Saltar al contenido principal

En Japón, un pequeño sello tradicional impide el trabajo a distancia

Anuncios

Tokio (AFP)

Los empleados de oficina en Japón continúan desplazándose a sus lugares de trabajo a pesar del estado de emergencia declarado en parte del país para luchar contra la pandemia de covid-19, a raíz de un pequeño sello tradicional que marca muchos documentos con un sello rojo.

Si bien el teletrabajo se ha extendido ampliamente por la pandemia, el uso del 'hanko' para firmar contratos, aprobar propuestas y verificar quién ha visto este o aquel documento todavía empuja cada día a muchos empleados al metro y a los trenes suburbanos.

Único para cada persona y empresa, generalmente es cilíndrico con una superficie entintada no más grande que una uña. Por razones de seguridad, el 'hanko' de una empresa no debe llevarse fuera de la propia oficina.

"Tengo que estar físicamente presente en la oficina porque tengo que revisar documentos en papel y sellarlos", dijo a AFP Mizuho, quien trabaja en una empresa de tecnología de la información.

Aunque trabaja en un sector que utiliza las nuevas tecnologías, el 'hanko' sigue siendo la norma en la empresa, agregó Mizuho, que no quiso revelar su apellido.

"Utilizamos software de Microsoft como una herramienta de comunicación (...) pero no podré trabajar desde mi casa mientras exista la cultura del 'hanko'", comentó.

Ella incluso teme que su compañía no tome en serio la pandemia, ya que un empleado del edificio ha contraído el virus. "Siento una presión tácita que me empuja a estar en la oficina", señaló la empleada.

- Resistencia al cambio -

La mayoría de los adultos japoneses tienen su propio sello, marcado con sus nombres en caracteres chinos y utilizado como firma para autentificar una multitud de documentos, desde abrir una cuenta bancaria hasta recibir cartas registradas.

Grandes empresas, incluidos importantes bancos, han comenzado a eliminar esta práctica.

Pero sin embargo los pequeños sellos permanecen firmemente anclados en la tercera mayor economía del mundo, al igual que otros hábitos que parecen arcaicos en los otros poderes económicos, como el uso del fax y la preferencia por el documento en papel.

Según una reciente encuesta realizada por la Asociación Japonesa de Directores Financieros (JACFO), el 40% de las empresas que han introducido el teletrabajo indican que los empleados continúan yendo a la oficina, principalmente para tratar documentos en papel y hacer uso del 'hanko'.

"Hay una cultura conservadora, una negativa de las compañías a cambiar su forma de trabajar", dijo Hiroshi Yaguchi, de JACFO.

Aunque el número de compañías que cambian a documentos digitales está en aumento, deberían ir más allá al introducir conferencias en línea para facilitar el teletrabajo, comentó.

El gobierno japonés introdujo esta semana un estado de emergencia en siete regiones. El primer ministro pidió una reducción del 70% al 80% en los contactos personales para frenar la progresión del coronavirus, mientras que los expertos temen una explosión en el número de casos.

Japón registra más de 6.000 casos confirmados de contagio, con más de 90 muertes. La ley japonesa ofrece muy pocos medios de coerción en esta área, y este estado de emergencia no implica un confinamiento impuesto como en otras regiones del mundo.

- Sello electrónico -

La cantidad de pasajeros en los trenes y trenes subterráneos de Tokio, que suelen estar abarrotados, durante la hora pico se ha reducido drásticamente, pero Yumi, una empleada de una compañía de seguros, dice que el teletrabajo es imposible para ella y sus colegas.

"En mi empresa todos vienen (...) nuestros clientes completan las solicitudes de seguro y, por lo tanto, es difícil para nosotros trabajar en casa", dice, negándose a dar su apellido.

Ella trata de tener cuidado en el tren eligiendo los vagones que parecen menos llenos.

Por el contrario, la agencia de viajes de Yuki, de 30 años, utiliza principalmente documentos electrónicos y un 'hanko' digital.

"Con un clic puedo añadir el sello digital a los documentos. Es fácil", dijo.

Sin embargo, no todos los datos son accesibles de forma remota y todavía tiene que ir al sitio varias veces a la semana.

"Los japoneses son trabajadores y si no se les impide ir a trabajar, será difícil reducir el contacto en un 80%", comentó Yuki.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.