La ciudad japonesa de Osaka llama a donar impermeables para los sanitarios

Anuncios

Tokio (AFP)

La tercera ciudad más grande de Japón, Osaka, lanzó un llamado a los ciudadanos para que donen ropa de lluvia, frente a la escasez de material de protección para el personal hospitalario que lucha contra la COVID-19.

"Por favor, envíen ropa de lluvia que no usen, del color que sea", declaró el martes el alcalde de la ciudad, Ichiro Matsui, ante la prensa.

La falta de equipos de protección en Osaka es tal que algunos miembros del personal hospitalario han llegado a ponerse bolsas de basura sobre sus batas, señaló el regidor.

Este llamado a hacer donaciones se produce después de que dos asociaciones japonesas de médicos de urgencias constataran "las primeras señales de colapso del sistema de medicina de urgencias" en el país.

Japón, por el momento, ha sufrido menos que otros países, con 8.100 casos y 119 muertes registrados desde la aparición del primer contagio a mediados de enero, según un último balance diario.

Pero los casos van en aumento, lo que condujo al gobierno a declarar la semana pasada el estado de alarma en varias regiones del país, como las de Tokio y Osaka, para limitar al máximo los desplazamientos pero sin imponer un confinamiento obligatorio.

Según el diario económico Nikkei, los equipos de protección usados en Japón son fabricados en el extranjero y las dificultados para conseguirlos no están siendo compensadas, por ahora, por la producción local.

Ante la escasez de material desde el brote de la pandemia, los médicos y enfermeros de muchos países deben hacer prueba de ingenio.

Pero el llamado de Osaka ha sorprendido a muchos japoneses, acostumbrados a considerar su archipiélago como un Estado próspero al que no le falta de nada.

"Esto me recuerda los tiempos de guerra, cuando el gobierno pedía que la gente diera todos sus objetos de metal", escribió un internauta en Twitter.