Saltar al contenido principal

La OPEP y sus aliados acuerdan reducir 23 % la producción de petróleo para mantener los precios

Una vista aérea del complejo de la empresa petrolera mexicana PEMEX en Azcapotzalco, tomada el 4 de febrero de 2019 a las afueras de Ciudad de México
Una vista aérea del complejo de la empresa petrolera mexicana PEMEX en Azcapotzalco, tomada el 4 de febrero de 2019 a las afueras de Ciudad de México Pedro Pardo AFP/Archivos

Después de una larga reunión, los países productores de crudo y asociados, OPEP+, anunciaron un acuerdo para intentar limitar la caída de los precios vinculada a la pandemia del Covid-19. México, en principio reacio, confirmó su adhesión este viernes a través de su presidente Andrés Manuel López Obrador.

Anuncios

Los principales países productores de petróleo acordaron este 9 de abril reducir la producción de petróleo en mayo y junio próximos en cerca de 10 millones de barriles por día, lo que equivale a un 23 % de la producción de crudo. El objetivo es mantener los precios que están en caída libre desde el inicio de la pandemia del Covid-19.

La idea es que entre julio y diciembre los barriles se reduzcan a 8 millones por día. Pero para que el acuerdo pudiera entrar en vigor se necesitaba el apoyo de México, importante productor mundial, según explicaba en un comunicado la organización petrolera.

Este viernes, durante su acostumbrada conferencia matutina, el presidente mexicano, Andrés Manuel Lopez Obrador, afirmó haber llegado a un acuerdo con su homólogo estadounidense, Donald Trump, para también disminuir la producción de petróleo de su país.

“México va a contribuir a estabilizar los precios”, dijo el mandatario, pese a que México ha estado luchando en el otro sentido, es decir, en aumentar la producción.

“Nos sostuvimos hasta el final porque nos ha costado mucho esfuerzo aumentar la producción”, agregó el mandatario que explicó que a México se le pedía inicialmente la reducción de unos 400.000 barriles por día pero que luego la propuesta se bajó a 350.000.

Según el mandatario mexicano y su secretaria de Energía, Rocío Nahle, su país va a disminuir la producción en 100.000 barriles diarios, mientras que su vecino estadounidense sumará 250.000 a su compromiso inicial para ayudar a México a contribuir con el acuerdo global.

"Durante 14 años consecutivos dejaron caer la producción de petróleo en el país. Fue un rotundo fracaso la política petrolera que aplicaron", indicó López Obrador en referencia a gobiernos anteriores y a la caída durante años de la producción. Desde que asumió el poder el 1 de diciembre de 2018, AMLO explicó que su Gobierno se ha esforzado en aumentar la producción y la eficiencia de Petróleos Mexicanos (Pemex), logrando parar la tendencia a la baja.

Según AMLO, fue Donald Trump quien tuvo la idea de contactarlo. De hecho, Estados Unidos, el primer productor mundial de crudo, no pertenece a la OPEP, pero busca reducir la oferta para estabilizar los precios y relanzar la industria del gas de esquisto en graves dificultades.

Hay acuerdo

López Obrador indicó que su decisión se notificó "tarde", pero "de inmediato". "Ya es forma, ya cumplimos con este asunto", insistió el mexicano dando por superadas las diferencias y esperando que la decisión de la OPEP+ ayude a estabilizar los mercados.

"Hay un acuerdo del 80 %", dijo por su parte a la televisión iraní el ministro de petróleo de Teherán, Bijan Namdar Zanganeh, que asistió a la reunión. El canal de televisión privado argelino Ennahar TV también había anunciado que la OPEP había tomado "decisiones históricas".

También celebró el acuerdo Manuel Quevedo, ministro del Poder Popular de Petróleo y presidente de Petróleos de Venezuela (PDVSA).

Al comenzar esta reunión crucial, la OPEP elaboró ​​un alarmante inventario del mercado del oro negro, describiendo el estado de la oferta y la demanda como "horrible". "Nuestra industria está sangrando y nadie ha podido detenerla", dijo el secretario general de la organización, Mohammed Barkindo.

OPEP+ invitados

Vista la caída de los precios del petróleo, se hacía necesaria una reducción drástica de la producción de crudo, el arma principal de los miembros de la organización y sus aliados, para hacer frente a la caída de la demanda en un mercado que ya tenía un excedente antes del inicio de la pandemia.

Dada la gravedad de la situación, Riad y Moscú, tercer y segundo productor mundial respectivamente, decidieron ampliar el círculo de participantes en esta reunión, invitando a muchos productores de fuera de la alianza OPEP+.

En su discurso de presentación, el ministro de Energía de Rusia, Alexandre Novak, dio la bienvenida el jueves a la presencia de nueve países adicionales, incluidos Canadá y Noruega.

Estados Unidos, el principal productor mundial, también fue invitado, pero no pudo participar directamente en estas discusiones debido a sus estrictas regulaciones "antimonopolio" que prohíben este tipo de entendimientos.

Ante la emergencia, los ministros de Energía del G20 hablarán también este viernes a puerta cerrada sobre el estado del mercado durante una reunión extraordinaria.

Con EFE y AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.