Saltar al contenido principal

Moody's rebaja nota crediticia de México y de petrolera estatal Pemex

Anuncios

México (AFP)

Moody's rebajó este viernes la nota soberana de México de A3 a Baa1, con perspectiva negativa, convirtiéndose en la tercera de las principales calificadoras crediticias en degradarla en las últimas semanas, en medio del severo golpe económico esperado por la pandemia de COVID-19.

La agencia dijo, en un comunicado, que recortó la nota porque la perspectiva de crecimiento a medio plazo de la segunda mayor economía latinoamericana se debilitó.

"La perspectiva negativa refleja el riesgo de que la fortaleza económica y fiscal se deteriore aún más de lo reflejado en la calificación de Baa1 debido a la persistente incertidumbre en torno a la dirección de las políticas públicas a mediano plazo", señaló Moody's en el documento.

La agencia destacó, además, que la situación financiera y operativa de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) "está erosionando la fortaleza fiscal del Estado, que se encuentra presionado por un crecimiento más lento de los ingresos debido a una economía más débil".

La rebaja llega dos días después de que Fitch Ratings redujera la nota, de "BBB" a "BBB-" con perspectiva estable, previendo que la pandemia conducirá a México hacia una fuerte recesión. S&P hizo lo propio a finales de marzo, dejando la calificación en "BBB", con perspectiva negativa.

La Secretaría de Hacienda de México reconoció en un comunicado que la acción de "las tres principales agencias calificadoras" se da en momentos en que "el panorama económico global se ha deteriorado rápidamente", pero destacó que las tres lo mantienen en grado de inversión.

"Esto permite que el Gobierno de México continúe teniendo amplio acceso al financiamiento en los mercados nacionales e internacionales de capital en condiciones favorables de plazo y tasa de interés", agregó.

Moody's acreditó como un tercer factor para la rebaja, el debilitamiento de la capacidad institucional y de formulación de políticas.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, presentó a inicios de abril un plan de reactivación que apuesta por mayor austeridad gubernamental, programas sociales y algunas obras de infraestructura como respuesta al impacto de la pandemia.

Pero la propuesta decepcionó al empresariado y a los mercados que estiman que el plan es insuficiente para atenuar el desplome económico.

Moody's y Fitch redujeron también este viernes las calificaciones crediticias de la atribulada petrolera estatal Pemex, cuya deuda supera los 100.000 millones de dólares. En ambos casos, la nota quedó en territorio especulativo.

La decisión refleja el deterioro de la calificación soberana en vista del papel crítico que las finanzas del gobierno mexicano tienen en el riesgo crediticio de Pemex.

La economía mexicana podría contraerse este año casi un 4%, según estimados del gobierno, mientras que el Fondo Monetario Internacional pronosticó esta semana una debacle del 6,6% para el PIB mexicano en 2020.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.