en cuarentena, pueda escucharla desde la distancia.

En España los equipos sanitarios siguen luchando contra viento y marea para contener el brote, que a fecha del 8 de abril deja ya más de 14.000 decesos y los contagiados rozan los 150.000. Tras semanas de confinamiento, la comunidad de Madrid centro, como muchas otras a nivel mundial, ansían tregua. Pero mientras tanto, no bajan la guardia ante una enfermedad que, si bien la ha atacado hasta sus cimientos, también le ha sacado brillo a su solidaridad.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24