Saltar al contenido principal
#APropagarElCuidado

Cómo poner números a la pandemia: el vaivén de cifras de muertos y contagios del Covid-19

Personal médico de un hospital de Cremona, Italia, muestra su apoyo a las víctimas del coronavirus en una imagen del 6 de abril de 2020.
Personal médico de un hospital de Cremona, Italia, muestra su apoyo a las víctimas del coronavirus en una imagen del 6 de abril de 2020. © Reuters

El número de víctimas mortales y de personas infectadas por el coronavirus guía las preocupaciones de la ciudadanía y las decisiones de los gobernantes. Sin embargo, contar la pandemia de manera precisa no es fácil.

Anuncios

Basta con revisar los mapas y las cifras del avance del coronavirus en el mundo para darse cuenta de que algo, a primera vista, no cuadra. A pesar de que los números de contagios confirmados no difieren tanto entre Alemania y España, por ejemplo, el recuento de víctimas mortales es mucho más alto en el país mediterráneo. 

Lo mismo ocurre en América Latina: Colombia y Panamá, sin ir más lejos, tienen un número similar de defunciones causadas por el Covid-19, pero el país del istmo registra casi el doble de casos de infecciones que su vecino. 

¿Es que la gente se enferma más gravemente en España y en Colombia que en Alemania y Panamá? La respuesta es sencilla: no. A pesar de que la demografía o los recursos de cada país pueden influir en cuánta gente muere por culpa del coronavirus, este no es más virulento en un país que en otro.

El número de contagios real, la gran incógnita

Los países cuentan diferente, tanto las muertes por el Covid-19 como el número de contagiados. Pero la diferencia se encuentra, sobre todo, a la hora de registrar cuántas personas han sido infectadas por el virus. Eso depende de la capacidad y voluntad de cada Estado de hacer pruebas diagnósticas del coronavirus.

Óscar Franco, epidemiólogo y director del Instituto de Medicina Social y Preventiva (ISPM), subrayó a France 24 que hay países que deciden “intentar medir a todas las personas sospechosas” de estar contagiadas “y a personas seleccionadas al azar”, lo que aumenta la cifra de infecciones registradas. En cambio, “otros países deciden que es mejor no medir, y eso está determinado por la infraestructura del país para poder procesar los exámenes diagnósticos. Hay países que tienen solo una o dos máquinas, es una capacidad de diagnosticar muy limitada”. 

Un enfermero realiza una prueba de coronavirus a un trabajador en Wuhan, China, el 7 de abril de 2020.
Un enfermero realiza una prueba de coronavirus a un trabajador en Wuhan, China, el 7 de abril de 2020. © China Daily via Reuters

Los países que optan por no hacer mediciones a gran escala dejan por fuera “el 80 o el 85 % de los pacientes que no son severos y transmiten la enfermedad”, según Franco. “Si solo mides los casos severos vas a tener tasas de mortalidad muy altas”, agrega. 

La tasa de mortalidad es la proporción entre el número de casos diagnosticados y el número de pacientes fallecidos, una tasa que cambia mucho de país a país según la capacidad de cada uno de hacer más o menos pruebas de coronavirus. 

Víctimas mortales: una cifra más precisa pero también en subregistro

Las cifras de víctimas mortales suelen ser mucho más precisas que las de los contagios. Sin embargo, aún así existen diferencias a la hora de registrar los fallecidos por coronavirus. Cada país, e incluso instituciones dentro de los propios países, aplica distintos protocolos para clasificar las muertes por Covid-19.

El 24 de marzo, por ejemplo, el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) implementó un protocolo para contar como muertes de coronavirus a todas aquellas personas diagnosticadas con Covid-19 que fallecieron. Italia y Alemania cuentan sus fallecidos de la misma manera, y por ahora parece ser que es el tipo de recuento que se ha impuesto.

Sin embargo, al principio del brote podrían haber quedado muertes de pacientes con condiciones pre-existentes (enfermedades cardíacas, diabetes, cáncer) que no se incluyeron en las estadísticas del coronavirus.

Un cura bendice ataúdes de víctimas del coronavirus en una iglesia de Seriate, Italia, el 28 de marzo de 2020.
Un cura bendice ataúdes de víctimas del coronavirus en una iglesia de Seriate, Italia, el 28 de marzo de 2020. © Flavio Lo Scalzo / Reuters

Pero para contar las muertes, la disponibilidad de exámenes de Covid-19 vuelve a ser clave. Si un fallecido no fue diagnosticado con el virus, no aparece en las cifras oficiales. Esto ha sido un problema en algunos países como España, donde 4.260 personas fallecieron en residencias de adultos mayores con síntomas de coronavirus pero solo 781 estaban diagnosticadas. 

Megan Murray, profesora de Salud Global y Epidemiología en la Universidad de Harvard, teme que el subregistro de víctimas mortales por coronavirus se incremente en países donde la estructura sanitaria sea peor. “Podría haber gente que muere en su casa sin ser identificada. Dependiendo de la calidad de los servicios de salud, será más difícil registrar todas las muertes”, explicó a France 24. Es algo que ya está sucediendo en Ecuador, uno de los países más golpeados por la pandemia en América Latina. 

¿Cómo se puede contar bien?

Murray destaca que su equipo de investigación “solo está contando las muertes” para realizar sus proyecciones y estudios, al aceptar que “la mayoría de casos de contagio no son detectados”. Para la epidemióloga, “comparar la situación entre países es casi imposible”, especialmente basándose en la cifra de infecciones.

“Contar muertes es una mejor manera de comparar países, quizás, una vez tengas en cuenta la edad de la población”, agrega. “En general, es mucho mejor observar el número de muertes por población total, no la tasa de mortalidad”. 

Franco advierte que “el diagnóstico” de coronavirus “se tiene que hacer en las personas que van a transmitir, quien está en el hospital no va a salir a contagiar”. “Las pruebas deben sumarse para ver a los portadores y no para confirmar muertes”, según el epidemiólogo. 

“Esa es la clave de la pandemia. Las políticas de medir solo los casos severos no tienen ningún sentido”, concluye.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.