Tras el acuerdo europeo, Italia insiste en los "eurobonos" ante el virus

Anuncios

Milán (AFP)

Italia se declaró determinada el viernes a "ganar el partido" en el Consejo Europeo y conseguir la emisión de un préstamo europeo común, los llamados "coronabonos", después de que la UE acordara la víspera una respuesta económica común al coronavirus.

"Aquello fue un muy buen primer tiempo, ahora debemos ganar el partido" declaró el viernes el ministro italiano de Economía, Roberto Gualtieri, a la televisión Rai 1.

Gracias a la "batalla librada" por Italia y otros países "se ha pasado de un texto inicial, que rechazamos y contenía una propuesta única", a "un texto que prevé cuatro instrumentos", dijo.

Los ministros de Finanzas europeos alcanzaron un acuerdo el jueves para enfrentar la crisis provocada por el coronavirus que incluye un fondo de ayudas de 500.000 millones de euros.

Concretamente, la respuesta común europea tiene tres ejes: hasta 240.000 millones de préstamos del fondo de emergencias de la zona euro, un fondo de garantías de 200.000 millones de euros para las empresas y hasta 100.00 millones de euros para los programas de desempleo parcial.

La idea de una emisión de deuda común, defendida por Italia y otros países del Sur, y que suscitaba la férrea oposición de países como Holanda, quedó aplazada.

Pero el texto europeo prevé asimismo un fondo de reactivación cuyas modalidades quedan por definir.

"Italia, junto a un grupo de numerosos aliados, pide que este instrumento sea implementado rápidamente y que tenga una dimensión amplia, a través de la emisión de eurobonos", afirmó Gualtieri.

Sobre este tema "habrá la batalla más dura" en el Consejo Europeo y "estamos determinados" ya que "el programa solamente existe si tiene los cuatro elementos", agregó, considerando que son necesarios 1,5 billones de euros en total a nivel europeo, el triple de lo decidido hasta ahora.

Sin embargo, la mutualización de las deudas constituye una línea roja para Berlín y La Haya, que rehúsan este procedimiento común con los Estados muy endeudados del sur, y considerados poco rigurosos en su gestión.