Saltar al contenido principal

Nueva York, la isla de Hart y la fosa de sepultura temporal para víctimas de Covid-19

Integrantes del equipo de atención a la emergencia sanitaria por Covid-19 en Estados Unidos organizan cajas con cuerpos en la isla Hart de Nueva York el 9 de abril de 2020.
Integrantes del equipo de atención a la emergencia sanitaria por Covid-19 en Estados Unidos organizan cajas con cuerpos en la isla Hart de Nueva York el 9 de abril de 2020. © Lucas Jackson / Reuters

Ante la emergencia por la pandemia, las autoridades sanitarias neoyorquinas recurrieron al desarrollo de entierros temporales de los cuerpos de pacientes que murieron por el virus, pero que no habían sido reclamados por sus familiares.

Anuncios

Cajas de pino debajo de la tierra. Cuerpos dentro de las cajas. Historias alrededor de los cuerpos. Y, desde el aislamiento, el dolor de miles de neoyorquinos al ver las imágenes de las despedidas sin lágrimas y sin flores en las que asistentes sanitarios, cubiertos con blancos trajes de protección, depositan en una enorme fosa común abierta en la isla de Hart, los restos de quienes no han sido reclamados por sus familiares  .

Sobre la consternación provocada por la divulgación de imágenes aéreas en las que se evidencia la dimensión del agujero en el que están siendo dispuestos los cuerpos, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, se pronunció con un llamado a la serenidad y a evitar caer en el amarillismo. 

De acuerdo con lo explicado por De Blasio en varios pronunciamientos y reforzado en su cuenta oficial de Twitter, se trata de sepulturas temporales que se seguirán llevando a cabo mientras se logra controlar la propagación de Covid-19 y que, pasada la pandemia, las personas cercanas a los fallecidos que deseen darle a sus seres queridos funerales convencionales podrán hacerlo. 

Y es que el uso del suelo en esta isla localizada al este de la zona del Bronx tiene una historia de vieja data sobre actos de sepultura, dado que se estima que, desde el siglo XIX, han sido dispuestos allí los despojos de aquellos ciudadanos que murieron sin familia o cuyos conocidos declaraban no estar en condiciones de costear un funeral. 

Pero los entierros que, apenas meses atrás, no superaban los 25 casos por semana han aumentado conforme se elevan las cifras de muertes en la nación presidida por Donald Trump, la cual, según el registro de la Universidad Johns Hopkins, se ubica como la más afectada por el brote, con 486.994 contagios y 18.022 decesos.

Solo en Nueva York, el epicentro de la epidemia en territorio estadounidense, se han presentado 5.820 de las 102.026 muertes confirmadas a nivel global, por lo que el promedio de las 25 sepulturas semanales en la isla de Hart pasó de esa cantidad a, por lo menos, 25 por día. 

Aunque algunos medios de comunicación han descrito las sepulturas como "entierros masivos", De Blasio aclaró que "todo será individual" y que "cada cuerpo será tratado con dignidad". 

Las labores de sepultura que, cotidianamente en Hart son llevadas a cabo por un grupo de prisioneros de la correccional que funciona en la isla, están siendo apoyadas por delegados enviados por el Gobierno Federal que se encargan de ubicar los respectivos nombres de las víctimas sobre las cajas de madera que hacen las veces de ataúdes dentro de los cuales los cuerpos han sido previamente empacados en bolsas. 

Es una rutina regular en la llamada Gran Manzana cuando un hospital registra una muerte: el cuerpo del fallecido es guardado durante los días, semanas e incluso meses requeridos para que sus familiares puedan trasladarse al punto a pedir los restos y organizar las honras fúnebres. Pero, ante la avalancha de fallecimientos, este sistema también tuvo que ser modificado a causa del brote que mantiene en vilo al mundo. 

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.