Saltar al contenido principal

Notre Dame de París celebra el Viernes Santo a puerta cerrada

Vista de los trabajos de restauración de la catedral Notre Dame de Paris a un año del devastador incendio que la afectó. Una corta ceremonia se llevó a cabo allía el Viernes Santo en medio de la pandemia de coronavirus. Abril 7 de 2020.
Vista de los trabajos de restauración de la catedral Notre Dame de Paris a un año del devastador incendio que la afectó. Una corta ceremonia se llevó a cabo allía el Viernes Santo en medio de la pandemia de coronavirus. Abril 7 de 2020. REUTERS - GONZALO FUENTES

Una ceremonia tuvo lugar en la catedral en la mañana de este 10 abril. Es la primera vez que se organiza algún tipo de reunión en el interior desde el incendio que dañó parte de su estructura, hace ya un año. Solo asistieron siete personas entre religiosos y artistas.

Anuncios

No hubo misa sino un "tiempo de meditación" en el Viernes Santo, explicaron las autoridades religiosas de París sobre la ceremonia celebrada en Notre Dame. Por causa de la pandemia del coronavirus, solo siete personas pudieron participar en esta celebración religiosa, transmitida en directo por televisión y a pocos días de cumplirse un año del incendio que destruyó parte de la catedral.

En el evento participaron monseñor Michel Aupetit, arzobispo de París; monseñor Patrick Chauvet, rector de la catedral, y monseñor Denis Jachiet, obispo auxiliar de París. Pero también los actores Philippe Torreton y Judith Chemla, miembro de la Comédie Française, así como el violinista Renaud Capuçon.

Lecturas, música y respeto a las medidas de distanciamiento social

Allí, en medio del ábside, detrás del altar, tuvo lugar esa meditación. Todos los presentes se mantuvieron al menos a un metro de distancia los unos de los otros, para respetar las medidas de distanciamiento social impuestas por el brote pandémico del Covid-19.

Los artistas vestían trajes de protección de color blanco, bordes rojos y botas de caucho, no para protegerse del coronavirus sino del plomo, sustancia que se esparció por toda la catedral por causa del incendio que azotó a uno de los monumentos insignia de la capital francesa el 15 de abril de 2019, y en el que la aguja de la catedral fue consumida por las llamas.

Fue una ceremonia llena de solemnidad, triste y bella a la vez, a la que dieron ritmo los artistas a través de lecturas de varios autores, entre ellos Paul Claudel, Charles Peguy o la Madre Teresa y también gracias a la música, en especial la del compositor del barroco, Johann Sebastian Bach, interpretada por Capuçon.

Una oportunidad para ver el interior de la catedral

Monseñor Aupetit dio inicio al acto litúrgico con la veneración de la llamada Santa Corona de Espinas, uno de los tesoros religiosos que los bomberos rescataron de las llamas hace un año. El arzobispo y los demás religiosos hicieron su entrada con un casco de protección sobre la cabeza. "Estamos aquí para decir que la vida sigue", dijo Aupetit, recordando el incendio de la catedral.

También se refirió a la situación actual por la que atraviesa el mundo: "Hoy, Señor, en esta Semana Santa, el mundo entero está siendo abatido por una pandemia que propaga muerte y que nos paraliza".

Fueron 50 minutos de meditación que se terminaron por una sentida interpretación a capela del Ave María de Franz Schubert, a cargo de Judith Chemla. A la salida de la ceremonia, René Capuçon junto con los dos actores contaron a la cadena BFM TV cómo fue para ellos estar allí en medio de circunstancias especiales.

"Somos testigos de un momento muy intenso y fuerte. Poder tocar y actuar, estar en el interior de Notre Dame es algo increíble y vivir todo esto durante este confinamiento", expresó Capuçon.

El violinista dijo que se sentía "muy tocado" por la experiencia pero que le hacía bien compartir algo en estos tiempos en donde cada cual está lejos del otro. En su cuenta de Twitter compartió una foto de la vista que tenía dentro de la catedral.

Esta fue también la oportunidad, única, para que los televidentes volvieran a ver el interior de la catedral. A lo largo de la ceremonia, se mostraron, sobre todo, algunas obras de arte y varios planos de los vitrales en buen estado que brillaban por el sol de primavera en París.

Pero se evitó mostrar los daños de la estructura. Solo en algunas ocasiones se pudo ver una malla de tela colgante que deja pasar la luz y que cubre el área donde el techo fue consumido por el fuego.

De hecho, desde el exterior aún se puede ver el andamio de hierro doblado por el fuego sobre la catedral así como los nuevos refuerzos que se instalaron sobre los flancos para evitar que se vengan abajo.

Por causa de la crisis sanitaria del Covid-19, las obras de reconstrucción de Notre Dame fueron suspendidas desde el pasado 16 de marzo. Una decisión para no poner en mayor riesgo a los obreros y demás personal.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.