Saltar al contenido principal

Un año después del incendio, ¿dónde está la otra Nuestra Señora de Notre-Dame?

El ícono de Nuestra Señora de Coromoto fue pintado por el artista venezolano Ismael Mundaray y entregado a la Catedral de Notre-Dame de París en una misa en octubre de 2018.
El ícono de Nuestra Señora de Coromoto fue pintado por el artista venezolano Ismael Mundaray y entregado a la Catedral de Notre-Dame de París en una misa en octubre de 2018. © Cortesía Ismael Mundaray

Un retrato de Nuestra Señora de Coromoto, la virgen patrona de Venezuela, había sido instalado en la capilla Latinoamérica de la ilustre catedral parisina siete meses antes del siniestro. Con el incendio, el cuadro fue evacuado junto a otras pinturas y permanece confinado en el Museo del Louvre.

Anuncios

En el año 2017, Elvia Martínez, venezolana radicada en París y presidenta de la asociación católica venezolana Amar y Servir, seguía con dificultad la actualidad sobre la crisis política en Venezuela.

Entonces tuvo una idea: hacer una misa en honor a la virgen patrona de su país, Nuestra Señora de Coromoto, en la Catedral de Notre-Dame. La joya del gótico parisino es la iglesia donde cada mañana Elvia asiste a misa, así que no le fue difícil acceder a su rector, Monseñor Patrick Chauvet.

Elvia Martínez y parte del equipo de la asociación católica venezolana Amar y Servir que hicieron posible poner el ícono de la virgen venezolana en Notre-Dame de París
Elvia Martínez y parte del equipo de la asociación católica venezolana Amar y Servir que hicieron posible poner el ícono de la virgen venezolana en Notre-Dame de París © Elvia Martínez

"En esa época las penurias en Venezuela ya eran muy importantes. Sentía que el pueblo perdía un poco su esperanza incluso aquí en París. Pero el misterio de la fe permite volver a creer y permanecer positivos. Monseñor Chauvet recibió mi propuesta con los brazos abiertos, me dijo que estaba 'claro' que íbamos 'a hacer una misa por Venezuela'. Y resultó muy linda. Yo mandé a hacer un afiche de la virgen para tenerla allí presente en esa reunión espiritual de los venezolanos en oración hacia nuestro país. Pero tras la misa, la catedral me pidió quedarse con el afiche para ponerlo cuando fuera necesario para Venezuela", cuenta.

Elvia volvió a organizar una segunda misa, en octubre de 2018: "Pensé que era necesario retribuir a la Catedral su respaldo. Y pensé en regalarle una tela, un ícono y me dirigí nuevamente a monseñor Chauvet para preguntarle si tenían espacio. Él me respondió que sí nuevamente. ‘Tráigala’- me dijo- 'aquí ya tenemos a Nuestra Señora de París pero también hay espacio para la virgen venezolana'". "Así la conocen aquí”, recuerda Elvia.

Un pintor venezolano para la patrona

Elvia y la comunidad de venezolanos eligieron a un pintor venezolano, Ismael Mundaray, para encargarse de la obra. "Él hizo un esbozo, y aunque no es especialista en temas religiosos, al verla nos miramos entre todos y entendimos que ésa era la virgen venezolana", recuerda Martínez.

Ismael Mundaray es el autor del ícono venezolano. Vive hace 30 años en París. No es experto en arte religioso pero se inspiró en una reliquia de la virgen de Coromoto que se encuentra en un santuario en el Oeste de Venezuela.
Ismael Mundaray es el autor del ícono venezolano. Vive hace 30 años en París. No es experto en arte religioso pero se inspiró en una reliquia de la virgen de Coromoto que se encuentra en un santuario en el Oeste de Venezuela. © Ismael Mundaray

"El icono está inspirado en la imagen que ya existe en Venezuela", explica Mundaray, que vive en París hace 30 años. Efectivamente, una reliquia de Nuestra Señora de Coromoto descansa en un santuario en Guanare, en el oeste de Venezuela, y data de 1652 cuando la virgen supuestamente 'se le apareció'  a un grupo de indígenas.

"Yo me concentré más en su mirada, en el hecho de que se puede observar y ver desde todos los ángulos y de esa manera interpelar y darle regocijo a todo ese público que la venera. Usé un formato renacentista de 92 × 73 y la monté en París, en un sitio especializado en marcos antiguos, después de haber visitado todos los templos y los museos en Valencia, España", explica el pintor.

A salvo tras el incendio

Tras el incendio de Notre Dame, Nuestra Señora de Coromoto fue rescatada de la iglesia en llamas y trasladada a las bodegas del Museo del Louvre donde sigue confinada: "El año pasado fue difícil con el incendio porque todo el mundo quería saber la suerte de nuestro ícono. Hacía apenas siete meses que lo habíamos entregado. Esa misma noche me avisaron que afortunadamente todas las obras habían sido puestas a resguardo", cuenta aliviada Elvia.

La tela venezolana no es el único ícono latinoamericano en Notre Dame. También hay una imagen de la virgen de Guadalupe, la patrona de México, un cuadro tallado en plata con corona de oro y esmeraldas que estaba en los muros de la Catedral y que no fue evacuada del edificio incendiado. Además hay un Cristo de los Milagros, peruano, tallado en plata que compartía la capilla latinoamericana con la virgen de Coromoto.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.