Por primera vez, la OPAQ acusa al Gobierno sirio de usar armas químicas

Foto de referencia. Un hombre usa una máscara de oxígeno tras un ataque con gas, perpetrado en la región de Ghouta, a las afueras de Damasco. 22 de enero de 2018.
Foto de referencia. Un hombre usa una máscara de oxígeno tras un ataque con gas, perpetrado en la región de Ghouta, a las afueras de Damasco. 22 de enero de 2018. © Hasan Mohamed / Reuters

Según la Organización para la Prohibición de Armas Químicas, el Gobierno sirio llevó a cabo tres ataques con cloro y gas sarín, sustancias tóxicas que dejaron alrededor de un centenar de lesionados y fallecidos en marzo de 2017.

Anuncios

Pilotos de la Fuerza Aérea Siria lanzaron bombas que contenían gas cloro y sarín sobre la población civil de Ltamenah, en la región siria de Hama, entre el 24 y el 30 de marzo de 2017. Así lo indicó el Equipo de Investigación e Identificación, IIT por sus siglas en inglés, de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas, OPAQ.

Este equipo de investigación fue establecido en 2018, para determinar quiénes fueron los responsables de los ataques ilegales. Hasta el momento, la OPAQ únicamente había sido autorizada para informar de los hechos ocurridos, esta es la primera vez que el organismo señala a un culpable, puntualmente al Gobierno sirio.

Oficiales del Ejecutivo de Bashar al-Assad y Rusia han negado en repetidas ocasiones el uso de armas químicas y, previamente, habían acusado a grupos insurgentes de realizar los ataques e implicar a las Fuerzas Armadas.

El informe detalla que el Ejército realizó tres ataques con gas cloro y sarín

El IIT ha investigado los ataques entre junio de 2019 y marzo de 2020. Como parte de su trabajo realizó entrevistas con testigos, diversos análisis de muestras y restos encontrados en los lugares de los hechos, revisión de los síntomas de los afectados y un examen de las imágenes recolectadas. 

Según los expertos, un primer ataque se llevó a cabo en la madrugada del 24 de marzo de 2017. Un avión militar de la División Aérea 22 partió de la base de Shairat y arrojó una bomba con gas sarín en la zona sur de Ltamenah. El informe indica que los hechos dejaron unas 16 víctimas, pero no especifica si son muertos o lesionados.

Asimismo, un segundo bombardeo se realizó en la tarde del 25 de marzo, cuando un helicóptero de la Fuerza Aérea, que salió de la base aérea de Hama, lanzó un cilindro contra el hospital de Ltamenah. El objeto atravesó el techo del edificio, se rompió y liberó cloro, lo que provocó lesiones en al menos 30 personas.

El tercero, se produjo en la madrugada del 30 de marzo de 2017. Un avión militar de la misma brigada que el que llevó a cabo el ataque del 24 de marzo lanzó una bomba con gas sarín en el sur de Ltamenah, dejando unas 60 víctimas. 

Pompeo: es una evidencia más de que el régimen de al-Assad usa armas químicas

Tras conocerse el reporte, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, emitió un comunicado en el que aseguró que los hallazgos del IIT son "la última de una larga y creciente lista de evidencias de que el régimen de al-Assad usa armas químicas en ataques en Siria, como parte de una campaña deliberada de violencia contra el pueblo sirio".

En el texto, el funcionario destacó que el Gobierno de al-Assad mantiene suficientes reservas de armas químicas con sarín y cloro, además tiene la experiencia necesaria para usarlos y producir "municiones y desarrollar nuevas armas químicas". De la misma forma, añadió que Siria debe dejar de producir, almacenar y usar ese tipo de armas "de inmediato".

Además, a través de su cuenta de Twitter, Pompeo señaló que "ninguna cantidad de desinformación de los colaboradores de al-Assad en Rusia e Irán puede ocultar el hecho de que el régimen sirio es responsable de numerosos ataques con armas químicas. El informe de hoy de la OPAQ confirma el uso continuo de armas químicas por parte del régimen y el desprecio absoluto por la vida humana".

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24