El líder supremo de Irán Jamenei pide evitar las reuniones en el Ramadán

Anuncios

Teherán (AFP)

El líder supremo iraní, el ayatolá Alí Jamenei, llamó el jueves a la población a rezar en casa durante el mes de ayuno musulmán del Ramadán para frenar la propagación del nuevo coronavirus en Irán, país más afectado de Oriente Medio.

Las autoridades iraníes han registrado el jueves 117 nuevas muertes por la enfermedad COVID-19, con lo que el balance oficial de la pandemia en Irán asciende a 4.110 muertos.

En el discurso difundido por la televisión, el ayatolá Jamenei exhortó además a los iraníes a evitar las concentraciones durante el ramadán, que debe comenzar a finales de abril.

"A falta de reuniones públicas durante el Ramadán, como las oraciones (colectivas), y los discursos (...) de los que estamos privados este año, no debemos descuidar la oración, la súplica y la humildad en nuestra soledad", declaró el supremo guía iraní. "Debemos ser humildad y rezar en nuestras familias y en nuestras habitaciones".

Uno de los cinco pilares del islam, el Ramadán, corresponde al noveno mes del calendario musulmán y su inicio, fijado sobre la base de la observación de la media lunar, debería tener lugar este año durante la última semana de abril.

En el momento de la ruptura diaria del ayuno, las familias se reúnen tradicionalmente en las comidas de fiesta, y la actividad social es intensa.

El 19 de febrero, Irán anunció los primeros casos de contaminación en la ciudad de Qom (centro).

En el extranjero, algunos sospechan que las cifras oficiales iraníes son subestimadas.