Saltar al contenido principal

Y después del Covid-19, ¿qué tipo de mundo queremos?

Los 150 miembros de la convención ciudadana por el clima CCC se reúnen actualmente de manera virtual. De esta manera decidieron las 50 propuestas enviadas al presidente Macron para salir de la crisis del Covid 19 de manera responsable.
Los 150 miembros de la convención ciudadana por el clima CCC se reúnen actualmente de manera virtual. De esta manera decidieron las 50 propuestas enviadas al presidente Macron para salir de la crisis del Covid 19 de manera responsable. © Convention Citoyenne pour le Climat

Es lo que se pregunta la Convención Ciudadana por el Clima (CCC). El grupo, creado como respuesta a la crisis de los chalecos amarillos en Francia, debía presentar sus propuestas para fundar una nueva sociedad a comienzos de abril. Tras la crisis del Covid-19, exigen que las inversiones que se hagan vayan a "sectores con perspectiva de futuro y respetuosos del clima".

Anuncios

La reflexión está en el aire desde el inicio de la crisis del Covid-19. Las imágenes de un puma caminando por las calles de Santiago, en Chile; o de jabalíes buscando comida por Barcelona, en España o los delfines nadando en las costas de Cagliari, en Italia, han hecho pensar a muchos que nuestro modelo de desarrollo no estaba yendo por el camino correcto.

La crisis del Covid-19 llegó en medio de la batalla contra el calentamiento global, y muchas organizaciones ambientalistas temen que la salida de crisis privilegie, antes que nada, el relanzamiento económico, olvidando las urgencias medio ambientales.

La Convención Ciudadana por el Clima (CCC), un organismo creado por Emmanuel Macron para salir de la crisis de los chalecos amarillos, envió este viernes 50 propuestas al gobierno de Emmanuel Macron pidiendo "un modelo económico y de sociedad diferente, más humano y resiliente" para salir de la crisis del coronavirus.

La crisis del Covid-19 "quizás no tiene qué ver con el cambio climático y degradación del medio ambiente", dicen en el texto los 150 ciudadanos miembros de este grupo creado por el propio Ejecutivo como una de las soluciones a la crisis de los "chalecos amarillos". Pero el grupo quiere que "se eviten los fracasos de la crisis de 2008, donde el plan de relanzamiento llevó a invertir en energías fósiles".

Entre otras cosas, el grupo pide que "el dinero que sea movilizado en el marco de la salida de crisis sea dirigido a soluciones verdes, socialmente aceptables".  Y que, las inversiones que se hagan vayan a "sectores con perspectiva de futuro y respetuosos con el clima".

La Convención Ciudadana por el Clima está formada por personas de entre 16 y 80 años provenientes de toda Francia. Fueron elegidas por sorteo para establecer "un nuevo modelo de sociedad" tras la crisis de los chalecos amarillos pues, entre los aportes ciudadanos, la preocupación medio ambiental fue de las más frecuentes. La CCC se reunió por primera vez en octubre de 2019. 

Antes de la crisis del Covid-19, en enero de este año, el presidente Emmanuel Macron había prometido que iba a tomar "decisiones fuertes", inspiradas en las conclusiones finales de la CCC para luchar contra el calentamiento global, algunas de las cuales podrían ser sometidas a referéndum. Pero la última sesión, que debía tener lugar a comienzos de abril fue pospuesta hasta nueva fecha sin precisar.

La convención, por su parte, había compartido con el presidente, antes de terminar sus trabajos, una parte de sus análisis. Pero el contenido de esas medidas no se conoce, ya que se espera "un informe final y completo que debiera ser hecho público".

Amandine, miembro de la CCC: "tenemos miedo de fracasar"

Amandine, citada por el diario La Tribuna, pertenece a ese grupo de 150 ciudadanos llamados a idear medidas que permitan reducir en un 40% las emisiones de CO2 de Francia de aquí al 2040.

A su juicio, "gracias a los expertos que nos acompañan, también nos hemos dado cuenta de un problema estratégico: las decisiones que se tomarán ahora para el país tendrán un impacto a muy largo plazo".

Amandine se pregunta "cómo es posible asegurarse de que se tenga en cuenta el clima. Sentimos que es necesario comenzar a pensar antes de la publicación de todo nuestro trabajo, que estaba programado para mediados de abril, pero se retrasó por el encierro, y la fecha de la cual aún no está definida".

Los miembros de la CCC "tienen miedo", según Amandine, "de que solo estemos intentando volver a la situación anterior, que nos neguemos a dar ese paso más allá por el que estamos abogando, que la emergencia climática se deje para más tarde porque se considera menos urgente que otras. También, nos preocupa que nuestro trabajo fracase, que no tenga suficiente impacto a pesar del tiempo y la energía que le hemos dedicado", explica escéptica.

Instituto de Economía del Clima: "Hay que preparar el futuro"

En el mismo sentido que la CCC va un estudio publicado el miércoles 1 de abril, por los investigadores del Instituto de Economía del Clima (I4CE) y la Universidad de París-Dauphine. "En cada salida de crisis ha habido un aumento de las emisiones de CO2" advierte en su cuenta Twitter el think tank, que recuerda que "hay que preparar el futuro".

Quentin Perrier, del I4CE recuerda que en el plan de recuperación de la crisis de las sub-primes en el 2008, “parte de los montos se asignaron a actividades pro-clima”. Pero, a su juicio, “la contribución real de estas empresas resultó ser cuatro veces menor de lo esperado. Y, sobre todo, estos montos únicos siguen siendo bajos en vista de las inversiones adicionales que serían necesarias para cumplir con los objetivos climáticos de Francia”.

“La gran mayoría del plan”, explica el investigador, consistió en gastos de infraestructura que no fueron favorables ni desfavorables para el clima. Por ejemplo, la introducción de un bono para deshacerse de vehículos de más de 10 años (prime à la casse) ciertamente ha hecho posible revivir la industria automotriz, pero los criterios eran tan débiles que no dirigió a los consumidores hacia la compra de vehículos de bajo costo carbono. Para evitar este tipo de sesgo, ahora es posible utilizar la nueva lista de actividades ecológicas publicada por la Unión Europea, que enumera exhaustivamente los criterios para calificar una inversión como ecológica”, recuerda Perrier.

El I4CE propone alrededor de treinta medidas en siete sectores claves de la estrategia nacional de bajas emisiones de carbono (SNBC ), la herramienta de gestión a través de la cual Francia pretende reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero.

El I4CE sugiere acelerar la renovación de viviendas, promover la producción de electricidad renovable, desarrollar el transporte público, la infraestructura ferroviaria, las redes de vías para bicicletas y los automóviles con bajas emisiones de carbono, por ejemplo restringiendo la circulación de los vehículos más contaminantes, prohibiendo su venta o desarrollando infraestructura de carga para vehículos eléctricos.

Una cuestión de soberanía económica

Los franceses no perdonan al Estado haberse quedado sin máscaras porque éstas son producidas en China, donde además en épocas de Covid-19 se estaban vendiendo al mejor postor. Emmanuel Macron y el ministro de Economía Bruno le Maire han hablado también de la lucha contra el Coronavirus como una batalla por una soberanía económica.

"Debemos extraer todas las consecuencias " y, desde este punto de vista, la epidemia de coronavirus es un "cambio de juego" en la globalización", declaraba Le Maire a mediados de febrero después de una reunión en Atenas con su homólogo griego, Christos Staïkouras. En ese momento, Francia sólo sentía el impacto de la crisis económica derivada del avance de la pandemia en China.

Le Maire insistía en "la necesidad imperiosa de reubicar un cierto número de actividades y ser más independiente de un cierto número de cadenas de producción". Le Maire pensaba, en ese momento, sobre todo en el turismo, pues más de 2,5 millones de turistas chinos visitan Francia cada año, lo que representa una parte importante del turismo en Francia.

Tras conocer la caída del PIB en Francia, Le Maire reconocía esta semana que "la crisis actual pone en tela de juicio muchas certezas", en particular a nivel de "soberanía económica" y de reubicación de ciertas producciones en Europa.

Con France Info y La Tribuna

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.