Saltar al contenido principal

Macron extiende la cuarentena en Francia y admite que el país no estaba preparado para el Covid-19

Un joven mira por televisión el discurso del presidente francés Emmanuel Macron en Montpellier, Francia, el 13 de abril de 2020.
Un joven mira por televisión el discurso del presidente francés Emmanuel Macron en Montpellier, Francia, el 13 de abril de 2020. © Guillaume Horcajuelo / EPA / EFE

El presidente francés, Emmanuel Macron, anunció que el confinamiento total en el país regirá hasta el 11 de mayo. A partir de esa fecha, comenzarán a relajarse gradualmente los bloqueos. Destacó los resultados de las medidas restrictivas adoptadas hasta el momento, pero reconoció que la nación no estaba lista "lo suficiente" para hacer frente a la emergencia.

Anuncios

Francia permanecerá en cuarentena hasta el 11 de mayo para combatir la pandemia de Covid-19. Así lo anunció el presidente Emmanuel Macron en un mensaje televisado en el cual destacó que hubo progresos pero la batalla aún no está ganada.

Esto significa que hasta la fecha señalada, las medidas de confinamiento que rigen desde el 17 de marzo se mantendrán intactas y los 67 millones de ciudadanos del país solo podrán salir de sus hogares para comprar alimentos, ir a trabajar (en los casos que el teletrabajo no sea posible), asistir al médico o hacer ejercicio.

Recién a partir del 11 de mayo, las restricciones comenzarán a relajarse progresivamente, iniciando con la reapertura de la educación preuniversitaria. Y los pasos a seguir irán de la mano de la evolución de la emergencia sanitaria en el país.

En su mensaje, Macron entendió el "esfuerzo" que implica respetar la cuarentena y reconoció que "no tenemos respuestas definitivas" sobre cuándo volverá la vida normal en el país.

No ampliar la cuarentena más allá del 11 de mayo "solo será posible si seguimos siendo cívicos, responsables, respetando las reglas y si la propagación del virus en realidad continúa disminuyendo", aclaró el presidente galo.

El mandatario francés remarcó que hubo avances en la contención del virus, como lo evidencia, por ejemplo, la disminución por quinto día consecutivo de los pacientes en unidades de cuidados intensivos: 24 menos que el domingo para un total de 6.821, aunque no muy lejos del máximo de 7.148 del 8 de abril.

Macron admite que el país no estaba preparado para la crisis del Covid-19

El manejo de la crisis por parte del Gobierno de Emmanuel Macron ha sido objeto de algunas críticas, sobre todo por la escasez de mascarillas y kits para las pruebas de diagnóstico.

En su discurso, Macron pareció no esquivar las acusaciones y admitió que la nación no estaba lo suficientemente equipada para la emergencia sanitaria.

"¿Estábamos preparados para esta crisis? A primera vista, no lo suficiente. Pero nos las arreglamos", aseguró.

"Este momento, seamos honestos, ha revelado grietas, escasez. Como en todos los países del mundo, nos han faltado guantes, gel de manos, no hemos podido dar tantas máscaras como quisimos a nuestros profesionales de la salud", detalló, en un tono más humilde, que contrastó con sus últimas intervenciones en las que ensayó un discurso más bélico.

Macron sostuvo que "sacaremos todas las consecuencias" de los fallos en la gestión, pero destacó que la movilización ha permitido impulsar capacidades productivas "como en tiempo de guerra", lo que llevó, por ejemplo, a quintuplicar la fabricación de mascarillas en tres semanas.

La vida después del 11 de mayo: escuelas abiertas, bares cerrados y pruebas masivas

En contrapartida con esa falta de preparación, Macron afirmó que la relajación de las restricciones a partir del 11 de mayo irá acompañada de una mayor capacidad de testeo en el país. Según el presidente, desde esa fecha, "podremos evaluar a cualquier persona con síntomas" para poner en cuarentena a quienes estén enfermos.

"No vamos a examinar a todas y todos los franceses, eso no tendría sentido. Pero cualquier persona con un síntoma debe poder hacerse la prueba. Las personas con el virus podrán ser puestas en cuarentena, cuidadas y seguidas por un médico", agregó.

También sostuvo que a partir de esa fecha, el Estado francés estará en condiciones de distribuir mascarillas al público en general y reconoció que su uso podría volverse "sistemático" para "las profesiones más expuestas y para ciertas situaciones, como en el transporte público".

En esa relajación progresiva de las restricciones desde el 11 de mayo, Macron especificó que habrá una reapertura "gradual" de guarderías y escuelas primarias y secundarias, decisión que justificó porque el confinamiento expuso las diferencias en el acceso al ámbito digital, situación que dejó a "demasiados niños", en especial de "barrios de clase trabajadora" o "del campo", sin posibilidad de contar con los contenidos.

La educación superior e universitaria no correrá la misma suerte y los cursos presenciales no se reanudarán "antes del verano".

Las medidas de flexibilización también buscarán que "tantas personas como sea posible puedan volver a trabajar", con reglas para "proteger a los empleados", detalló Macron.

Pero aclaró que "los lugares que reúnen al público, restaurantes, cafeterías, hoteles, cines, teatros, salas de conciertos y museos permanecerán cerrados en esta etapa", mientras que "los principales festivales y eventos con una gran audiencia no pueden celebrarse hasta, al menos, mediados de julio".

En tanto, el presidente francés reiteró que a raíz de la crisis sanitaria las fronteras internacionales no europeas permanecerán cerradas "hasta nuevo aviso".

Más ayuda a poblaciones vulnerables y sectores afectados por la crisis

En su mensaje, Macron también anunció una "asistencia excepcional a las familias más pobres con niños para que puedan satisfacer sus necesidades básicas" y para "los estudiantes más precarios, que a veces viven lejos de sus familias, especialmente cuando vienen del extranjero".

El presidente francés remarcó que "las medidas de desempleo parcial para los asalariados y el financiamiento para las empresas se ampliarán y fortalecerán", a la vez que se "incremente en gran medida la ayuda" y "se simplifique su acceso" para artesanos, comerciantes, trabajadores autónomos y emprendedores.

En esa línea, el presidente expresó su deseo de que los bancos puedan "cambiar todos los vencimientos de manera mucho más masiva de lo que lo hicieron" e insistió en que "el seguro debe estar allí".

Y también prometió un "plan específico" de asistencia a sectores más duramente afectados por la crisis, como el turismo, la hotelería y la cultura.

La mirada hacia afuera: Macron llama a una Europa con "más unidad" y a perdonar deudas de países africanos

Por su parte, en el aspecto de política exterior de su discurso, Macron subrayó que defenderá una postura de “más unidad y solidaridad” en la Unión Europea para asistir a los países más golpeados por la crisis. Si bien reconoció que los primeros pasos han ido "en la buena dirección", consideró que falta "más ambición, más audacia", en lo que pareció una alusión a la férrea negativa de algunos países del norte sobre la mutualización de la deuda.

En ese llamado de solidaridad, el presidente francés también instó a "ayudar" a los países africanos y "cancelar masivamente" las deudas que han contraído con Europa.

"Hoy en Bérgamo, Madrid, Bruselas, Londres, Beijing, Nueva York, Argel o Dakar, lloramos a los muertos por el mismo virus", subrayó.

Por último, Macron indicó, sin dar mayores detalles, que cuando termine la crisis, Francia deberá "reconstruir la independencia agrícola, sanitaria, industrial y tecnológica francesa" y reiteró el llamado a un "plan masivo para nuestra salud, nuestra investigación y nuestros adultos mayores".

"Tendremos que construir una estrategia en la que encontraremos a largo plazo, la posibilidad de planificación, bajas emisiones de carbono, prevención, resiliencia. Vamos a saber cómo reinventarnos, yo primero", aseguró, antes de prometer que "tendremos días mejores y volveremos a los días felices".

Con Reuters, AFP y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.