Saltar al contenido principal

Jóvenes afganas buscan construir ventilador médico con piezas de automóviles usados

Anuncios

Kabul (AFP)

Un equipo de mujeres jóvenes que diseñan robots en Afganistán está tratando de construir un respirador médico de bajo costo a partir de piezas de automóviles, para atender a enfermos críticos de coronavirus.

Si tienen éxito y pueden obtener la aprobación del gobierno para su prototipo, dicen que podría ser producido por tan sólo 300 dólares, cien veces menos que los valores habituales de venta en Afganistán.

"El equipo está trabajando con especialistas locales de salud, así como expertos de la universidad de Harvard, para producir el prototipo basado en un diseño del Instituto de Tecnología de Massachusetts", explica Roya Mahboob, quien dirige una empresa afgana y patrocina al equipo de cinco jóvenes, que tienen entre 14 y 17 años.

Son parte de un grupo más grande de chicas de secundaria de alto rendimiento conocidas como las "soñadoras afganas", de la ciudad de Herat, donde el coronavirus está en aumento luego que miles de personas regresaran de Irán.

Las "soñadoras" habían salido en la prensa en 2017 cuando se le negaron los visados para participar en una competencia de robótica en Washington, antes de que el presidente Donald Trump interviniera y les permitiera viajar.

Ahora ellas trabajan con piezas de motor y baterías de un Toyota Corolla -un auto muy común en Afganistán- para producir su prototipo, que empezaron a diseñar después de que el gobernador de Herat dijera que se necesitaban respiradores debido al aumento de casos de coronavirus.

La parte central es una bolsa de plástico que el personal médico usa para ayudar a los pacientes a respirar. El prototipo de las chicas utiliza un sistema mecánico para operar la bolsa en forma automática y precisa.

- 300 respiradores y 35 millones de habitantes -

"La parte complicada es cómo ajustar el tiempo y la presión de bombeo, ya que diferentes pacientes requieren diferentes volúmenes y presión de aire en función de su edad y la gravedad de su condición", comenta a la AFP Somaya Farooqi, de 17 años, capitana del equipo.

Con una población de 35 millones de habitantes, Afganistán sólo tiene unos 300 respiradores.

Wahidullah Mayar, portavoz del ministerio de Salud de Afganistán, dijo que las autoridades han pedido a especialistas e ingenieros que ayuden al equipo.

"Apreciamos y alentamos a estas niñas, nuestras hermanas, por sus esfuerzoss", dijo Mayar.

Cualquier prototipo tendría que ser aprobado por el ministerio de Salud afgano, antes de que el equipo pudiera comenzar a producir más dispositivos, añadió.

Hasta el miércoles, funcionarios afganos habían reportado al menos 784 casos de coronavirus y 24 muertes en todo el país. Se teme que el número real de casos sea mucho mayor, ya que sólo se dispone de equipos de prueba limitados.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.