Parálisis por la pandemia erosiona la inflación estadounidense en marzo

Anuncios

Washington (AFP)

Las caídas de los precios de la gasolina, los hoteles y los pasajes aéreos causaron un descenso en la inflación estadounidense en marzo, informó el Departamento de Trabajo este viernes.

Se trata de una nueva señal de cómo las medidas de confinamiento tomadas para detener la propagación de la COVID-19 trastornaron la economía. Unos 17 millones de personas perdieron sus empleos en solo tres semanas por el cierre de empresas y negocios.

En respuesta al avance de la pandemia, el Congreso aprobó un gran paquete de ayuda de 2,2 billones de dólares, mientras que la Reserva Federal anunció nuevos programas de crédito por otros billones para aumentar la liquidez.

El índice de precios al consumidor cayó un 0,4% en marzo, un poco más de lo esperado, marcando un cambio de tendencia respecto a febrero, cuando subió un 0,1%.

La disminución en los sectores previsiblemente afectados por las órdenes del gobierno de quedarse en casa impulsó la caída del IPC.

Las tarifas aéreas se desplomaron 12,6%, la gasolina 10,5% y los alquileres un 6,8%.

El índice de precios "básicos" para todos los artículos, excepto alimentos y energía, cayó un 0,1%, mientras el índice de alimentos creció un modesto 0,3%.

Respecto a marzo de 2019, el índice de precios subió sin embargo un 1,5%, menos que en febrero, cuando aumentó 2,3%.

"El impulso deflacionario, junto con la gran interrupción en la actividad del mercado económico y financiero, es una razón clave por la cual la Reserva Federal lanzó un vasto estímulo de política monetaria", analizó Oxford Economics.

El virus afectó la recopilación de datos de la encuesta, ante el cierre de empresas y las dificultades de los funcionarios del Departamento de Trabajo para comunicarse personalmente con los encuestados.