Número de casos de COVID-19 en Silicon Valley es mucho mayor al oficial, según estudio

Anuncios

Washington (AFP)

Uno de los primeros estudios realizados en Estados sobre la presencia de anticuerpos contra el nuevo coronavirus estima que el nivel real de contaminación en la Silicon Valley de California es al menos 50 veces superior al número de casos oficialmente confirmados.

Investigadores de la universidad de Stanford analizaron durante el primer fin de semana de abril a 3.330 voluntarios de Santa Clara, reclutados por Facebook, y concluyeron que entre el 2,5% y el 4,1% de la población local fue contaminada por el coronavirus, entre 50 y 85 veces más que el número de casos confirmados en esta región.

En su estudio, subido a Internet el viernes pero que no ha sido analizado aún por un comité de lectura o una revista científica, los autores calculan que la tasa de mortalidad real del nuevo coronavirus es de menos del 0,2%.

Los anticuerpos son la respuesta del sistema inmunitario a las infecciones. Pueden proteger a la persona de ciertos virus, en algunos casos de manera permanente y en otros por menos de un año.

El método utilizado en este estudio tiene sus límites, especialmente porque las mujeres blancas estaban sobrerrepresentadas en una región de muy fuerte presencia hispana. El equipo debió corregir los datos brutos para que la muestra se ajustara a la composición de la población local.

Los investigadores, entre ellos Eran Bendavid y Jay Bhattacharya de Stanford, sostienen que su trabajo, realizado en un fin de semana, "demuestra la factibilidad de la realización de investigaciones de seroprevalencia en muestras hoy y en el futuro".

Este tipo de tests sanguíneos, llamados de serología, es más simple que los de diagnóstico, que requieren un análisis molecular a partir de una muestra tomada al interior de la nariz.

En este caso se extrajo una gota de sangre a los voluntarios, que permanecieron en sus vehículos. El porcentaje de "falsos negativos" puede ser relativamente elevado, según los fabricantes.

Estudios más amplios han sido encargados en Estados Unidos y otros países con el fin de determinar cuántas personas han sido contaminadas y cuántas son susceptibles de ser contagiadas.

Los resultados de esos análisis deberían ser tomados en cuenta por los poderes públicos que están preparando el desconfinamiento de franjas de la población, por ejemplo en Estados Unidos.