Saltar al contenido principal

La Fiscalía acusa al ELN y a disidentes de las FARC por motines en cárceles de Colombia

Anuncios

Bogotá (AFP)

La Fiscalía General de Colombia acusó este domingo a la guerrilla del ELN y a disidencias de las FARC de organizar motines en varias cárceles el pasado 21 de marzo, que dejaron un saldo de 23 muertos y decenas de heridos. "Detrás de estos hechos se encuentran relacionados cabecillas de los grupos armados del ELN y disidentes de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia)", dijo el fiscal general, Francisco Barbosa, en rueda de prensa en Bogotá. El jefe del ente investigador señaló en particular al disidente Henry Castellanos, mejor conocido como "Romaña", de ser el instigador de "los desórdenes que se presentaron en las cárceles". El más sangriento de los motines ocurrió en la cárcel La Modelo de Bogotá, donde hubo 23 reos muertos y 91 heridos entre guardias e internos. Según el reporte oficial, los desórdenes se extendieron a 13 prisiones del país en un plan coordinado. La Fiscalía abrió dos líneas de investigación: una para indagar la muerte de los 23 reclusos y otra para responsabilizar judicialmente a quienes estuvieron detrás de los motines, agregó Barbosa. Tras los desmanes, el gobierno declaró la emergencia carcelaria para reducir el hacinamiento y anunció que prepara un decreto para excarcelar a unos 10.000 reos en medio de la pandemia que ya deja 109 muertos y casi 2.800 contagios en Colombia. Castellanos es un excomandante de las FARC que se acogió al pacto de paz firmado en 2016 con la insurgencia marxista -ahora convertida en partido político- y fue expulsado del proceso por volver a las armas junto con el exnúmero dos de la guerrilla, Iván Márquez, según la Justicia. Durante el conflicto, fue conocido por organizar secuestros masivos en los que se retenía a cientos de personas por cuya liberación exigían millonarias recompensas. Por su parte, el Ejército de Liberación Nacional (ELN, guevarista) anunció un cese al fuego unilateral de un mes a partir del 1 de abril por la expansión del nuevo coronavirus. El presidente Iván Duque sepultó hace más de un año los diálogos de paz que mantenía su antecesor Juan Manuel Santos con ese grupo, tras un ataque del ELN con carro bomba contra una academia de policía que dejó 22 cadetes muertos, además del agresor. El sábado se detectó un primer brote de COVID-19 en una cárcel del centro de Colombia, lo que llevó las autoridades penitenciarias a aislar a más de 1.700 reos.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.